La inflación desciende al 3,2% en noviembre y señala la revalorización de las pensiones en 2024: un 3,8%

Los carburantes y los paquetes turísticos se abaratan y se produce una subida de los precios de los alimentos menos pronunciada que la experimentada un año antes

Compartir
Compartir articulo
infobae

El Índice de Precios de Consumo (IPC) adelantado este miércoles por el INE registra una bajada de tres décimas de la inflación interanual en noviembre hasta el 3,2% en comparación con octubre. Este dato permite calcular la cifra que se usará para revalorizar las pensiones contributivas en 2024, ya que completa la serie que se usará para fijarla: la inflación media entre diciembre de 2022 y noviembre de 2023. El resultado es que la inflación promedio de este periodo se sitúa en el 3,77%, cuantía en la que se actualizarán las nóminas de las citadas pensiones.

Con la moderación de su tasa interanual en noviembre, la inflación vuelve a registrar descensos después de haber permanecido anclada en el 3,5% durante los últimos dos meses y cae a su menor nivel desde el pasado mes de agosto, cuando se situó en el 2,6%. La inflación desciende debido al abaratamiento de los carburantes y los paquetes turísticos y a una subida de los precios de los alimentos menos pronunciada que la experimentada un año antes. Por contra, los precios de la electricidad bajaron menos de lo que lo hicieron en noviembre de 2022.

Te puede interesar: El consumo de los hogares españoles es el que más cae de la eurozona, pero las familias gastan un 7,3% más por la inflación

El INE incorpora en el avance de datos del IPC una estimación de la inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos), que en noviembre bajó siete décimas, hasta el 4,5%, tasa 1,3 puntos superior a la del IPC general y la más baja desde abril de 2022, cuando se situó en el 4,4%. Desde el Ministerio de Economía consideran que el dato del IPC de noviembre es “una muy buena noticia” y permite que los salarios sigan “ganando poder adquisitivo”.

Subida de todas las pensiones

Todas las pensiones aumentarán incluso aunque no haya nuevos Presupuestos el uno de enero de 2024, según lo dispuesto en la reforma de las pensiones culminada en marzo de 2023. De hecho, las no contributivas y las mínimas lo harán seguramente por encima de la inflación, según lo contemplado en la ley, ligadas al umbral de la pobreza para eliminar progresivamente la brecha existente. Este tipo de prestaciones aumentaron un 15% en 2023, mientras que las contributivas subieron un 8,5% actualizadas con el IPC medio entre diciembre de 2021 y noviembre de 2022.

De esta manera, las pensiones mantendrán el poder adquisitivo pese a las subidas de precios, uno de los criterios principales que exigía Bruselas en el Plan de Recuperación a la hora de efectuar la reforma de las pensiones. Esto no fue así en la década anterior como consecuencia del Índice de Revalorización de Pensiones (IRP) introducido por la reforma de 2013, que permitía que los precios pudieran subir más que estas prestaciones.

Te puede interesar: Los nuevos cálculos de Bruselas que marcarán si hay exceso de gasto en pensiones son más pesimistas que los del Gobierno

Sin embargo, este blindaje del poder adquisitivo de los pensionistas conlleva aumentos del gasto público que se suman a la tensión que introduce en el sistema la jubilación de la generación del baby boom, una cohorte especialmente numerosa. Según los últimos datos, de noviembre de 2023, el gasto en pensiones contributivas mensual asciende ya a 12.100,8 millones de euros, un aumento del 10,9% respecto al mismo mes de 2022. También se eleva el número de pensiones un 1,27% interanual.