Por qué los soldados son expulsados de las Fuerzas Armadas a los 45 años

Los soldados que no cumplan con un requisito se quedarán en el mejor de los casos con una asignación mensual que no alcanza para subsistir

Compartir
Compartir articulo
Por qué los soldados son expulsados de las Fuerzas Armadas a los 45 años.

La percepción de que acceder a las Fuerzas Armadas te garantiza un empleo de por vida está lejos de ser cierta. Para un soldado, la vida útil como servidor puede terminar a los 45 años, momento en el que ha de vérselas con el mercado laboral a una edad en la que es complejo tanto encontrar trabajo como hacerlo en unas condiciones que le permitan mantener el nivel de vida hasta alcanzar la jubilación. En Infobae España ya abordamos este clamor para los afectados, que afirman que “el Ministerio de Defensa es la mayor fábrica de parados de España”.

Según la ley vigente, aprobada en 2006, estos profesionales deben abandonar el servicio activo a los 45 años en el caso de que no hayan accedido a la condición de soldado permanente. Los que hayan ejercido al menos durante 18 años en la fuerza correspondiente pasan a ser reservistas de especial disponibilidad (RED), una categoría por la que les corresponde una asignación mensual de 704 euros que se queda en 677,60 euros si se restan los impuestos, cantidad que tienen derecho a percibir hasta los 65 años, cuando comienzan a cobrar la pensión de jubilación ordinaria.

Esta cifra no permite subsistir, por lo que los reservistas han de hacerla crecer. ¿Cómo? La tropa española no encuentra trabajo en el mundo laboral civil. De los 4.199 reservistas que actualmente cobran la asignación, el 60% la complementa con la prestación por desempleo y solo el 36% con un sueldo en una empresa privada. El número de reservistas es reducido en este momento, pero, según cálculos de la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME), 27.000 personas que pueden llegar a serlo, a cuenta de 3.000 más cada año.

Te puede interesar: Cuánto cobra un militar en España: un salario de hasta 59.000 euros en función del rango y los complementos

Un civil besa la bandera de España durante su Jura en Oviedo, en septiembre de 2023. (Jorge Peteiro/Europa Press)
Un civil besa la bandera de España durante su Jura en Oviedo, en septiembre de 2023. (Jorge Peteiro/Europa Press)

Qué dice la ley

Esto dice la Ley 8/2006, de 24 de abril, de Tropa y Marinería, de la que proviene esta controversia:

“El modelo definido en esta ley garantiza a los soldados y marineros la posibilidad de completar su trayectoria profesional comenzando su relación de servicios con un compromiso inicial renovable hasta seis años de duración y ofreciéndoles la opción de suscribir otro de larga duración que llegará hasta los 45 años de edad, durante cuya vigencia podrán acceder a la condición de soldados permanentes.

Alcanzados los 45 años, y en el caso de que no se haya adquirido la condición de soldado permanente, cesa la relación de servicio activo en las Fuerzas Armadas, accediendo el militar profesional de tropa y marinería que así lo decida y haya cumplido al menos 18 años de servicio, a la condición de reservista de especial disponibilidad, y con ella al derecho a percibir mensualmente una asignación económica.

El compromiso de larga duración y la figura del reservista de especial disponibilidad son las piezas más singulares del nuevo modelo, semejantes a las implantadas en los países de nuestro entorno, donde han demostrado su eficacia”.

Te puede interesar: Las posibilidades de exportación del S-80: estos son los países interesados en el primer submarino 100% español

Cómo obtener la condición de soldado permanente

Defensa, con Margarita Robles al frente un mandato más, debe ayudar por ley a la incorporación del soldado al mundo laboral, tratando con entidades públicas y privadas con este fin, una vez haya terminado su compromiso con las Fuerzas Armadas. Defensa tiene de hecho convenios con empresas como Renfe, con puestos guardados para reservistas, de hecho también para soldados en activo. ATME se queja de que no siempre se supervisa el cumplimiento de estos acuerdos de colaboración, como ocurrió con las 22 plazas previstas en la Policía Local de Madrid.

Hay enfado con la “política salarial” de Robles, como también dio cuenta Infobae España, así como por su negativa a unificar para todas las escalas un modelo de carrera único, una demanda de ATME que viene de lejos. Además, la perspectiva de que a los 45 años puede terminar la carrera de un soldado y quedar desamparado desincentiva que muchos jóvenes quieran incorporarse a las Fuerzas Armadas.

Así, una vez sabido que la forma de continuar más allá de los 45 años es acceder a la condición de soldado permanente, conviene conocer qué hay que hacer para obtenerla. Según Defensa, “puedes alcanzar la condición de tropa permanente a los 14 años de servicio si tienes la titulación de Técnico del Sistema Educativo General o una equivalente”, lo que permite permanecer “dentro de las Fuerzas Armadas hasta la edad de retiro, adquiriendo la condición de militar de carrera”.

El salario base de un militar en España va desde los 1.000 euros al mes para un soldado raso hasta aproximadamente 2.000 para un teniente, dependiendo de la antigüedad y otros factores. Sin embargo, estos salarios son solo el punto de partida, ya que los militares reciben una serie de complementos que pueden aumentar significativamente sus ingresos mensuales. Uno de los principales factores que contribuye a la variación salarial es el rango, pudiéndose alcanzar los 59.000 euros anuales en función de los complementos.