Un árbitro expulsa a tres jugadores de la Lazio ante el Milan y su mujer emite el comunicado por el acoso: “Es un ensañamiento mediático y social sin precedentes”

La mujer del colegiado Marco di Bello también ha asegurado que “en el deporte no hay espacio para el odio ni la violencia”

Compartir
Compartir articulo
El árbitro Marco di Bello durante el partido entre la Lazio y el Milán (REUTERS / Daniele Mascolo)
El árbitro Marco di Bello durante el partido entre la Lazio y el Milán (REUTERS / Daniele Mascolo)

Las polémicas y los árbitros han ido de la mano en las últimas semanas en España. La última ha sido este fin de semana con Gil Manzano, quien ha acaparado todos los focos después de su actuación en el partido que enfrentaba al Valencia y el Real Madrid. Sin embargo, España no es el único país en el que los colegiados se han situado en el centro de la polémica. En Italia, Marco di Bello ha acaparado todos los debates del fin de semana. Se trata del colegiado que este miércoles se dará cita como cuarto árbitro con el club blanco y el Leipzig en la vuelta de octavos de final de la Champions.

Di Bello se enfrenta a una sanción por segunda vez en lo que va de temporada. Esta vez es por lo ocurrido en el partido del viernes que enfrentaba a la Lazio y al Milán. El problema es que tres jugadores del equipo local resultaron expulsados, lo que propició la victoria del Milán por 0-1, en un encuentro que concluyó con un total de 12 tarjetas más. Esta gestión del partido ha provocado una oleada de críticas contra el colegiado por parte de los aficionados. Ante esta situación, la mujer de Di Bello, Carla Foggiano, decidió emitir una carta que ha hecho pública a través de cuenta de Instagram.

Te puede interesar: El error de Gil Manzano al anular el gol de Bellingham y que recurrirá el Real Madrid al CTA

“No es fácil escribir manteniéndose lúcida y educada, no es fácil permanecer equilibrada y serena. No es para nada fácil, pero debo serlo para no dejarme arrastrar y engullir por esta tormenta de odio. No quiero hablar de arbitraje, no me interesa hablar de fútbol y futbolistas, no puedo sin embargo hablar de deporte porque deporte ya no es: en el deporte no hay espacio para el odio ni la violencia. Sin embargo, son dos días, y quién sabe cuántos más seguirán, que sobre un HOMBRE se están vertiendo las más indecibles maldades y hostilidades”, comenzaba escribiendo Foggiano.

“Es un ensañamiento mediático y social sin precedentes”

A lo que añade: “Es un ensañamiento mediático y social sin precedentes. Vivimos en una época histórica donde se condenan y se toma distancia de violencia y abusos, pero sin embargo, somos capaces de odiar, denigrar, ofender, maltratar y ultrajar al prójimo”.

Te puede interesar: ¿Qué pasa cuando un árbitro se lesiona en un partido de LaLiga? Carlos Fernández Buergo, debutante forzoso en el Bernabéu

Para concluir destaca: “No estoy aquí para defender a Marco, ya que es capaz de hacerlo por sí mismo. Estoy aquí para estar a su lado, para poder aliviarle la carga emocional sufrida. Estoy aquí para recordar que detrás de un uniforme, fuera del campo, lejos de las cámaras, hay un hombre. Hay sacrificios, empeño, dedicación, renuncias, sueños, éxitos y derrotas. Está Marco Di Bello, están su fuerza, su dignidad y mucho más que nada ni nadie podrá jamás borrar. ‘En medio de una dificultad yace una oportunidad’ (Albert Einstein) ¡Con amor! Carla”.

Con esas palabras, Foggiano ha intentado trasladar el tormento que esta sufriendo su marido, desde el partido del pasado viernes. Desde entonces, el árbitro no ha dejado de recibir mensajes de todo tipo debido a unas decisiones dentro de un deporte, que como destaca Foggiano, ya no es deporte porque “en el deporte no hay espacio para odio y violencia”.