Declaración de la Renta 2023-2024: ¿Tengo que declarar los ingresos de mi hijo si trabaja y vive en casa?

Las unidades familiares deben cumplir una serie de requisitos para tributar el IRPF de forma conjunta con sus descendientes, lo que implica beneficios fiscales y deducciones, en ciertos casos

Compartir
Compartir articulo
Cuánto tarda Hacienda en devolver la declaración de la Renta.

Encontrar empleo es siempre una buena noticia y, más aún, cuando el que lo consigue es un ser querido. Pero cuando son los hijos los que empiezan a trabajar y aún viven en la misma casa que los padres, a estos les surge la eterna duda: ¿hay que declarar sus ingresos en la declaración de la Renta 2023-2024? Y lo cierto es que hay varias cuestiones que se deben tener en cuenta en esta nueva campaña de la Agencia Tributaria, que empezó el pasado 3 de abril. Esta es la única forma de tributar el IRPF de forma correcta, para evitar las posibles multas que puede imponer Hacienda.

Hasta que el 7 de mayo abra el plazo para presentar la declaración de la Renta de manera telefónica, solo será posible hacerlo online, a través de la Sede Electrónica del organismo público que está en manos del Ministerio de Hacienda y Función Pública, liderado por María Jesús Montero. Quienes opten por rendir cuentas con Hacienda presencialmente, tendrán que esperar hasta el 3 de junio, siempre que cuenten con cita previa.

Te puede interesar: ¿Pueden los herederos de una persona fallecida utilizar la vivienda que vendió en nuda propiedad?

Los contribuyentes disponen de cerca de tres meses, hasta el 1 de julio, para tramitar el IRPF, por lo que esta es una de las campañas más largas de los últimos años. Durante este tiempo, las personas que hayan declarado sus ingresos y gastos del último ejercicio fiscal tienen la posibilidad de corregirla, en caso de que hayan cometido algún error u omitido datos. Una vez cerrado el plazo, se dispone de hasta cuatro años para rectificarla, aunque solo si Hacienda no ha emitido aún una liquidación definitiva o provisional.

En qué casos hay que incluir a los hijos en la declaración de la Renta

Cuando se va a incluir en la declaración de la Renta a los hijos hay que tener en cuenta los ingresos que han obtenido. (Carlos Luján / Europa Press)
Cuando se va a incluir en la declaración de la Renta a los hijos hay que tener en cuenta los ingresos que han obtenido. (Carlos Luján / Europa Press)

Los requisitos que se han de cumplir para poder incluir a los hijos en la declaración de la Renta son los siguientes:

  • Vivir con los padres.
  • Depender económicamente de los progenitores.
  • Ser menor de 25 años, salvo en casos de discapacidad igual o superior al 33%.
  • No percibir ingresos superiores a 8.000 euros anuales.
  • No haber presentado por cuenta propia una declaración del IRPF con rentas que excedan los 1.800 euros.

Te puede interesar: Los pisos baratos que puedes comprar en el pueblo más antiguo de Madrid: chalet de 153 m² por 130.000 euros

El objetivo de estas condiciones es establecer quiénes tienen que ser incluidos como dependientes económicamente de los progenitores. En concreto, la limitación de ingresos y la obligación de no haber presentado una declaración son los aspectos que más dudas generan y pueden dar lugar a errores. Esta situación se manifiesta especialmente si el hijo o hija ya ha hecho su propia tributación del IRPF, lo que podría complicar el proceso de declaración de los padres.

Cuándo hay que declarar los ingresos de los hijos en el IRPF

Realizar la declaración de la Renta incluyendo a los hijos puede suponer importantes deducciones. (ShutterStock)
Realizar la declaración de la Renta incluyendo a los hijos puede suponer importantes deducciones. (ShutterStock)

Cuando se va a incluir en la declaración de la Renta a los hijos, ya sean menores o mayores de edad, que conviven en el mismo hogar, es fundamental considerar los ingresos obtenidos por estos con su actividad laboral o cualquier otro tipo de actividad que hayan realizado. Así, hay que sumar estos ingresos al realizar la declaración conjunta, especialmente si superan los 8.000 euros anuales.

Para hacerlo correctamente, es necesario rellenar la sección destinada a este fin, que incluye desde las casillas 75 a la 082. Aquí, se deben aportar datos esenciales como el nombre, apellidos y el DNI de los hijos, en el caso de que dispongan de él. Una vez proporcionada esta información, se debe indicar si los ingresos anuales superaron o no los 8.000 euros. Este aspecto es crucial, ya que superar dicho umbral implica la no inclusión del hijo dentro de la unidad familiar a efectos del IRPF.

Si los hijos han trabajado y percibido una remuneración inferior a 8.000 euros al año, podrán ser considerados parte de la unidad familiar en la declaración conjunta. Esto conlleva que sus rentas de trabajo se sumen a las del resto de miembros de la familia, lo que podría influir en el resultado de la declaración. La Agencia Tributaria considera los ingresos de todos los miembros de la unidad familiar de forma conjunta, lo que podría interpretarse como un incremento en el ingreso total.

Qué ventajas tiene hacer la renta con los hijos

Realizar la declaración de la Renta incluyendo a los hijos puede traer consigo importantes ventajas económicas para los contribuyentes, dado que la Agencia Tributaria ajusta el mínimo personal y familiar según el número de descendientes, lo que afecta directamente al IRPF. Esto posibilita una reducción en la base imponible, lo que se traduce en beneficios fiscales que varían en función de la cantidad de hijos y su condición, incluyendo casos especiales para descendientes con discapacidad.

El principio detrás de esta medida es simple: cuantos más hijos se tienen, mayor es el mínimo personal y familiar que se puede deducir de la base imponible en el IRPF. Este concepto busca adecuar la carga fiscal a la realidad económica de cada hogar, reconociendo la diversidad de las estructuras familiares. Además, en situaciones como el fallecimiento de un descendiente, se contempla un incremento adicional en la deducción, aunque este no se acumula para el cálculo del mínimo con otros hijos. Cabe destacar que los beneficios fiscales se incrementan para las familias con hijos discapacitados, reflejando una política tributaria más inclusiva.

Más allá de los beneficios directos en el cálculo del IRPF, incluir a los hijos en la declaración de la Renta abre la puerta a una serie de deducciones adicionales, tanto a nivel estatal como autonómico. Estas incluyen las de familia numerosa y otras ayudas específicas que buscan apoyar a las familias en su conjunto.