La vacilada de Alonso a sus ingenieros al no dejarle hacer trompos en Abu Dhabi: “Hice uno en la curva 1 de Las Vegas”

Con el cierre de la temporada de Fórmula Uno, los equipos se negaron a que sus pilotos realizaran los famosos ‘donuts’, obligándolos a que se fuesen directos al pit lane

Compartir
Compartir articulo
El piloto de Aston Martin Fernando Alonso. (REUTERS/Rula Rouhana)
El piloto de Aston Martin Fernando Alonso. (REUTERS/Rula Rouhana)

La temporada de Fórmula Uno tuvo su colofón en el Gran Premio de Abu Dhabi, con un claro ganador: Max Verstappen. El neerlandés, campeón mundial, volvió a demostrar su superioridad y cruzó la bandera de cuadros en primera posición. Su recompensa, y la que no tuvieron el resto de pilotos, fue poder poner el cierre haciendo trompos. Verstappen quiso deleitar a los espectadores con la realización de estas maniobras que tanto gustan a los espectadores y pilotos, y tan poco a los ingenieros y mecánicos de equipo.

No corrió la misma suerte para Fernando Alonso, que tras cruzar la línea de meta comunicó por radio: “Imagino que no me dejáis hacer trompos”. Desde su equipo fueron claros: “Negativo, tío”. Pero, como suele acostumbrar el español, quiso tomárselo con guasa y bromear con los ingenieros: “En verdad, hice uno en la curva 1 de Las Vegas, con uno es suficiente”. El de Aston Martin se refería a la situación que protagonizó, junto con su compatriota Carlos Sainz, en el debut del Gran Premio de Las Vegas. Ambos pilotos se fueron de largo en la primera curva del circuito, lo que llevó a que Alonso quedase trompeado por completo y se tocase con el Alfa Romeo de Valtteri Bottas. En cuanto al de Ferrari, no detuvo el monoplaza, y el coche al que no pudo evitar fue el Mercedes de Lewis Hamilton.

Te puede interesar: Sinner, tenista revelación que cambió los esquís por una raqueta y que es un potente rival para Alcaraz

Los ingenieros de Aston Martin no fueron los únicos que prohibieron esta maniobra a sus hombres, también Ferrari se lo impidió a Charles Leclerc. “¿Voy a hacer donuts, vale?”, pedía aprobación el monegasco, pero desde el equipo fueron contundentes: “Trompos no, por favor”. Esta decisión pareció no gustar al de Ferrari, quien dijo: “No puedo ni esto, joder”. Lo mismo le ocurrió a Alexander Albon, que tras un gran reconocimiento por parte de su equipo al finalizar el premio, preguntó: “¿Eso significa que puedo hacer donuts?”. “Ni de broma”, le respondieron sus ingenieros.

¿Por qué los ingenieros no quieren que sus pilotos realicen trompos?

Los donuts son una maniobra en la que los pilotos giran el volante completamente mientras se aplica potencia al motor, lo que hace que las ruedas traseras pierdan tracción y el coche gire sobre su eje. Esta acción no está expresamente prohibida por la FIA, aunque existen excepciones.

El problema está en que estos giros de 360º provocan que el motor esté constantemente al límite de revoluciones, lo que hace que trabaje más y comience a calentarse rápidamente. Al ser un movimiento estático, es decir, sobre el propio eje del monoplaza, no entra aire por las ruedas para enfriarlo. Sin esta posibilidad, los componentes empiezan a expandirse y cambiar de forma por el extremo de calor, lo que provoca degeneración y cambios en la forma y tamaño, y puede llegar a causar graves daños en el motor.

Los componentes de estos coches son muy sensibles a la par que caros, lo que al no estar diseñados para someterse a muchas revoluciones, puede resultar excesivamente caro para los equipos. Además del trabajo extra que supone para los mecánicos, que deben arreglar cualquier modificación sufrida en el monoplaza. Es por esta razón que los trompos se suelen realizar al final de temporada, cuando ya no tienen que volver a utilizar el coche.