El vacío legal de tener un coche sin ITV aparcado en la calle: ¿pueden multarte?

Las asociaciones de conductores recomiendan dar de baja este tipo de vehículos en caso de mantenerlos aparcados

Compartir
Compartir articulo
Oficina de ITV. Imagen de archivo.
Oficina de ITV. Imagen de archivo.

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) constituye un proceso de vital importancia para la seguridad vial y el correcto funcionamiento de los automóviles. Este procedimiento, de carácter obligatorio para vehículos de cierta antigüedad, se encarga de analizar algunos de los componentes y sistemas del coche, verificando que se cumplan los estándares mínimos de seguridad y funcionamiento.

En virtud del artículo 10 del Reglamento General de Vehículos, se estipula claramente que los vehículos matriculados o puestos en circulación deben someterse a inspección técnica en las Estaciones de Inspección Técnica de Vehículos autorizadas por el órgano competente en materia de Industria. Esta inspección se lleva a cabo siguiendo los plazos, requisitos y excepciones que se especifican en la reglamentación correspondiente, detallada en el anexo I.

Te puede interesar: Madre, hija y abuela se enfrentan a un desahucio pese a su vulnerabilidad: la casera ocupa un alto cargo en una tecnológica

Es importante destacar que la normativa establece que los vehículos no pueden circular con la ITV caducada, independientemente de si se ha solicitado una cita previa para la renovación. Las sanciones por infringir esta disposición son significativas, con multas de 200 euros en el caso de circular con la ITV vencida y de 500 euros si la ITV arroja un resultado negativo. Ahora bien, surge la pregunta sobre si es posible recibir una sanción por tener estacionado un vehículo sin la ITV vigente.

Coches circulando por una carretera española. (Alejandro Martínez Vélez - Europa Press)
Coches circulando por una carretera española. (Alejandro Martínez Vélez - Europa Press)

Multa sin ITV estando el coche aparcado: puedes recurrir

A pesar de las disposiciones establecidas en el Reglamento General de Vehículos (RGV), ciertas resoluciones judiciales han respaldado a aquellos conductores que han impugnado sanciones relacionadas con la falta de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV). Estas decisiones se basan en la interpretación del artículo 76 de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, que señala que circular con un vehículo que incumpla las condiciones técnicas reglamentariamente establecidas constituye una infracción, a menos que sea calificada como muy grave, junto con las infracciones vinculadas a las normas de inspección técnica de vehículos.

Te puede interesar: Médicos Sin Fronteras alerta del “alto coste humano” de las políticas migratorias europeas: “Se basan en la seguridad, no en la protección”

Por lo tanto, la posibilidad de que se retire una multa por tener el vehículo estacionado sin ITV depende de la interpretación que realice un juez respecto al reglamento aplicable. Esto implica que, en algunos casos, los conductores pueden lograr que se anule la sanción si deciden impugnarla, si bien este proceso suele ser largo y engorroso.

La DGT invertirá 975.000 euros en 15 radares móviles capaces de multar hasta en seis carriles.

No obstante, la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos (AECA-ITV) hace hincapié en que la única forma segura de evitar una multa por tener el vehículo estacionado sin ITV es darlo de baja temporalmente. Este paso, aunque puede implicar ciertos trámites administrativos, garantiza el cumplimiento de la normativa vigente y evita posibles sanciones.

La pegatina es obligatoria

La Orden INT/316/2011, de 1 de febrero, establece claramente que “los vehículos deberán llevar en el ángulo inferior derecho del parabrisas delantero, en un lugar visible desde el exterior del vehículo, la etiqueta de inspección técnica que acredite que han sido objeto de una inspección técnica periódica favorable”. Esto significa que no solo es necesario pasar la ITV, sino también mostrar de manera visible la pegatina que certifica que el vehículo está en regla.

La razón detrás de esta normativa es simple: la pegatina de la ITV sirve como un indicador visual para las autoridades de tráfico y otros conductores de que un vehículo ha pasado con éxito la inspección técnica correspondiente. Esto ayuda a garantizar que los vehículos en circulación cumplan con los estándares de seguridad y medio ambiente necesarios para circular de manera segura y respetuosa con el medio ambiente.