El príncipe Guillermo, cabizbajo, huidizo y sin Kate a su llegada a la boda de los duques de Westminster

El hijo de Carlos III ha acudido en solitario a la unión en matrimonio de Hugh Grosvenor y Olivia Henson, donde tendrá un rol muy especial

Guardar

Nuevo

El príncipe Guillermo, en la boda de los duques de Westminster. (Samir Hussein/Samir HusseinWireImage)
El príncipe Guillermo, en la boda de los duques de Westminster. (Samir Hussein/Samir HusseinWireImage)

Reino Unido vive este viernes 7 de junio una de las bodas del año. El enlace entre Hugh Grosvenor, duque de Westminster, y Olivia Henson, reúne en la catedral de Chester a miembros de la alta sociedad británica, un evento con aire royal al que ha acudido el príncipe Guillermo en representación de la casa real británica.

El hijo del rey Carlos III ha llegado al lugar de la ceremonia a bordo de un microbús que le ha dejado a escasos metros de la entrada. Sin Kate Middleton, que sigue apartada del foco mediático mientras se somete a un tratamiento de quimioterapia preventiva por el cáncer que padece, el príncipe de Gales ha esquivado a los medios y ha recorrido el corto camino hasta la catedral con una actitud que ha llamado la atención.

El príncipe Guillermo, a su llegada a la catedral de Chester. (Alan Chapman/Dave Benett/Getty Images)
El príncipe Guillermo, a su llegada a la catedral de Chester. (Alan Chapman/Dave Benett/Getty Images)

Cabizbajo, pensativo y con semblante serio, Guillermo ha sido uno de los primeros en llegar al lugar y lo ha hecho de una forma completamente discreta, evitando la exposición y la interacción con las decenas de curiosos que se agolpaban tras el cordón de seguridad.

Al finalizar la ceremonia, el príncipe de Gales se ha mostrado más relajado y sonriente, saludando al público antes de subirse de nuevo en el microbús que le trasladaba, junto a otros invitados, a la espectacular mansión de los duques de Westminster en Eaton Hall, donde tendrá lugar el banquete.

Harry y Meghan, ausentes

La asistencia del heredero al trono británico a esta boda es muy significativa, pues el príncipe guarda una estrecha relación con el duque de Westminster, quien es ahijado de Carlos III y padrino de su primogénito, el príncipe George.

El príncipe Guillermo ha tenido, además, un papel muy importante en la boda de los duques de Westminster. Y es que se le ha asignado el rol de acomodador, por lo que ha sido el encargado de acompañar a los más de 400 invitados a sus respectivos asientos, amenizando el camino desde la entrada y conversando con ellos.

El vínculo de los novios con Guillermo es extensible al príncipe Harry, de cuyo hijo Archie también es padrino Grosvenor. Es por ello que se esperaba la asistencia de los duques de Sussex a la boda, pero finalmente Harry y Meghan han optado por no acudir al evento para evitar seguir alimentando la polémica, ya que la relación entre los dos hijos de Carlos III y Diana está completamente rota.

El príncipe Guillermo, a su salida de la ceremonia. (Alan Chapman/Dave Benett/Getty Images)
El príncipe Guillermo, a su salida de la ceremonia. (Alan Chapman/Dave Benett/Getty Images)

El vínculo entre ambas familias tiene décadas de historia, pues el padre de Grosvenor fue tutor privado de Carlos III, y poseyó las distinciones de Caballero de la Orden de la Jarretera, Comandante de la Real Orden de Victoria y compañero de la Orden del Baño. Su madre, Natalia Grosvenor, es madrina del príncipe Guillermo y su hermana pequeña, lady Edwin, es ahijada de la difunta Diana de Gales.

En cuanto a sus antepasados, el duque de Westminster desciende de los Romanov, la ya extinta casa real rusa, por parte del Zar Nicolás I. También están en sus ancestros el escritor ruso Alexander Pushkin y su esposa Natalia Nifolayevna Goncharova.

Guardar

Nuevo