El palacio del Lehendakari en el País Vasco: un jardín botánico con costes superiores a los 100.000 euros anuales

El Gobierno vasco ha adjudicado el contrato de mantenimiento del jardín del Palacio de Ajuria Enea, ubicado en Vitoria-Gasteiz. Esta es la historia de este emblemático espacio

Compartir
Compartir articulo
El Palacio de Ajuria Enea, residencia del Lehendakari.
El Palacio de Ajuria Enea, residencia del Lehendakari.

El Lehendakari, presidente del Gobierno Vasco, reside oficialmente en el Palacio de Ajuria Enea. Ubicado en Vitoria-Gasteiz, capital del País Vasco, este palacio ha sido la residencia oficial del Lehendakari desde 1980. Ajuria Enea es una edificación emblemática con una rica historia y rodeado de amplios jardines, sirviendo no solo como residencia sino también como lugar para eventos oficiales y recepciones institucionales.

Construido en 1920 por el arquitecto suizo Alfredo Baeschilin y el contratista Hilarión San Vicente, está ubicado en una de las zonas residenciales más notables de la ciudad. A lo largo de su historia, esta edificación ha pasado por diferentes etapas. En 1966 fue traspasado a la orden religiosa de las Madres Escolapias, quienes la transformaron en un centro de enseñanza. Seis años después, fue adquirido por la Diputación Foral de Álava para convertirlo en el museo de arte.

Te puede interesar: Todo lo que está en juego en las elecciones vascas del 21 de abril: Bildu puede poner a Sánchez en un aprieto

El centro abrió sus puertas al público en 1978, pero su condición de museo fue breve. El 13 de octubre de 1980, el Gobierno Vasco formalizó la adquisición de los terrenos a la Diputación. Ese mismo año, Carlos Garaikoetxea ocupó oficialmente el edificio, siendo el primer presidente vasco de la democracia. A destacar de este emblemático espacio, su carácter neovasco, aglutinando toda la pesadez constructiva en su planta rectangular y alejado del academicismo imperante.

El palacio cuenta con amplios jardines, tanto en su parte frontal de acceso al complejo como en su zona posterior. El Ejecutivo vasco acaba de adjudicar el contrato de cuidados para toda la zona del palacio, así como del complejo de Lehendakaritza, sin apenas espacio ajardinado. El mantenimiento de este espacio costará a las arcas públicas más de 100.000 euros entre el 1 de noviembre de 2023 y el 31 de diciembre del 2024. El cesped deberá ser segado semanalmente entre mayo y septiembre. En invierno, una vez al mes, y durante el resto del año, cada quince días.

El CIS da al PNV como ganador de las elecciones vascas, con EH Bildu muy cerca y el PSE-EE como partido clave para decidir el gobierno.

Centro de recepciones y tomas de posesión

A día de hoy, el Palacio de Ajuria Enea se ha convertido en un espacio orientado a recepciones y toma de posesión de altos cargos del Gobierno vasco, por lo que su frecuencia de uso no es muy intensa. El Ejecutivo tiene la idea de edificar un espacio sobre una parte de los jardines traseros que se dedicará a ‘centro de recepciones’, con el que se quiere ampliar el uso del lugar.

El palacio se distribuye en tres pisos y un sótano, albergando tanto las áreas residenciales como diferentes espacios destinados a recepciones y oficinas. En la primera planta, destaca una galería con los retratos de todos los lehendakaris que han ocupado el cargo. Está rodeado de importantes construcciones de la ciudad y situado a pocos pasos del Parlamento Vasco, el edificio de la Delegación del Gobierno y la sede administrativa de la Presidencia.

El Palacio de Ajuria Enea ha ejercido como escenario clave para eventos significativos en la historia política del País Vasco, incluyendo la ceremonia de juramentación de todos los consejeros y altos cargos del Gobierno Vasco. Además, este emblemático lugar ha sido testigo de la firma de acuerdos trascendentales para la región, como lo fue el Acuerdo para la Normalización y Pacificación, conocido popularmente como el ‘Pacto de Ajuria Enea’. Este importante acuerdo se firmó el 12 de enero de 1988, contando con la adhesión de la mayoría de los partidos políticos, a excepción de Herri Batasuna (HB), y buscaba sentar las bases para el fin de la violencia y la consecución de la paz en el País Vasco.