Un avión consigue aterrizar de forma segura después de perder una puerta en pleno vuelo

Durante el incidente ninguno de los ocupantes resultó herido y el piloto logró aterrizar sin ningún problema

Compartir
Compartir articulo
Un avión
Un avión

Cuando viajas en avión, lo único que se desea es tener un vuelo tranquilo y sin ningún tipo de incidente. Es normal que durante el despegue y el aterrizaje se puedan experimentar alguna que otra turbulencia, pero por lo general esto no es lo normal. Aunque lo que nadie se espera es que durante el vuelo la aeronave pierda una puerta. Aunque sea difícil de creer, esto ocurrió el pasado lunes 12 de febrero en la ciudad de Buffalo, la segunda más grande del estado de Nueva York, en Estados Unidos.

Al parecer, una avioneta que transportaba a dos personas aterrizó de manera segura después de perder una puerta en pleno vuelo sobre un parque público. El incidente ocurrió aproximadamente a las 18:00 h del lunes, cuando los funcionarios de la Policía y Bomberos de Cheektowaga recibieron una llamada de asistencia desde el Aeropuerto Internacional de Buffalo en Nueva York.

Te puede interesar: La ermita en medio de una isla en el mar a la que solo se puede acceder con la marea baja

“Un pequeño avión que transportaba a dos personas informó que perdió una puerta mientras volaba sobre el área del Parque Stiglmeier en Cheektowaga”, dijo el Departamento de Policía de Cheektowaga en un comunicado hecho público que describe el incidente en el aire. “Se informa que el avión aterrizó sin problemas”.

Un accidente sin heridos

Avión (Shutterstock)
Avión (Shutterstock)

A pesar del sorprendente incidente, nadie resultó herido y el piloto de la avioneta logró aterrizar sin ningún tipo de problema. La policía de Cheektowaga indicó que se cree que la puerta cayó en la zona del Parque Stiglmeier, aunque hasta el momento de reportar este suceso no se había logrado recuperar. “No se han reportado heridas ni daños a la propiedad”, aseguraron las autoridades a NBC.

Te puede interesar: El pequeño pueblo de Asturias al que solo se accede cruzando un puente colgante desde Galicia

A pesar de la gravedad del incidente, la falta de daños y heridos representa un desenlace favorable dentro de las circunstancias inusuales. A pesar de ello, el incidente se puso bajo investigación de la mano la Administración Federal de Aviación (FAA), pues no es la primera vez que pasa en lo que llevamos de año un incidente así.

En este contexto, el pasado 5 enero, una puerta se desprendió en pleno vuelo en un avión de Alaska Airlines, mientras sobrevolaba Oregón a casi cinco mil metros de altura. Se informó que a la aeronave Boeing 737 Max 9 le faltaban tornillos críticos que deberían haber sido instalados por empleados de Boeing al salir de fábrica.

Afortunadamente, el vuelo 1282 de Alaska Airlines con destino a Ontario (Canadá) regresó a Portland unos 30 minutos después del despegue sin parte del fuselaje, pero con sus 171 pasajeros y seis tripulantes indemnes. Esto pone sobre la mesa numerosas preocupaciones acerca de la seguridad aérea en la zona. Pero no solo eso, sino que también pone en duda los procesos de seguridad, mantenimiento e inspección que se realizan en las aeronaves.