Fin de las negociaciones: el Gobierno sube el SMI hasta los 1.134 euros en 2024 con el apoyo de los sindicatos

CEOE y Cepyme se han descolgado del acuerdo de subida de un 5% después de que el Ejecutivo rechazara aprobar bonificaciones al sector agrario y modificar la ley de desindexación de contratos públicos

Guardar

Nuevo

Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, este miércoles en el Senado. (Eduardo Parra/Europa Press)
Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, este miércoles en el Senado. (Eduardo Parra/Europa Press)

El Ministerio de Trabajo ha finalizado las negociaciones con los agentes sociales para determinar la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en 2024 y la cifra acordada, solo con UGT y CCOO, es un aumento del 5%, lo que supone que la retribución mínima pasa de los 1.080 euros actuales repartidos en 14 pagas (15.120 euros brutos anuales) a los 1.134 euros (15.876 anuales). Desde que Pedro Sánchez llegó a la Moncloa en 2018, el SMI ha subido un 54,1%, el aumento más pronunciado de la serie histórica.

Según el secretario de Estado de empleo, este incremento beneficia a 2,5 millones de trabajadores y supone un ascenso mensual de 54 euros. La decisión molesta una vez más a las patronales CEOE y Cepyme, que no se suman a un acuerdo sobre el SMI desde el año 2020. El descuelgue de la patronal en esta negociación ha abierto la puerta a que el Gobierno llegue a un porcentaje mayor con los sindicatos del que se hubiera adoptado con un acuerdo tripartito. En concreto, Joaquín Pérez Rey, secretario de Estado de Empleo, concretó el lunes que el ejecutivo propondría un aumento del 4%, hasta los 1.123 euros, lo que consideraba una cifra factible para el consenso.

Te puede interesar: El SMI subirá más que la inflación y que las pensiones en 2024 tras el rechazo de CEOE a la propuesta de Trabajo

Sin embargo, la parte empresarial se ha mantenido en su postura inicial: una subida del 3% más un 1% adicional según la inflación y siempre que se cumplieran dos condiciones adicionales: la aprobación de una bonificación al sector agrario y la modificación de la ley de desindexación de contratos públicos para repercutir los aumentos del SMI. María Jesús Montero, vicepresidenta primera y ministra de Hacienda, se mostró contraria a esta solicitud de revisión de los contratos públicos y el Ministerio de Trabajo cambió de opinión el lunes sumándose a su postura.

La CEOE tiene que hacer un ejercicio de realidad y de pragmatismo, durante estos últimos años la subida del SMI no constituye una sorpresa, por lo que buena parte de las empresas puede perfectamente prever e incorporar a sus líneas estratégicas que el SMI va a seguir subiendo. Subirá en 2024 y en el resto de años de la legislatura”, detalló Pérez Rey. Aseguró además que “una revisión general de todos los contratos públicos no tiene mucho sentido” y que Trabajo también rechaza aplicar una bonificación al sector agrario: “así nos lo han pedido expresamente los sindicatos”, defendió.

Un aumento superior a las pensiones y a la inflación

Tras este incremento, que se aprobará vía real decreto en próximos consejos de ministros, el SMI subirá en una magnitud similar al coste salarial registrado en la última Encuesta Trimestral de Coste Laboral del INE (como pedía CCOO), no a la inflación ni a la evolución de la negociación colectiva, como pedía la CEOE. El año 2023 cerró con una inflación interanual media del 3,6% y las pensiones contributivas se han revalorizado un 3,8%, según el IPC medio entre diciembre de 2022 y noviembre de 2023, como figura en la reforma de las pensiones.

Por otra parte, la variación salarial media registrada en los convenios colectivos en 2023 ha sido el 3,46% según los datos publicados por el Ministerio de Trabajo, aunque llega hasta el 4,10% en los convenios firmados durante 2023. Cabe recordar que la subida de 2023 fue mayor, del 8%, y que se produjo tras un año de inflación récord.

Los sindicatos piden reformar el decreto del SMI

Aunque la subida del SMI de 2024 sale adelante con acuerdo bipartito y se efectúa con carácter retroactivo desde el uno de enero, quedan asuntos pendientes que el Ministerio de Trabajo tendrá que abordar con los agentes sociales. Los sindicatos piden reformar para los próximos años el decreto que regula las subidas de la retribución mínima porque permite que algunas empresas efectúen los aumentos absorbiendo complementos que ya pagaban anteriormente.

Según explicó Unai Sordo, secretario general de CCOO, la jurisprudencia “está permitiendo” que las empresas lleven a cabo esta fórmula y provoca que el salario de algunos trabajadores “permanezca congelado”. Sordo cree que “los servicios jurídicos del Gobierno en principio no veían las cosas muy distintas a nosotros”, aunque aún no hay una repuesta por parte de la cartera de Díaz.

Tras la reunión de este viernes, CCOO ha asegurado que el Gobierno se ha comprometido a abordar este tema en el marco de la transposición de la directiva de salarios mínimos aprobada en 2022. Además, aprovechando esta transposición, los sindicatos quieren que se revise si España cumple con el 60% del salario medio.