Esta es la subida de las pensiones prevista para 2024, según los datos del IPC

Las pensiones contributivas subirán un 3,8% el año que viene y las mínimas y las no contributivas en torno a un 6,8%

Compartir
Compartir articulo
Pensionistas
JCCM
(Foto de ARCHIVO)
14/10/2023
Pensionistas JCCM (Foto de ARCHIVO) 14/10/2023

Las pensiones contributivas subirán en 2024 un 3,8%, después de que la inflación haya cerrado noviembre en el 3,2%, según su dato adelantado. En el caso de las pensiones mínimas y no contributivas se incrementarán en torno al 6,8% según las últimas estimaciones del Gobierno.

La revalorización de las pensiones se calcula con la media de las tasas interanuales de inflación de los doce meses anteriores, esto es, desde diciembre de 2022 a noviembre de este año.

Te puede interesar: La inflación desciende al 3,2% en noviembre y señala la revalorización de las pensiones en 2024: un 3,8%

No obstante, para establecer el porcentaje exacto de la subida en 2024 hay que esperar a conocer el dato definitivo del Índice de Precios al Consumo (IPC) de noviembre, que el Instituto Nacional de Estadística (INE) publicará el próximo 14 de diciembre, y que variará en pocas décimas.

Nuevo récord en prestaciones

La nómina mensual de las prestaciones contributivas de la Seguridad Social en noviembre ha sido de 12.100,8 millones de euros para el pago de la mensualidad ordinaria. Junto con la nómina de este mes también se abona la paga extraordinaria de noviembre de 2023, por un importe de 11.823 millones de euros.

La nómina mensual ordinaria superó por primera vez en julio los 12.000 millones de euros y en noviembre vuelve a marcar un nuevo récord. Según datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, el gasto en pensiones se situó en el 11,5% del PIB en los últimos doce meses, por debajo de la de 2022 (11,7% del PIB), 2021 (12,1% del PIB) y 2020 (12,4% del PIB), año condicionado por el impacto de la pandemia sobre el PIB.

En noviembre se han abonado 10.101.961 pensiones contributivas, casi un 1,3% más que hace un año, a algo más de 9,14 millones de pensionistas. Tras la subida de las prestaciones indexadas al IPC aplicada desde principios de año, la pensión media de jubilación aumentó en noviembre un 9,4% interanual, hasta los 1.377,7 euros mensuales.

Cambios tras la reforma

Hasta 2021, en que se congelaron todas las pensiones menos las mínimas y las no contributivas, las prestaciones a los jubilados se revalorizaban cada año conforme a la inflación prevista y luego se abonaba una paga compensatoria si el índice de precios de consumo de noviembre era mayor a la subida fijada. Unos años antes en 2013 se aprobó un mecanismo de revalorización ligado a la situación financiera de la Seguridad Social, que establecía una subida mínima del 0,25 % mientras estuviera en déficit.

Para cobrar la pensión máxima de jubilación es indispensable haber cotizado la base máxima durante los últimos 25 años de vida profesional

Cinco años más tarde, en 2018, se derogó ese mecanismo con la recuperación de la denominada “paguilla” que se calculó con la media de las tasas interanuales de IPC de los últimos doce meses, en lugar de con el IPC de noviembre como era tradicional.

La subida del 3,8% es la que defenderá mañana el Ministerio de Trabajo en la mesa de diálogo social para negociar el salario mínimo interprofesional (SMI) para 2024. La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, aseguró la semana pasada que el SMI debe mantener el poder adquisitivo y subir en línea con la tasa media del IPC entre diciembre de 2022 y noviembre de este año, que estimó entonces que sería entre el 3,7 % y el 3,8 %.