Quién es Lucy Bronze, la jugadora a la que Rubiales besó en la cara en la final del Mundial

La FIFA ha publicado un informe con una carta de la Federación de Inglaterra en la que detallan: “Aparentemente, besó con fuerza a Lucy Bronze en su cara”

Compartir
Compartir articulo
La jugadora de la selección de Inglaterra, Lucy Bronze (Twitter selección de Inglaterra)
La jugadora de la selección de Inglaterra, Lucy Bronze (Twitter selección de Inglaterra)

Continúan saliendo a la luz nuevas aristas del ‘caso Rubiales’. El pasado 20 de agosto, el entonces presidente de la RFEF dio un beso no consentido a Jenni Hermoso, manchando la gesta histórica que había conseguido las jugadoras de la selección española. Sin embargo, un nuevo informe de la FIFA ha revelado nuevos datos sobre aquel día, donde Rubiales vuelve a ser el protagonista. En concreto, se trata de un documento en el que se recoge una carta de la Federación Inglesa donde aportan más información sobre lo ocurrido aquel día y la actitud de Rubiales sobre dos jugadoras del conjunto de Inglaterra.

La misiva recoge cómo vivió Debbie Hewitt, presidenta de la FA, y el presidente de la Federación de Nueva Zelanda lo ocurrido.“Rubiales ‘ahuecó y acarició’ el rostro de la jugadora inglesa Laura Coombs, lo que la presidenta de la Federación vio como extraño, y luego aparentemente besó con fuerza a la jugadora inglesa Lucy Bronze en su cara”, recoge el documento de Inglaterra. La primera juega en el Manchester City, mientras que la segunda es una gran conocida en el fútbol español y compañera de muchas de las futbolistas de la selección española. Pero, ¿quién es Lucy Bronze?

Te puede interesar: Rubiales, acusado de besar “con fuerza” a una jugadora inglesa después de la Final del Mundial en la que besó a Jenni Hermoso

Desde la temporada pasada viste la camiseta azulgrana del FC Barcelona, donde ya en su primer año ganó la Champions, la Supercopa de España y la Liga. Es decir, comparte vestuario con jugadoras como Aitana Bonmatí, Alexia Putellas, Cata Coll, Irene Paredes, Salma Paralluelo o Mariona Caldentey. Además, actualmente “es considerada una de las mejores futbolistas de la última década”, afirma el Barça. Sin embargo, su andanza sobre el césped no comenzó en España, sino en Inglaterra, donde jugaba en el jardín junto a su hermano, imaginado que era David Beckham, su ídolo. Pero fue en el Sunderland donde dio sus primeros pasos en el mundo del fútbol.

Tras ello, pasó por el Everton, el Liverpool y el Manchester City. Después se trasladó a Francia para vestir los colores del Olympique de Lyon. Su faceta como internacional comenzó en el año 2013. Con las Leonas ha disputado también los Mundiales de 2015 en Canadá; el de 2019 en Francia; y 2023 en Australia, donde llegó a la final ante España. Además, en el año 2017 jugó su primera Eurocopa. A título personal, ha sido galardonada con el The Best en el año 2020 y el premio UEFA a Mejor Jugadora de Europa en 2019. Ahora, ha salido a la luz que Luis Rubiales también le dio un beso en la cara Bronze, quien se ha mantenido alejada de la polémica hasta ahora.

Te puede interesar: El TAD inhabilita tres años a Rubiales por su beso no consentido a Jenni Hermoso y su conducta en la final del Mundial femenino

La recogida de medallas de Inglaterra en el Mundial

Los hechos ocurrieron en la misma escena que con Jenni Hermoso. Las jugadoras de Inglaterra había subido al escenario para recoger las medallas de subcampeonas, después de perder la final del Mundial ante España por 1 a 0, gracias a un gol de Olga Carmona. En este contexto, Luis Rubiales fue saludando a todas las futbolistas que acudían a recoger la medalla de plata, sin embargo, cuando llegó el turno de Lucy Bronze y de Laura Coombs, no solo estrechó su mano. Una recogida de medallas que no pasó inadvertida para nadie. Fueron unos minutos, donde ocurrió de todo, desde el beso en la boca Jenni Hermoso, a otro en la cara a Bronze y las caricias al rosto de Coombs.

La FIFA considera que se trata de un gesto “del siglo pasado, con tendencia misógina” y que “España es un ejemplo de igualdad de género y que ese gesto no se puede consentir en una zona VIP con presencia de personalidades”. A lo que añaden: “Este gesto no se corresponde con la realidad de España. No convence las explicaciones dadas a un gesto sexista. Es algo inaceptable. Besó a una jugadora del sexo contrario. Es el presidente y debe actuar y comportarse con un cierto nivel de responsabilidad. Rubiales no respetó el código de comportamiento. Uno es el presidente y la otra es la jugadora. La jerarquía y la superioridad quedó de manifiesto. Hay una presión en todo lo hecho. En el beso y después del beso”.