El día en el que una propuesta de Errejón puso de acuerdo a PSOE y a Vox

Este asunto volverá a estar en el centro del debate este martes para tratar de encontrar el mismo consenso que tuvo hace diez meses en el Congreso y con la misma división de bloques

Compartir
Compartir articulo
El líder de Más País, Iñigo Errejón, durante una sesión de control al Gobierno. (Eduardo Parra / Europa Press)
El líder de Más País, Iñigo Errejón, durante una sesión de control al Gobierno. (Eduardo Parra / Europa Press)

Casualidades del destino, en la pasada legislatura, fue un 23 de febrero el día en el que todos los partidos del Congreso se pusieron de acuerdo en una votación sobre un asunto importante. El motivo era una proposición no de ley para que los acompañantes o cuidadores de quienes estén en situación de alto riesgo de suicidio dispongan de hasta dos semanas de permiso laboral retribuido.

La iniciativa de Más País, el partido de Íñigo Errejón, se aprobó por unanimidad (340 votos a favor y ninguno en contra) y, pese a no tener rango de ley, estuvo a punto de implementarse, pero el adelanto electoral frustró los planes del Ministerio de Inclusión entonces liderado por José Luis Escrivá.

Te puede interesar: La Comunidad de Madrid será en 2024 la región de España con menor inversión por habitante en sanidad

Este martes, la salud mental volverá a estar en el centro del debate para tratar de encontrar el mismo consenso que tuvo hace diez meses en esta Cámara y con la misma división de bloques, el del PSOE y sus socios independentistas, y el de la derecha de PP y Vox. A través de una proposición no de ley, los socialistas buscarán que el Congreso inste al Gobierno a promover, “con el mayor grado de consenso posible con las fuerzas políticas con representación parlamentaria, las administraciones públicas y las organizaciones de la sociedad civil”, un Pacto de Estado por la Salud Mental.

En la proposición no de ley debatida en febrero de 2023, el partido de Errejón pedía instar al Gobierno a “llevar a cabo las reformas legales necesarias para poner en marcha un permiso de acompañamiento a personas en riesgo de suicidio” de hasta dos semanas para la persona “acompañante/cuidadora” designada por el paciente en situación de alto riesgo, y que podrá ser financiado “con fondos públicos para que la persona acompañante no renuncie a su salario”.

Te puede interesar: Las mujeres víctimas de violencia machista en España crecen casi un 10% respecto al mismo trimestre de 2022

Foco en el suicidio

La iniciativa ponía el foco en las cifras de suicidio y en su aumento. ”No se puede silenciar más una realidad que causa la muerte de más de 4.000 personas cada año [casi 11 personas al día se quitan la vida en España] y que va en aumento entre la población más joven. Hoy por hoy hay 11 veces más suicidios que homicidios. Y se estima que hay entre un 30-40% de suicidios ocultos, no registrados en las estadísticas oficiales”, señalaba. Además, por cada suicidio consumado se calcula que hay 20 intentos. Es decir, “hoy mismo hay alrededor de 200 personas en nuestro país que están intentando quitarse la vida”, apostillaba el texto.

En su defensa, Errejón puso el foco en que, aunque el dolor no entiende de clases, “la ayuda, el derecho a que te ayuden, sí entiende de clases”. “Son quienes llevan vidas más duras quienes tienen más dificultades para ponerle nombre a lo que les pasa”, expuso el ahora miembro de Sumar. “Hablamos de situaciones extremas, de situaciones puntuales en las que el riesgo es muy inminente y la persona necesita parar, necesita acompañamiento y necesita ser cuidada”, añadió.

Errejón ya llevó la problemática de la salud mental previamente al Congreso, en marzo de 2021, siendo objeto de burla por parte de un diputado de la bancada del PP. Carmelo Romero gritó en el hemiciclo del Congreso “¡vete al médico!” al portavoz de Mas País cuando este preguntaba al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por la salud mental de los españoles tras la pandemia y el confinamiento. Posteriormente, el parlamentario popular pidió disculpas a Errejón, quien se jactó de haber conseguido acabar con “el tabú de la salud mental”.