Los sindicatos se oponen a la movilidad forzosa que pide Telefónica y lo consideran un “recorte de derechos”

La operadora pretende eliminar la cláusula de garantía de “no movilidad” geográfica con carácter forzoso

Compartir
Compartir articulo
El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Alvárez-Pallete. 
Alejandro Martínez Vélez - Europa Press
El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Alvárez-Pallete. Alejandro Martínez Vélez - Europa Press

La negociación del III Convenio Colectivo de Empresas Vinculadas (CEV) entre Telefónica y los sindicatos mayoritarios en la operadora, UGT, CCOO y Sumados-Fetico, se empieza a ‘caldear’ tras presentar la empresa una serie medidas que han rechazado los representantes de los trabajadores porque consideran que “recortan los derechos de los asalariados tanto en materia laboral como económica”.

Entre ellas destaca la propuesta de eliminar la cláusula de garantía de no movilidad geográfica interprovincial e interinsular con carácter forzoso. La operadora argumenta para ello,que es necesario establecer equipos de trabajo estables de un mayor tamaño que puedan trabajar físicamente juntos.

Te puede interesar: El ERE presentado por Telefónica afectará a unos 5.100 trabajadores mayores de 55 años

También plantea eliminar el cobro de dietas en el caso de que los movimientos forzosos no conlleven cambio de domicilio, excepto si el desplazamiento fuese de más de 90 kilómetros. A lo que se suma acabar con los días de incorporación que recoge el convenio actual. Respecto a la movilidad geográfica voluntaria también propone eliminar la compensación de dietas y los días de incorporación.

Unas propuestas que CCOO y UGT han rechazado de pleno porque consideran que “el mantenimiento de las garantías y derechos es una línea roja para nuestras organizaciones”. Afirman que Telefónica dispone de mecanismos suficientes para garantizar la empleabilidad en las provincias y que debe “apostar por mecanismos como las nuevas formas de trabajo o la deslocalización de actividad frente a los movimientos forzosos”.

Eso sí, comparten con la empresa la necesidad de dotar de mayor flexibilidad a los empleados para permitirles que puedan realizar su actividad laboral desde la ubicación que deseen, aprovechando las herramientas que la empresa dispone para el trabajo en movilidad.

El operador saudí STC Group está dispuesto a desembolsar 2.100 millones de euros para convertirse en el mayor accionista de Telefónica

Cambios de acoplamiento

Otra de las medidas planteadas en la mesa de negociación que no ha convencido a los sindicatos han sido las relacionadas con los cambios de acoplamiento. La empresa propone mantenerlos voluntarios siempre vinculado a que los cambios de acoplamiento a iniciativa de la empresa no requieran justificación. Además considera que los movimientos entre edificios de la misma localidad no deben considerarse un cambio de acoplamiento.

Respecto a ello, tanto UGT como CCOO creen “importante” que los trabajadores puedan realizar su actividad en distintas áreas de la compañía si así lo desean, por lo que “continuamos apostando por potenciar los cambios de acoplamiento voluntarios”.

Sin convenio no hay ERE

La próxima reunión de la mesa negociadora del convenio se celebrará el próximo día 12 de diciembre y a ella acudirán los sindicatos con sus líneas rojas bien marcadas y que no están dispuestos a negociar. Entre ellas destacan la estructura salarial, el régimen de garantías que establezca, entre otros puntos, que no habrá un despido colectivo y la cláusula de revisión salarial que permite a los trabajadores mantener su poder adquisitivo. Unas líneas rojas que, según Diego Gallart, portavoz de UGT, “no son negociables”.

Ambas partes también tienen que negociar el nuevo ERE presentado por la dirección de Telefónica que afectará a 5.124 trabajadores de las tres compañías que la operadora tiene en España: Telefónica Móviles, Telefónica Soluciones y Telefónica España, en las que trabajan 16.000 personas.

Podrán acogerse al expediente de regulación de empleo los trabajadores mayores de 55 años que tengan en la empresa una antigüedad mínima de 15 años.

En concreto, la operadora ha trasladado a los representantes de los trabajadores que el “excedente funcional” es de 81 trabajadores en Telefónica Soluciones, de 958 en Telefónica Móviles y de 4.085 en Telefónica de España, y ha vinculado la voluntariedad del despido colectivo a que se alcancen las cifras deseadas por la empresa, si bien podrán ir variando a lo largo del proceso de negociación.

Los sindicatos han declarado que “no habrá acuerdo en el ERE si no hay acuerdo en el convenio que blinde garantías de estabilidad a los trabajadores” y han exigido a la operadora que la negociación del convenio vaya “acompasada” a la del ERE.