El problema de que la herencia tenga deudas ocultas tras haberla aceptado: esto dice la ley sobre si es posible renunciar

La aceptación de una herencia es un proceso que, en ocasiones, puede esconder sorpresas desagradables para el heredero, como la aparición de deudas desconocidas una vez aceptado el legado

Compartir
Compartir articulo
El problema de que la herencia tenga deudas ocultas tras haberla aceptado: esto dice la ley sobre si es posible renunciar (Drazen Zigic/Freepik)
El problema de que la herencia tenga deudas ocultas tras haberla aceptado: esto dice la ley sobre si es posible renunciar (Drazen Zigic/Freepik)

La aceptación de una herencia es un proceso que, en ocasiones, puede esconder sorpresas desagradables para el heredero, como la aparición de deudas desconocidas una vez aceptado el legado. Aunque los casos son poco frecuentes, estos plantean importantes cuestiones legales sobre las posibilidades de renunciar a una herencia cuando se descubren obligaciones ocultas.

Recientemente, el Tribunal Supremo ha emitido una sentencia que arroja luz sobre esta problemática. En un pronunciamiento que ha sido recogido por el Consejo General de la Abogacía Española (CGAE) por su relevancia, el Alto Tribunal ha establecido que es posible renunciar a una herencia cuando, tras su aceptación, emergen deudas desconocidas.

Te puede interesar: Esta es la persona que reparte la herencia cuando hay conflicto entre los herederos

El caso analizado por el Supremo involucraba a un heredero que, tras aceptar una herencia, se encontró con una deuda sustancialmente mayor al valor de los bienes heredados. Este heredero había aceptado la herencia de una persona a su cuidado, viuda y sin descendientes, y, tras el descubrimiento de un documento que obligaba a transferir el valor de ciertas propiedades a dos sobrinos políticos después de su muerte, enfrentó un dilema legal.

El descubrimiento de este documento, que no se encontraba registrado y que estipulaba el derecho a ser resarcidos por la pérdida de las propiedades, puso al heredero frente a la posibilidad de tener que utilizar sus bienes personales para saldar la deuda. Al enfrentar acciones legales por parte de los sobrinos, que incluso llegaron a solicitar un embargo preventivo de los bienes, el heredero optó por solicitar la renuncia a la herencia ante el Tribunal Supremo.

Testamento y herencia. (Getty Images)
Testamento y herencia. (Getty Images)

La sentencia del Supremo resalta que la aceptación de la herencia se realizó por “error”, al no disponer el heredero de toda la información necesaria. Este argumento llevó al Tribunal a considerar la nulidad del consentimiento dado inicialmente, destacando que de haber conocido la existencia de la deuda, el heredero no habría aceptado la herencia. La falta de información fue señalada como un error “determinante, esencial y, además, excusable”, argumentando que no podría haberse evitado mediante una diligencia normal por parte del heredero.

Este precedente judicial abre una vía para los abogados especializados en herencias y sucesiones, permitiendo, bajo ciertas circunstancias, invalidar la aceptación de una herencia si se demuestra que estuvo basada en un error esencial en el consentimiento. Sin embargo, el Tribunal también abordó la cuestión de la caducidad de la acción para solicitar la nulidad de la aceptación de la herencia, estableciendo un plazo de cuatro años que comenzaría a contar desde el momento en que la composición del caudal hereditario se determinó de manera firme.

Te puede interesar: El Supremo fija los plazos para el pago del Impuesto de Sucesiones en las herencias: el motivo que marca la fecha

Este caso pone de relieve la complejidad de las situaciones que pueden surgir tras la aceptación de una herencia, destacando la importancia de una asesoría legal informada y especializada en sucesiones y herencias. La sentencia del Tribunal Supremo marca un hito en la jurisprudencia española, ofreciendo una solución legal a aquellos herederos que se enfrentan a la sorpresa de deudas ocultas tras aceptar un legado.

Las diferencias entre testamento notarial abierto y cerrado cuando se recibe una herencia