El Girona y los límites salariales: de historia de éxito a arma de doble filo para los fichajes de verano y el sueño de la Champions

El equipo catalán ha evidenciado que no es más rico el que más tiene sino el que menos necesita, ya que con un límite salarial de 52 millones de euros, se encuentra peleando por el título nacional con el club blanco

Compartir
Compartir articulo
- Artem Dovbyk (i), delantero ucraniano del Girona celebra su gol durante el partido correspondiente a la jornada 21 de LaLiga que enfrenta este domingo al Girona y al Sevilla en el estadio de Montilivi.EFE/ Siu Wu
- Artem Dovbyk (i), delantero ucraniano del Girona celebra su gol durante el partido correspondiente a la jornada 21 de LaLiga que enfrenta este domingo al Girona y al Sevilla en el estadio de Montilivi.EFE/ Siu Wu

LaLiga hacía público este martes los nuevos límites salariales tanto de los equipos de Primera División como los de segunda. Unos datos que han evidenciado el poderío de Florentino el cual se mantiene en la misma cifra que ostentaba cuando se publicaron los datos de septiembre. Sin embargo, uno de los datos más relevantes, además de la caída del Barcelona en más de 66 millones, es el caso del Girona. El equipo catalán ha evidenciado que no es más rico el que más tiene sino el que menos necesita, ya que con un límite salarial de 52 millones de euros, se encuentra peleando por el título nacional con el club blanco.

El Girona es el claro ejemplo de que lo futbolístico y el poder económico no siempre van de la mano. Tan solo cinco de los veinte que componen LaLiga cuentan con un límite salarial por debajo de ellos: Alavés, Las Palmas, Getafe, Cádiz y Rayo. El resto tienen una cifra por encima de los 52.171.000 euros con los que cuenta el club albirrojo para asumir los gastos en jugadores, primer entrenador, segundo entrenador, preparador físico del primer equipo y también el gasto en filiales, cantera y otras secciones.

Te puede interesar: El Real Madrid da un golpe a LaLiga y un baño de realidad al Girona

Lo cierto es que a pesar de la gran temporada que está registrando el equipo, los datos no han variado en exceso desde que comenzó la temporada y se hicieron públicas las primeras informaciones. En septiembre, la cifra del Girona se ubicaba en 51.978.000 euros, es decir, ha experimentado un incremento de 193.000 euros. Sin embargo, en esta encrucijada entra otra cuestión en juego, el Girona necesita desprenderse de tres jugadores para poder disputar la Champions (si finalmente se clasifica). Unos movimientos llevarían a los albirrojos ha lanzarse en busca de refuerzos durante el verano. Pero, con unos límites salariales tan bajos, lo cierto es que acudirán al mercado con la cartera a medio abrir.

Las posibilidades de encontrar jugadores para llenar los huecos de las posibles salidas (Yan Couto y Savinho) puede resultan una tarea complicada, dadas las cifras ha publicado LaLiga. El Girona, que está protagonizando una temporada apoteósica, es consciente de las concesiones que deberá hacer a final de temporada si quiere jugar la orejona. Actualmente están viviendo un momento dulce, con algunos baches en el camino, como las últimas derrotas que ha encarrilado en la competición nacional. Tan solo seis puntos separan a los albirrojos del Real Madrid, afincados en la segunda posición y con el sueño de jugar la Champions llamando a su puerta.

Te puede interesar: ¿Triplete a la vista? El Bayer Leverkusen de Xabi Alonso y su histórica racha que entierra la leyenda del ‘Neverkusen’

El Girona y el City Group

El equipo catalán pertenece al City Group, al igual que el Montevideo City, Melbourne City, Troyes AC, Lommel SK, New York City, Palermo, Yokohama F. Marinos, Sichuan Jiuniu, Mumbai City, Club Bolívar y Bahía. Hasta ahí no habría ningún problema, sino fuera porque el Manchester City pertenece a este mismo grupo. Tanto el club inglés como el español aspiran a jugar la competición europea y es ahí cuando empiezan los problemas. Las normas de la UEFA estipulan que no pueden jugar esta competición dos clubes que pertenezcan al mismo grupo. Sin embargo, este mismo verano, el organismo internacional puso luz sobre esta oscura cuestión y confirmaba que ambos clubes con multipropiedad podrán jugar la Champions.

Sin embargo, como ocurre siempre en este tipo de situaciones, existe un pero. “Ningún club que participe en una competición de clubes de su ente puede, ya sea directa o indirectamente: pedir o negociar valores o acciones de cualquier otro club que participe en una competición de clubes de la UEFA, ser miembro de cualquier otro club que participe en una Competición de clubes de la UEFA, participar en cualquier formado en la gestión, administración y/o actividades deportivas de cualquier otro club que participa en una competición de clubes de la UEFA, o tener cualquier poder en la gestión, administración y/o actividades deportivas de cualquier otro club que participa en una competición de la UEFA”, destaca el comunicado de la UEFA.

Es decir, el Girona y el Manchester no deben tener ningún tipo de acuerdo, contrato o cooperación entre ambos, en el momento en el que comience de nuevo la competición para la temporada 2024/2025. Y eso implica también el traspaso de jugadores. Actualmente, el Girona cuenta con dos jugadores que son propiedad de equipos del City Group. El primero de ellos, Yan Couto, propiedad del Manchester City que se encuentra cedido en el equipo catalán desde hace un par de temporada, aunque esta probablemente será la última si quieren jugar la Champions.

Lo mismo ocurre con Savinho. El delantero, uno de los mejores del equipo esta temporada, es propiedad del Troyes (equipo que pertenece al City Group). De esta forma, el Girona tendría que deshacerse de ambos jugadores, que ahora mismo cuentan con un puesto de peso en el equipo, en caso de meterse en Champions para la temporada que viene.