Las tres vías por las que la tecnología te puede dejar sin trabajo: estas pruebas sirven para justificar un despido

Por su parte, el Tribunal Supremo ha marcado una serie criterios que son indispensables para la validez de las mismas

Compartir
Compartir articulo
Los empleados de Telcos Ingeniería recibieron su carta de despido luego de haber mantenido una reunión para formar un sindicato - crédito Getty Images
Los empleados de Telcos Ingeniería recibieron su carta de despido luego de haber mantenido una reunión para formar un sindicato - crédito Getty Images

La tecnología se ha vuelto una parte indispensable de la vida diaria. Continuamente se hace uso de las herramientas digitales para facilitar las tareas cotidianas o las obligaciones personales. No obstante, lo que puede ser un gran aliado, también tiene la capacidad de convertirse en un elemento contrario a los intereses profesionales.

Durante los últimos años, la utilización de pruebas como cámaras, sistemas de posicionamiento global (GPS), dispositivos móviles y cuentas de correo electrónico han adquirido una importancia crítica en la evaluación de la legitimidad de numerosos procesos de despido. No obstante, según informa el diario ABC, el Tribunal Supremo ha establecido recientemente una serie de criterios que deben cumplirse para emplear estas pruebas como justificación del despido de un empleado.

Te puede interesar: Las pensiones de viudedad se equiparán a las de jubilación: así será su subida en 2024 y en los próximos cuatro años

A pesar de cada tipo de prueba presente unos requisitos particulares, todos comparten un elemento esencial: para que esta prueba sea válida el empleador debe notificar previamente al trabajador acerca de la vigilancia. En caso de que no exista una advertencia previa, no se podrá tener en cuenta la vigilancia, ya que constituiría una violación del derecho a la privacidad del trabajador.

Cuándo se puede utilizar la localización por GPS de un vehículo de empresa como prueba de despido

Para emplear de forma legítima los datos obtenidos a través del GPS de un vehículo de empresa, el tribunal estableció la necesidad de notificar previamente al trabajador, limitar el uso del vehículo a actividades laborales y recolectar información que estuviese exclusivamente relacionada con el desplazamiento y la ubicación del vehículo, según expresa ABC.

Fue en el año 2023 cuando el Tribunal Supremo respaldó el uso de datos registrados en el GPS de un vehículo de empresa como justificación para el despido disciplinario de un empleado. En este caso, el trabajador fue despedido por utilizar el coche de la empresa para realizar rutas que no guardaban relación con su jornada laboral.

Estos son los días libres que pueden pedir los trabajadores sin perder sueldo.

Te puede interesar: El pueblo más frío de España: un bonito municipio medieval que alcanza casi -30 °C

Cuándo se pueden utilizar las grabaciones de cámaras de videovigilancia como prueba de despido

Las imágenes capturadas por sistemas de videovigilancia pueden ser empleadas como evidencia para respaldar despidos, siempre y cuando se cumplan determinadas condiciones, entre las que destaca la obligación de informar a los empleados acerca de la existencia de dichas cámaras.

En este caso, fue en el año 2021 cuando el Tribunal Supremo sentó jurisprudencia al afirmar que es posible grabar a empleados durante sus pausas laborales.

Cuándo se pueden utilizar las conversaciones de WhatsApp y correos electrónicos como prueba de despido

El Tribunal Supremo también ha admitido la utilización de conversaciones de WhatsApp mantenidas en dispositivos móviles de empresa como prueba para sustentar despidos disciplinarios.

En este contexto, una sentencia emitida por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid respalda la vigilancia de estas conversaciones, argumentando que no se infringe la privacidad del trabajador si el contrato estipula el uso exclusivamente profesional del teléfono y se limita la revisión a los mensajes de índole laboral. Este criterio se extiende también a otras herramientas de comunicación proporcionadas por la empresa, como el correo electrónico. Sin embargo, es crucial destacar que estas medidas deben aplicarse solamente en el contexto de un dispositivo proporcionado por la empresa. Además, el empleado debe ser consciente de que su uso es estrictamente profesional y de que puede ser revisado.