El Gobierno amplía hasta junio la supresión de las comisiones por amortizar las hipotecas a tipo de interés variable

Prohíbe a los bancos cobrar comisiones a los mayores de 65 años que retiren efectivo en ventanilla

Compartir
Compartir articulo
Las medidas de alivio hipotecario podrían beneficiar a 100.000 familias más.
Las medidas de alivio hipotecario podrían beneficiar a 100.000 familias más.

El Gobierno ha querido en su último Consejo de Ministros continuar con su plan de ayudas de alivio hipotecario aprobado en noviembre de 2022 tras la subida del euríbor, que ha encarecido las cuotas de las hipotecas una medida de 3.000 euros al año.

Para ello ha decidido ampliar, hasta junio de 2024, la supresión de las comisiones o compensaciones bancarias por la amortización anticipada de hipotecas a tipo de interés variable, una medida incluida en el Código de Buenas Prácticas Hipotecarias (CBPH), según ha manifestado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al término del Consejo de Ministros celebrado el miércoles. En su intervención ha señalado que también se prohíbe a los bancos cobrar a los mayores de 65 años comisiones por la retirada de efectivo en ventanilla.

Te puede interesar: Los hipotecados prefieren negociar con los bancos a acogerse al código de buenas prácticas

Ambas medidas ya fueron anunciadas por la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, junto a otras como ampliar el umbral de aplicación de las medidas de alivio hipotecario a las familias cuya renta alcanza los 37.800 euros anuales, frente a los 29.400 euros establecidos hasta ahora.

Tras esta ampliación, 100.000 hogares más podrán acogerse a estas medidas que permiten a los hipotecados a tipo de interés variable congelar su cuota durante un año, alargar la vida del préstamo hasta 7 años u ofrecer carencias a los hogares con rentas de hasta 25.200 euros.

Una medida “poco eficaz”

Las buenas intenciones del Gobierno para aliviar la carga de los hipotecados aumentando en 100.000 las familias que pueden acogerse a estas medidas, contrastan con la realidad, ya que, según anunció Calviño, solo 55.000 hogares las han solicitado, una cantidad muy alejada del millón prevista por el Gobierno.

Esta escasa adhesión se debe a que “estas ayudas son, en general, poco eficaces”, asegura Javier Collado, inspector de Hacienda del Estado y profesor de la Universidad a Distancia de Madrid y del Centro de Estudios Financieros.

Una ampliación “innecesaria”

Tampoco los bancos creen necesaria la ampliación del umbral de renta. Según la Asociación Española de Banca (AEB), las medidas contempladas en el Código de Buenas Prácticas Hipotecarias eran de carácter preventivo, en un contexto económico de gran incertidumbre, y, un año después de su entrada en vigor, reconocen que muchas de las incertidumbres se han ido resolviendo.

Entre ellas, que los tipos de interés han dejado de subir y han entrado en una fase de clara estabilización, y, por otro lado, el empleo está resistiendo mejor de lo esperado, como prueba que “el nivel de morosidad es ahora inferior al existente al aprobarse estas medidas hace un año”, señalan desde la patronal de la banca.

Otro de sus argumentos para avalar lo innecesario de la ampliación es que los hipotecados prefieren negociar las condiciones de sus hipotecas directamente con su banco a optar por el código de buenas prácticas, como demuestra que entre enero y junio de este año las renegociaciones entre hipotecados y bancos se han incrementado algo más de un 300% respecto al mismo periodo del año anterior, hasta alcanzar los 2.200 millones de euros.

Según fuentes de la AEB esto se debe a que “las entidades bancarias siguen ofreciendo soluciones particulares personalizadas a aquellos prestatarios que pueden estar experimentando problemas de liquidez más allá de lo dispuesto estrictamente por los códigos”.

También Javier Collado afirma que los hipotecados prefieren negociar directamente con el banco debido a que “pueden conseguir mayores beneficios que acogiéndose directamente al CBPH. Por ejemplo, pueden reconducir el diferencial del tipo de interés directamente o negociar el paso del tipo de interés variable de la hipoteca a fijo, ya que al banco lo que verdaderamente le interesa es que ese cliente pague el crédito hipotecario”.