Verstappen sí es el de siempre en la clasificación: se lleva la pole en Baréin, con Sainz cuarto y Alonso sexto

Red Bull reaparece a la hora de la verdad, con suspense hasta la Q3 pero igual de imbatible que casi siempre en los minutos decisivos. Ferrari no remata el buen trabajo de la Q1 y la Q2 y Mercedes vuelve a mostrarse en plenitud a una vuelta

Compartir
Compartir articulo
Max Verstappen en Baréin (REUTERS/Rula Rouhana)
Max Verstappen en Baréin (REUTERS/Rula Rouhana)

Si alguien tenía dudas con Red Bull, por culpa de los entrenamientos libres, Max Verstappen las ha disipado todas de un plumazo en la clasificación del Gran Premio de Baréin. Cuando realmente había que mostrarse en plenitud, el vigente campeón del mundo de Fórmula 1 dio el enésimo golpe sobre la mesa, dejando sus habituales tiempos más dignos de marciano sobre el asfalto. El 1.29.179 que logró este viernes en el circuito de Sakhir resultó imbatible, con el posible sorpaso de Ferrari diluyéndose en la Q3. Charles Leclerc tuvo que conformarse con la segunda plaza, quedando la cuarta para Carlos Sainz. Entre medias, un George Russell que fue tercero y confirmó que Mercedes es especialista en reservarse hasta la qualy. Por su parte, Fernando Alonso acabó sexto, ya que Checo Pérez le superó a ultimísima hora.

A pesar de que la vida sigue prácticamente igual en el paddock, lo cierto es que la igualdad a una vuelta fue extrema en la primera formación de parrilla de 2024. Tanto es así que los nueve primeros quedaron separados por medio segundo, con el añadido de que apenas hubo 57 milésimas de diferencia entre el tercer y el sexto coche. Incluso Verstappen, aunque logró la pole position, quiso mostrarse algo más vulnerable de lo que manifestó su crono: “Ha sido un poco inesperada”.

Te puede interesar: El calendario divide a la F1: mientras los pilotos ya protestan por correr 24 carreras, el jefe de Alonso en Alpine quiere 30

Lo dijo con conocimiento de causa, porque la primera plaza para la carrera de este sábado perteneció durante más tiempo a Ferrari. La Q1 fue para Sainz, que se apuntó un 1:29.909. La Q2, para Leclerc, gracias a un 1:29.165. A los bólidos rojos se les veía muy fuertes, con posibilidades reales de arrebatarle el primer lugar al defensor del título. Sin embargo, las apariencias engañaron y Mad Max, cuando tuvo que hacerlo, voló.

Carlos Sainz en la clasificación de Baréin (REUTERS/Rula Rouhana)
Carlos Sainz en la clasificación de Baréin (REUTERS/Rula Rouhana)

Aston Martin estará en la pelea

“El tiempo estaba en el coche. Hemos perdido un poco el ritmo con el C3 usado en la Q3″, lamentaba Leclerc ya con el semáforo en rojo. En la Scuderia no han perdido sus buenas prestaciones clasificatorias, pero queda la duda de si podrán trasladarlas al GP propiamente dicho, lo que realmente importa. No lo lograron en demasía en 2023 y tienen esa asignatura pendiente ahora. El reto promete ser de altura, porque la lucha entre el resto de mortales va a ser realmente encarnizada.

Te puede interesar: En Red Bull no se fían de Alonso y Aston Martin: “Vamos a verles bastante cerca”

En ella va a estar Aston Martin, que ha mejorado las prestaciones de la pretemporada hasta colocarse en posición de mirar de tú a tú a los restantes monoplazas del Top 5 del Mundial. Ya en la Q3, en una vuelta en la que pudo rodar en solitario, Alonso se colocó tercero, quedándose a únicamente una décima de Verstappen. Los McLaren no lograron superarle. Tampoco un Lewis Hamilton que saldrá desde la novena plaza. Tanto el asturiano como Sainz aspiran al podio dentro de unas horas. Cierto es que el madrileño parte con ventaja sobre su compatriota. Aun así, el bicampeón del mundo está notablemente sorprendido con la mejoría de los verdes: el año pasado se quedó a seis décimas de Verstappen, frente a las tres del presente.

Fernando Alonso en la clasificación de Baréin (Aston Martin)
Fernando Alonso en la clasificación de Baréin (Aston Martin)

“He tenido sensaciones contrarias en los test a todo el fin de semana. En los test, tuvimos un coche muy difícil de conducir, que no lo sentíamos realmente nuestro, que hacía un poco lo que él quería. Y no estábamos muy en control de lo que hacíamos. Cambiamos cosas en el set-up y no respondía realmente bien a lo que queríamos conseguir. El fin de semana ha sido todo lo contrario. Cada cambio que hemos hecho, por mínimo que fuese, hacía exactamente lo que queríamos. Y ha sido bonito ver el progreso que hemos hecho con los reglajes y todo”, admitió Alonso. “Ha sido una sorpresa increíble el ser competitivos. A ver si mañana lo confirmamos”, sentenciaba.

Sainz tendrá idéntica ambición. “Saliendo cuartos, hay que ir a por todas. El podio está al alcance de la mano. No será fácil pasar a Mercedes, y con los McLaren detrás. Habrá que salir bien”, advertía el dos veces ganador en la F1. Por detrás de Verstappen, que parece predestinado a sumar una nueva victoria a su historial, todo se presenta extremadamente abierto: lanzarse a hacer quinielas es una verdadera profesión de riesgo.