El cabecilla del ‘caso Koldo’ queda en libertad tras declarar que actuó en ayuda de “los españoles”

El juez de la Audiencia Nacional le impone como medida cautelar la prohibición de abandonar el país durante la investigación judicial

Compartir
Compartir articulo
El empresario Juan Carlos Cueto, a su llegada a la Audiencia NacionaL. (EFE/Javier Lizón)
El empresario Juan Carlos Cueto, a su llegada a la Audiencia NacionaL. (EFE/Javier Lizón)

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha dejado en libertad con medidas cautelares al supuesto cabecilla del bautizado como ‘caso Koldo’, la trama de corrupción relacionada con la adjudicación de contratos para la compra de mascarillas en lo más duro de la pandemia. El empresario Juan Carlos Cueto ha negado ante el juez instructor la existencia de comisiones ilícitas en esos contratos, los cuales gestionó para ayudar a “los españoles”, según fuentes presentes en la declaración.

Cueto no había sido detenido en la operación Delorme de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil al encontrarse fuera del país cuando se desarrolló el operativo. Por ello había sido citado este miércoles a declarar en la Audiencia Nacional en calidad de imputado. El empresario ha llegado a la sede de la calle García Gutiérrez minutos antes de las 9:30 horas portando gafas de sol, un gorro y acompañado de su abogado.

Te puede interesar: Ábalos se da el día libre y pone el foco sobre Pedro Sánchez en el Congreso, con Feijóo en tromba: “Usted lo sabía y lo ocultó”

Al contrario que los cuatro investigados pasaron por la Audiencia Nacional el pasado jueves -Koldo García, su hermano Joseba, Víctor de Aldama e Íñigo Rotaeche-, Juan Carlos Cueto sí ha declarado ante las partes personadas en la causa, aunque solo ha respondido a las preguntas de su abogado. Tras su interrogatorio, el magistrado titular del Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, le ha dejado en libertad provisional con la prohibición de abandonar el país durante la instrucción de la causa.

La sociedad Soluciones de Gestión y Apoyo SL, sobre la que pivota la trama, estaba a nombre del empresario vasco Íñigo Rotaeche, aunque en las primeras semanas de la pandemia estaba gestionada por el Grupo Cueto, del empresario Juan Carlos Cueto como “titular de hecho de la mercantil”, también considerado en la investigación como el cerebro y principal cabecilla del caso.

Te puede interesar: El ‘caso Ábalos’ abre una guerra entre PSOE y PP para desgastar al rival en comisiones de investigación en las que “se citará a todo dios”

Precios ajustados al mercado

Según la investigación, Cueto se embolsó 9,6 millones de euros con los contratos adjudicados a Soluciones de Gestión y Apoyo SL para la compra de material sanitario. El empresario ha asegurado que ese beneficio “se ajustó al mercado”. Así, ha hecho referencia a un informe elaborado por la consultora KPMG en 2021 que concluyó que los precios de venta de mascarillas fueron “acordes al mercado” y que contaban con “poco margen de beneficio económico”. También ha recalcado que los contratos se enmarcaron en una operación “muy costosa” debido a los viajes que supuestamente tuvo que realizar a China para la obtención del material.

La Fiscalía Anticorrupción subraya en la querella que dio origen al caso “el liderazgo que Cueto” ejerce sobre el grupo que lleva su apellido, “siendo el responsable último de las decisiones concernientes a este grupo empresarial”. Así, otros imputados en la causa consultaban al empresario “para la ejecución de préstamos y toma de decisiones”.

Primera sesión de control en el Congreso con el caso Koldo en las portadas. José Luis Ábalos se ha ausentado.