El PP sube el precio para renovar el CGPJ al exigir un cambio de la ley antes de negociar: “No vamos a poner al zorro a controlar a las gallinas”

El Partido Popular aleja la posibilidad de un acuerdo con Pedro Sánchez el día en el que se cumplen cinco años con el órgano de los jueces caducado

Compartir
Compartir articulo
El portavoz del PP, Borja Sémper, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Comité de Dirección del Partido Popular, este lunes (EFE/Fernando Alvarado)
El portavoz del PP, Borja Sémper, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Comité de Dirección del Partido Popular, este lunes (EFE/Fernando Alvarado)

No habrá avances en la renovación del mandato del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) el día en el que se cumplen cinco años de caducidad. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado que llamará al líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, para tratar este tema, lo que ha recibido una pronta respuesta del Partido Popular: “Dijimos que el órgano de Gobierno de los jueces debía estar despolitizado (...), si el PSOE lo acepta, podemos sentarnos, si no, no”, ha zanjado el portavoz nacional del PP, Borja Sémper, en una rueda de prensa tras el Comité de Dirección del partido.

Además, el Partido Popular sube el precio para la renovación del CGPJ: Pedro Sánchez tendrá que reformar el sistema de elección de los jueces para poder llegar a algún tipo de acuerdo con el PP en una mesa de negociación. Precisamente, en enero el PP registró en el Congreso una proposición de ley con su propuesta al respecto, para que “los jueces designen a los vocales de extracción judicial, se eleven los requisitos para acceder a cargos en la carrera y se eviten las puertas giratorias con la política”.

Te puede interesar: Jueces y fiscales progresistas piden la dimisión de presidente y vocales del CGPJ: 5 años de mandato caduco

Sin tocar esta norma, Alberto Núñez Feijóo no se sentará con Pedro Sánchez para acordar la renovación del órgano ejecutivo de los jueces. “Si el presidente le ha hecho a Junts una ley de amnistía a la carta porque necesita votos, el PP puede reclamar también que el CGPJ, su composición y sus elecciones respondan a los que creemos, y también a lo que cree la UE”, ha argumentado Sémper. “No vamos a poner al zorro a controlar las gallinas”, ha añadido el portavoz nacional, que asegura que nadie del Partido Popular se fía de Pedro Sánchez, lo que justificaría esa subida de precio de los populares para llegar a un acuerdo.

Fuentes de la Dirección Nacional del PP aseguran que las condiciones son más elevadas porque no se fían de Pedro Sánchez. “Si no hay reforma en los términos planteados, no hay posibilidad de sentarse a hablar”, advierten, al tiempo que acusan al propio Gobierno de ser el que bloquea la renovación. Para sentarse en una mesa de negociación, además de la reforma, necesitan una “garantía” de que la misma se hará efectiva.

Te puede interesar: Aznar: “Sánchez cometió en Israel un error diplomático garrafal que vamos a pagar caro. Estas cosas no se olvidan”

El Partido Popular, que tiene la mayoría de vocales conservadores que se conformó durante la primera legislatura de Mariano Rajoy, asevera que hay que meter “menos la cuchara” en el Gobierno de los jueces. “Hoy, lamentablemente, estamos lejos, porque la vocación de Sánchez es perpetuar el modelo actual. Nuestro modelo es otro, y reforzado después de todas las tropelías de las últimas semanas”, ha sentenciado Sémper. ·

Esto aleja la posibilidad de que ambos partidos alcancen un acuerdo a corto plazo, pese a que las asociaciones de jueces exijan la dimisión de los 16 vocales del CGPJ, incluida la del presidente en funciones, Vicente Guilarte, debido al ya quinto aniversario del mandato caduco. En el caso de las asociaciones progresistas JJpD y UFP, critican las “excusas” del PP para bloquear el mandato durante años al mantener la mayoría de vocales conformada durante la primera legislatura de Mariano Rajoy.

El mandato actual se conformó en diciembre de 2013 con 20 vocales, que se han reducido a 16 por la salida de cuatro de ellos. Cinco años más tarde, en 2018, tocaba renovar a los miembros, pero la moción de censura de Rajoy retrasó la entrada de nuevos magistrados, un retraso que se ha prolongado otro lustro por la falta de acuerdo entre el PSOE y el PP. Que ambos se sienten a negociar es un requisito imprescindible para llegar a algún puerto, ya que se necesita una mayoría de tres quintos en el Congreso de los Diputados, que solo se alcanza a través de un pacto entre los populares, con 137 escaños, y los socialistas, con 121.