Los médicos de Navarra preparan una huelga indefinida en octubre

El Sindicato Médico de Navarra denuncia un “empeoramiento grave de la sanidad” autonómica y critican el intento de “desprestigiar” a los facultativos por parte del Departamento de Salud

Guardar

Nuevo

Anuncio de la huelga del Sindicato Médico de Navarra (CESM)
Anuncio de la huelga del Sindicato Médico de Navarra (CESM)

El Sindicato Médico de Navarra (SMN) ha anunciado este jueves la convocatoria a una huelga general de facultativos indefinida, fija y discontinua en toda la Comunidad Foral de Navarra. Los paros darán comienzo el próximo mes de octubre y planean extenderse al menos hasta el final de la legislatura. La organización ha explicado en un comunicado que esta decisión la toman como respuesta a “la ineficiencia del actual equipo del Departamento de Salud liderado por el Dr. (Fernando) Domínguez (consejero de Salud)”.

El SMN ya denunció el pasado mes de febrero el “empeoramiento grave de la sanidad en la comunidad”, algo que achacan al “incumplimiento de los acuerdos alcanzados entre el sindicato y el Departamento de Salud en diciembre de 2019 y en febrero de 2023 tras las huelgas de facultativos”. Este último aprobaba una subida de 400 euros en los sueldos de los sanitarios para ese año y el bloqueo de las consultas (que evita cambiar la agenda de un médico sin su permiso).

Te puede interesar: Cuánto cobra un médico de familia en Navarra: este es su sueldo

Consideran que “la huelga médica es más necesaria que nunca” debido al incremento de la carga asistencial que sufren estos profesionales. “El constante aumento de las listas de espera, la falta cada vez mayor de facultativos en toda Navarra y en todos los ámbitos, con la consiguiente sobrecarga laboral para el resto de los compañeros, hace que el deterioro de la calidad de la atención sanitaria empiece a ser un problema irresoluble para este Gobierno”, aseguran.

Además, critican la “perversa campaña” del Departamento de Salud que busca “desprestigiar al colectivo de facultativos”. Con ello, se refieren a las declaraciones emitidas por el consejero de Salud el pasado mes de marzo, en las que afirmaba que el sueldo medio de los médicos en la Comunidad Foral ronda los 85.000 euros brutos al año, algo que desmienten desde el sindicato. “El 70% de los médicos (...) no tienen los ingresos anuales que el consejero afirma. El resto los obtiene debido a que duplican o triplican su jornada ordinaria”.

“Hemos perdido la esperanza”

El SMN explica que sus miembros se ven “abocados” a la huelga porque “solo cuando se plantea una movilización se producen movimientos políticos que afronten los cambios necesarios”. Aseguran que han “perdido la esperanza de mejora a la vista de la falta de soluciones reales”, que consideran que sí se están empezando a aplicar. “Los gestores sanitarios forales han decidido ignorar de forma sistemática los problemas reales, así como desoír las propuestas de los facultativos y a su órgano de representación, el SMN, que vienen desde hace varios años denunciando la deriva del sistema sanitario”, declaran.

El sindicato pide realizar contrataciones que permitan “tener las plantillas de médicos completas” en los centros sanitarios, así como otorgar tiempo suficiente a los facultativos para atender a los pacientes. Exigen además “que se disponga de los medios para poder ser resolutivos, y disminuir las tareas burocráticas que no añaden valor a la atención del ciudadano”.

Te puede interesar: La Comunidad de Madrid centraliza la contratación de médicos suplentes: “Una forma de presionar al trabajador vulnerable”

Así, los sanitarios prevén parar la actividad “un mes cada semestre hasta el final de la legislatura”, con fechas ya presentadas ante las autoridades competentes. Las huelgas comenzarán en octubre con la esperanza de que las reivindicaciones “sean rápidamente atendidas por el bien de la sanidad foral y sus pacientes usuarios”.

La sanidad pública española deja sin realizar casi dos millones de cirugías por la saturación de las listas de espera.