Los 11 mejores lugares para visitar en Portugal, según ‘Lonely Planet’: de las playas del Algarve a bonitos pueblos medievales

Estos lugares hacen un repaso por el país luso, recorriendo algunos de sus destinos más emblemáticos y descubriendo otros más secretos

Compartir
Compartir articulo
Parque Nacional da Peneda-Gerês, en Portugal (Shutterstock).
Parque Nacional da Peneda-Gerês, en Portugal (Shutterstock).

Dada la proximidad con nuestro país, Portugal es uno de los destinos más visitados por los españoles. Cuenta con un abanico turístico apto para todos los públicos, pues combina a la perfección playas paradisíacas, montañas y extensos valles, y unos pueblos con un rico patrimonio histórico y cultural. Así, gracias a la conocida guía de viajes Lonely Planet, el viajero puede planear su viaje con su selección de los 11 mejores destinos de Portugal para visita.

Lisboa

Lisboa, Portugal (Shutterstock).
Lisboa, Portugal (Shutterstock).

Dominada por siete colinas, Lisboa es una de las ciudades donde es necesario perderse. Gracias a su amplio abanico turístico, el viajero puede disfrutar de infinidad de atractivos que no dejan indiferente a nadie. Este puede contemplar desde grandes museos hasta imponentes castillos como el Castelo de São Jorge, en la cima de un cerro.

Te puede interesar: Uno de los miradores más impresionantes de España: una plataforma de piedra suspendida en el vacío

A esto se le suma una gastronomía exquisita que endulzan el paladar de cualquiera de la mano de sus famosos pasteles de nata. A su vez, la noche lusa se deja entrever en las calles de la capital gracias a la gran cantidad de locales de ocio y entretenimiento que incluye.

Valle del Duero

Para Lonely Planet, esta región cercana a Oporto es una de las más bellas del país. “Aquí, el serpenteante río Duero discurre por imponentes laderas cubiertas por viñedos en pronunciadas terrazas que conforman la región vinícola demarcada más antigua de Europa”, indican. Si se está por la zona, la villa de Pinhão se convierte en una parada obligada, pues el claro ejemplo de lo que esconde esta comarca.

Te puede interesar: El impresionante Parador ubicado en la ciudad del motor de Aragón: está en un castillo del siglo XII

Óbidos

Óbidos, el pueblo medieval más bonito de Portugal (Getty Images).
Óbidos, el pueblo medieval más bonito de Portugal (Getty Images).

Este pueblo medieval se encuentra muy cerca de la capital y de la costa atlántica. Algo muy característico de esta localidad es la muralla que rodea todo el territorio, pero sobre todo su castillo, en el que incluso se puede dormir. Es, sin duda alguna, una localidad ideal para pasar un fin de semana tranquilo.

Un laberinto de calles y casas blancas es lo que los turistas pueden ver nada más cruzar la muralla que rodea el municipio. Además, destaca su arquitectura religiosa y civil de las épocas de bonanza. Por este motivo cuenta con un rico patrimonio religioso.

Sintra

Sintra, en Portugal (Shutterstock).
Sintra, en Portugal (Shutterstock).

Sintra es, sin duda, uno de los destinos por excelencia en Portugal. Se encuentra apenas a una hora de Lisboa y su patrimonio arquitectónico transporta al viajero a otro mundo. De la mano de su impresionante palacio, la localidad esconde infinidad de secretos que están listos para ser descubiertos. “Las laderas boscosas forman el telón de fondo de este entorno de cuento de hadas, con imponentes castillos, jardines místicos, extrañas mansiones y monasterios centenarios escondidos entre los árboles”, cuenta la guía de viajes.

Península de Setúbal

“Al sur de Lisboa, la península de Setúbal ha sido durante mucho tiempo el lugar de recreo de fin de semana de los lisboetas (residentes de Lisboa). Un viaje en ferry, seguido de un corto viaje en autobús o en bicicleta, lo llevará a la Costa da Caparica, una playa aparentemente interminable que se vuelve más salvaje y menos concurrida a medida que avanza hacia el sur”, afirma la guía.

Este destino es ideal para los amantes del surf, ya que dispone de muy buenas condiciones. A su vez, el Parque Natural da Arrábida ofrece un paisaje increíble enmarcado en un terreno donde predominan los acantilados y la espesa vegetación. Esto hace que paradisíacas playas aparezcan de sorpresa y enamoren al viajero.

Te puede interesar: Las dos maravillas de España que están entre las 101 del mundo, según ‘Lonely Planet’

Évora

En el corazón del Alentejo, Évora emerge como uno de los pueblos medievales mejor conservados de Portugal. “Dentro de las murallas del siglo XIV, calles estrechas y sinuosas conducen a impresionantes monumentos, incluida una elaborada catedral medieval, ruinas romanas y una pintoresca plaza de la ciudad”.

Oporto

Oporto, en Portugal.
Oporto, en Portugal.

Oporto, una de las ciudades más visitadas de Portugal y no es para menos. Cuando se viaja hasta allí, el viajero queda atrapado en una atmósfera mágica de la que no se quiere salir. La ciudad, con el Duero como fiel acompañante, cuenta con grandes atractivos como son sus icónicos puentes, la singular estación de tren o su patrimonio religioso.

Desde Lonely Planet recomiendan comenzar a conocer la ciudad por el distrito de Ribeira, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, para seguir por las bodegas portuarias centenarias en Vila Nova de Gaia, donde poder degustar uno de los mejores vinos del mundo.

El Miño

La entrada a esta región se ubica en la pintoresca localidad de Braga, una villa que cuenta con una impresionante catedral medieval y un bello casco histórico. El Miño se caracteriza “sus valles cubiertos de viñedos, zonas montañosas salvajes, playas aisladas y pintorescos pueblos ribereños que parecen haber cambiado poco con el tiempo”.

Así, uno de sus rincones más mágicos es el Parque Nacional da Peneda-Gerês, el cual linda con Galicia y alberga un rico patrimonio natural. Este se puede recorrer gracias a la vasta red de senderos que incluye, de los cuales, algunos son de los más bonitos de Portugal.

Te puede interesar: Una de las joyas del gótico en Europa: una catedral de más de 150 metros de altura donde descansan los restos de los Reyes Magos

Coimbra

Coimbra, en Portugal (Shutterstock).
Coimbra, en Portugal (Shutterstock).

Coimbra es la ciudad universitaria por antonomasia en Portugal. Así, la localidad se eleva abruptamente desde el río Mondego, y su hermoso barrio medieval alberga una de las universidades más antiguas de Europa. Esto la otorga un ambiente juvenil que se refleja a la perfección en el turismo nocturno. A su vez, perderse por su casco histórico es una tarea obligatoria.

Parque Natural de la Sierra de la Estrella

La Serra da Estrela es la cadena montañosa más alta de Portugal. De esta forma, cuenta con unos paisajes de ensueño que se caracterizan por sus extensos y abruptos valles. A su vez, es el destino perfecto para los amantes del senderismo, pues cuenta con infinidad de rutas que conducen a parajes mágicos. “En el punto más alto del país, la cumbre de Torre, elevada artificialmente a 2.000 metros mediante la adición de un monumento de piedra no tan sutil, se puede hacer slalom por la única pista de esquí de Portugal”, señala Lonely Planet.

El Algarve

Ponta da Piedade en Lagos, Algarve, Portugal.
Ponta da Piedade en Lagos, Algarve, Portugal.

En esta selección no podía faltar el Algarve. Esta región de Portugal es un oasis gracias a sus costas y bellas playas. Durante el verano se convierten en uno de los destinos predilectos en Europa y no es de extrañar, pues cuenta con lugares que quitan el aliento. Así, se pueden encontrar playas ideales para familias, parques acuáticos y muchas aventuras al aire libre, desde paseos en bote hasta cuevas marinas escondidas y exploración de islas subdesarrolladas.