Crea tu propia micronación por 87,65 euros: la República Errante del Menda Lerenda te convierte en “Estado independiente”

La autoproclamada micronación acumula varios detenidos por falsedad documental en España

Compartir
Compartir articulo
Imagen del Documento de Identificación de la República Errante del Menda Lerenda (REML)
Imagen del Documento de Identificación de la República Errante del Menda Lerenda (REML)

A principios de los años 2000, la empresa sueca Ikea animaba a sus compradores a instaurar la “República Independiente de Tu Casa”. Tal vez la inspiración para este conocido eslogan viniese de un pequeño Estado autoproclamado en Madrid en 1999: se trata de la República Errante del Menda Lerenda.

La existencia de este país ha saltado a los medios a raíz de una serie de detenciones realizadas por la Guardia Civil en los últimos años, en las que varios individuos han intentado identificarse con documentos y pasaportes expedidos por dicha república.

Te puede interesar: Dos detenidos se identifican con documentos de la República del Menda Lerenda

Esta micronación afirma reconocer al individuo como una República independiente en sí mismo. Así, su población se reduciría siempre a una persona, que sería su propio mandatario, y acogería como territorio “la superficie que ocupa su soberano en cada momento, sin transgredir otro espacio o territorio”.

Un Estado con todas las de la ley

La República Errante del Menda Lerenda (REML) comienza oficialmente el 14 de octubre de 1999, día en el que fue inscrita en el Registro General de la Propiedad Intelectual, en su oficina de Barcelona. El Ministerio de Educación y Cultura reconocería su inscripción el 25 de enero del año 2000. Su autoproclamación, sin embargo, data del 1 de abril de 1999, según los documentos publicados en la web republicamendalerenda.net. Este registro, de hecho, le valió para que Ikea retirase su conocida campaña, según afirma uno de sus soberanos en una entrevista.

Defiende que cumple la definición de Estado proclamada en la Convención de Montevideo, que establece como requisitos una población permanente, un territorio determinado, un gobierno y la capacidad de entablar relaciones con otros Estados. La REML considera cubiertos los tres primeros, pues cada ciudadano de la REML es su población y su gobierno, además de delimitar el propio territorio. Con la aceptación emitida por el Ministerio de Cultura y Deporte en el año 2000, la REML acredita su interrelación con el Estado español y, por tanto, el cuarto punto exigido por el Derecho internacional.

Aun si quedase alguna duda, en agosto de 2022 el bufete SF Abogados elaboró un informe jurídico a petición de José L. Martí en el que certificó que “REML es acorde al Derecho Internacional y puede considerarse Estado Soberano”.

Sin embargo, para el experto en Derecho Internacional Guillermo Moya esta legitimidad no está tan clara. Aclara a Infobae España que “no nos encontramos ante una situación tan excepcional, porque ha habido precedentes un tanto similares de autoproclamación de repúblicas independientes a lo largo de la historia”.

De hecho, la propia REML recoge algunos antecedentes a su existencia. Entre ellos, el Principado de Hutt River, una micronación autoproclamada en 1970 dentro de Australia que acabó desapareciendo a causa de la pandemia en el año 2020. También se habla de Asgardia, un proyecto del Centro Internacional de Investigación Espacial de Viena nacido en 2016 que se define como la primera nación espacial.

Te puede interesar: Los sindicatos se oponen a la movilidad forzosa que pide Telefónica y lo consideran un “recorte de derechos”

La particularidad de este caso, señala, está en que se proclame una república “sobre la base de un individuo, sin ni siquiera delimitar un espacio geográfico al respecto”. “Estamos ante una única población, un territorio que es el propio espacio físico del individuo y un gobierno que sería también él mismo. Y las relaciones con los demás Estados se basarían en las propias interacciones que hace con otros actores soberanos”, explica Moya.

Esta supuesta delimitación no sería suficiente como para establecer un Estado, según este jurista: “El territorio tenemos que entenderlo como una extensión geográfica de terreno, una extensión geográfica. No es en ningún caso el individuo”, insiste.

Añade, además, que el Registro de Propiedad Intelectual no sirve en ningún caso “ni para crear un Estado, ni para acreditar que España tiene relaciones con ese Estado”.

Ciudadanos de la República Errante del Menda Lerenda

Dos agentes de la Guardia Civil en un control de tráfico en el kilómetro 34 de la A-1, el día que comienza la operación salida del puente de mayo 2022, a 29 de abril de 2022, en Madrid (España). (Eduardo Parra - Europa Press)
Dos agentes de la Guardia Civil en un control de tráfico en el kilómetro 34 de la A-1, el día que comienza la operación salida del puente de mayo 2022, a 29 de abril de 2022, en Madrid (España). (Eduardo Parra - Europa Press)

No son pocos los que se denominan ciudadanos, soberanos y embajadores de esta República Errante del Menda Lerenda: algunos en redes sociales se autodenominan ciudadanos de la REML. Además, han saltado a los medios varios casos en los que se utilizaban documentos expedidos por esta micronación ante las autoridades.

El documento fundacional de la REML autoriza a utilizar este nombre a quien quiera autoproclamar su independencia. Así, no se trata de un único Estado, sino de múltiples micronaciones unipersonales. Del mismo modo, cualquiera puede adquirir la documentación “legalizada y reconocida” necesaria para acreditar su “libertad individual y propia soberanía” dentro de la REML. Por un módico precio de 87,65 euros.

Un pago que puede hacerse por tarjeta o Bizum y que incluye la identificación, un certificado, un pin exclusivo numerado, la tramitación, su registro y envío internacional.

Ha habido varios episodios en los que la Guardia Civil se ha topado frente a frente con estos documentos. Los agentes los localizaban en controles de tráfico, donde hacían parar a estos individuos por alguna infracción vial. Entre otros delitos, a todos se les imputó el de falsedad de un documento público.

Así, en 2020, un hombre fue detenido en A Coruña con un pasaporte y carné de conducir de la REML. El varón, que alegaba formar parte del cuerpo diplomático de dicha república, acumulaba dos peticiones de detención y su permiso de conducir había sido retirado por pérdida de vigencia. Este se negó además a realizar un control de drogas y alcoholemia.

También en Galicia fue arrestado un varón de 28 años en 2022. El varón conducía drogado, hablando por teléfono y no había pasado la ITV. Se identificaba igualmente con un pasaporte de la REML.

El pasado 1 de diciembre, la Guardia Civil detuvo a otros dos individuos en Barcelona. No solo llevaban consigo documentación de la REML, también cerca de tres kilos de marihuana.