Rubiales, acusado de besar “con fuerza” a una jugadora inglesa después de la Final del Mundial en la que besó a Jenni Hermoso

Un informe de la FIFA contiene una carta de la Federación Inglesa que recoge la actitud “agresiva” del expresidente de la Federación Española en el palco y su “extraño” comportamiento con las jugadoras inglesas. “Aparentemente besó con fuerza a Lucy Bronze en su cara”

Compartir
Compartir articulo
El expresidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) Luis Rubiales, en una foto de archivo (EFE).
El expresidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) Luis Rubiales, en una foto de archivo (EFE).

Más de tres meses después se siguen conociendo detalles del ‘Caso Rubiales’. Una parte de ellos ha salido a la luz en el informe detallado en el que se basó la FIFA para inhabilitar al expresidente de la Federación Española de Fútbol durante tres años. Rubiales aún puede presentar un recurso al Comité de Apelación para rebajar la pena. En uno de los puntos del informe, la FIFA recoge una carta de la Federación inglesa (Football Association o, por sus siglas, FA en inglés) cuyo contenido desvela cómo vivió Debbie Hewitt, presidenta de la FA, y el presidente de la Federación de Nueva Zelanda la final del Mundial entre España e Inglaterra.

Ambos directivos compartieron su experiencia en una carta enviada a la FIFA. “Rubiales ‘ahuecó y acarició’ el rostro de la jugadora inglesa Laura Coombs, lo que la presidenta de la Federación vio como extraño, y luego aparentemente besó con fuerza a la jugadora inglesa Lucy Bronze en su cara”, explican cuando las jugadoras inglesas subieron al escenario para recoger las medallas de subcampeonas. “No disfruté del beso a Hermoso. Yo estaba un poco sorprendida por lo que había visto. La agresión y la fuerza parecían inapropiadas y fuera de lugar”, recoge el informe al que han tenido acceso Marca y Relevo y ha podido saber Infobae España.

Te puede interesar: El TAD inhabilita tres años a Rubiales por su beso no consentido a Jenni Hermoso y su conducta en la final del Mundial femenino

Postura de la FIFA

La FIFA argumenta que es un gesto “del siglo pasado, con tendencia misógina” y que “España es un ejemplo de igualdad de género y que ese gesto no se puede consentir en una zona VIP con presencia de personalidades. Este gesto no se corresponde con la realidad de España. No convence las explicaciones dadas a un gesto sexista. Es algo inaceptable. Besó a una jugadora del sexo contrario. Es el presidente y debe actuar y comportarse con un cierto nivel de responsabilidad. Rubales no respetó el código de comportamiento. Uno es el presidente y la otra es la jugadora. La jerarquía y la superioridad quedó de manifiesto. Hay una presión en todo lo hecho. En el beso y después del beso”, recoge el informe de la FIFA al que han tenido acceso Marca y Relevo.

Los jugadores de la selección española de fútbol han comparecido este lunes en una rueda de prensa de urgencia para mostrar su rechazo al comportamiento de Luis Rubiales, actualmente presidente suspendido de la RFEF por su beso a la delantera Jenni Hermoso. (Fuente: Europa Press/RFEF)

La FIFA hace referencia a los artículos 6 y 13 del reglamento del máximo organismo mundial del fútbol para establecer su conclusión. “Toda persona que atente contra la dignidad o la integridad de un país, una persona o un colectivo de personas empleando palabras o acciones despectivas, discriminatorias o vejatorias (por el medio que sea) por motivos de raza, color de piel, origen étnico, nacional o social, género, discapacidad, orientación sexual, lengua, religión, posicionamiento político, poder adquisitivo, lugar de nacimiento o por cualquier otro estatus o razón será sancionada con una suspensión que durará al menos diez partidos o un periodo determinado, o con cualquier otra medida disciplinaria adecuada”.

Postura Rubiales

El expresidente pidió el archivo y sobreseimiento del expediente abierto por el TAD. “El fugaz beso, no en la boca, sino en los labios, fue consentido, y quien diga lo contrario, está faltando a la verdad. Todo lo expuesto por mí hasta la fecha ha sido mi única versión y así será. Las pruebas visuales, conductuales, incluso las declaraciones espontáneas de ambas partes tras lo sucedido, así lo indican”, reiteró en contra de la versión ofrecida por Jenni Hermoso en su declaración ante la fiscalía.

Según Rubiales, se ha producido una “teatralización bestial”, una “demagogia brutal” y un “linchamiento” por varios factores. “Uno, que cometí un error. Dos, que iban a por mí desde hace tiempo. Tres, que le vino muy bien a algún sector radicalizado de la política española. Cuatro, que este asunto constituía, sin duda, un filón mediático. Las concretas sanciones propuestas no se corresponden con lo razonado en el resto del texto de la propuesta de resolución, sino que aparecen desconectadas del mismo, proyectando una petición arbitraria e injustificada”.