El deporte femenino está en alza: superará los mil millones de euros en ingresos en 2024

Un informe realizado por Deloitte ha hecho una predicción de los ingresos que generará el deporte femenino, lo que supone un incremento del 300% con respecto a su última predicción hecha hace tres años

Compartir
Compartir articulo
La delantera noruega Caroline Graham celebra su gol junto a sus compañeras durante el partido de la jornada 9 de La Liga F frente al Real Madrid (EFE / Alejandro García)
La delantera noruega Caroline Graham celebra su gol junto a sus compañeras durante el partido de la jornada 9 de La Liga F frente al Real Madrid (EFE / Alejandro García)

Que el deporte femenino está creciendo es evidente. El número de niñas, jóvenes y mujeres que realizan deporte está aumentado y las que los hacen de forma profesional también. Estadios llenos, competiciones a rebosar, entradas agotadas, camisetas, raquetas... Los datos, además, avalan esta tendencia. La consultora Deloitte ha llevado a cabo un informe donde no solo certifica este hecho, sino que, además, hace una predicción a futuro: el deporte femenino está en alza. Y no de cara al futuro, sino ya. El deporte de élite femenino generará unos ingresos de más mil millones de euros durante el año 2024 y será la primera vez que se rompa la barrera de los mil millones.

La celebración del Mundial de Sidney ya fue el precedente de lo que se avecinaba: récord de asistencia, con 1.978.274 aficionados y un promedio de 30.911 espectadores. Es decir, todo un hito hasta el momento. Sin embargo, la expectativa de cara al curso que viene es todavía mejor, un año, además, en el que se disputarán los Juegos Olímpicos de París, el escenario perfecto para seguir sumando seguidores al deporte femenino.

Te puede interesar: La Liga F sigue avanzando en su profesionalización: los chicos ya no son los únicos que tienen una colección de cromos

La consultora ha elaborado el documento basándose en tres categorías de ingresos: jornada, retransmisión y comerciales. Respecto a estos últimos, entre los que se incluyen los patrocinadores de los clubes, asociaciones y ventas de merchandising; representan la mayor parte de los ingresos totales, con una cifra que ascenderá a 637.988.400 euros, lo que supone el 55% del total. Mientras que los ingresos de retransmisión representan el 27% con un total de 311.676.300 euros; y los ingresos por jornada, el 18%, con 220.006.800 euros. Aunque no todos los deportes generaran la misma cantidad de ingresos, ya que el mayor peso recaerá principalmente sobre dos de ellos.

En primer lugar, será el fútbol el deporte que más dinero genere en 2024, con un total de 508.760.175 euros, lo que supone el 43% del total. El segundo deporte que porcentaje de ingreso generará será el baloncesto, con un 28%, que en euros supone 324.506.490 euros. A nivel geográfico, tampoco se repartirá de la misma forma en todos los puntos del planeta, siendo de nuevo dos los predominantes, según el estudio. América del Norte es el mercado que más ingresa, con 614.192.350 euros, es decir, 52%; una cantidad a tener en cuenta, ya que representa más de la mitad del total.

Te puede interesar: Lo complejo de ser madre y deportista de élite: “No hay recursos ni apoyos y existe el miedo a quedarte sin carrera profesional”

Valores de equipos, ligas y competiciones

Según las estimaciones de Deloitte, prevén que los valores de los equipos continúen aumentando y superen los 91,7 millones de euros para el curso que viene. De cara a grandes competiciones como el Mundial Femenino o el circuito de la WTA, se espera que aporten un total de 389.603.875 euros. Y no solo eso, sino que la consultora también considera que de cara al año 2024 se asignaran más espacios de retransmisión en horario de máxima audiencia a los deportes femeninos de élite.

Jennifer Haskel, del departamento empresarial de Deloitte, afirma: “En los últimos años, hemos visto un crecimiento excepcional en el deporte femenino en todo el mundo, impulsando un aumento significativo en su valor comercial, lo que a su vez ha generado un creciente interés por parte de los inversores. Fundamentalmente, el deporte femenino se ve cada vez más como un producto único que se diferencia cada vez más del deporte de élite masculino”.

Además, destaca que el aumento en la participación de los aficionados y los inversores está generando “nuevas y mejores oportunidades” tanto para los clubes como para las ligas. Y destaca que para garantizar dicho crecimiento consiste y sostenible, es necesario que las organizaciones deportivas garanticen que se destine inversión a los lugares correctos, como fomentar la lealtad de los aficionados, el bienestar de los jugadores y el mantenimiento de una rivalidad liga.

Por su parte, el director global de investigación de tecnología, medios y telecomunicaciones de Deloitte, Paul Lee, considera que el deporte femenino se encuentra en un “trayectoria de crecimiento impresionante”, aunque manifiesta que las redes sociales, emisoras y streamers tienen un papel fundamental a la hora “de mostrar eventos importantes que capten el interés de los fans nuevos y existentes, al tiempo que crean una experiencia memorable e impactante”. Una que se consiga este objetivo, será posible pasar al siguiente: “Mantener espectadores habituales que sintonicen religiosamente el canal para ver a sus jugadores, equipos y competiciones favoritos a lo largo de la temporada”.

Para ello, es necesario: “Para lograr esto, las organizaciones deportivas y las empresas de medios deberán continuar elevando el perfil del deporte femenino con transmisiones en horario de máxima audiencia, además de invertir en plataformas digitales que hagan que los juegos sean accesibles para todos aquellos que quieran verlos”, concluye.