Sinner, tenista revelación que cambió los esquís por una raqueta y que es un potente rival para Alcaraz

El italiano ha irrumpido en el panorama logrando la segunda Copa Davis para su país después de 45 años. En la cuarta posición del ranking ha conseguido eliminar a Djokovic y Carlitos

Compartir
Compartir articulo
El italiano Jannik Sinner durante su partido de individual en la Copa Davis ante el australiano Australia's Alex de Minaur. (REUTERS/Violeta Santos Moura)
El italiano Jannik Sinner durante su partido de individual en la Copa Davis ante el australiano Australia's Alex de Minaur. (REUTERS/Violeta Santos Moura)

Jannik Sinner (San Cándido, Italia, 2001) se ha consagrado como un referente para el tenis italiano y postula para estar entre un firme candidato al Número Uno del ranking mundial. Lo advirtió Novak Djokovic: “Entiendo la expectación que hay en Italia en torno a él. Será número 1 del mundo y ganará torneos de Grand Slam”. No iba mal encaminado, venció al serbio en la Copa Davis, aunque ya lo había hecho en los octavos de las ATP Finals, clasificó a su nación a la final del torneo y logró el punto definitivo para regalar a Italia la segunda Davis 47 años después. Venció a Álex Miñaur por un contundente 6-3 y 6-0.

Tiene 23 años, pero su corta edad no se asemeja a la gran trayectoria que proyecta, especialmente, en la recta final de esta temporada. Sinner ha escalado hasta la cuarta posición del ranking mundial, pero lo cierto es que sus inicios en el deporte no estuvieron siempre centrados en el tenis. El italiano compaginaba el deporte de raqueta con el fútbol y el esquí. Ganó una competición nacional en el deporte de invierno a los ocho años, y fue a los trece cuando decidió centrarse exclusivamente en el tenis. “Elegí el tenis porque me gusta jugar. Esquiar se basa en una bajada de un minuto y medio por la colina, si cometes un error todo se acaba. En el tenis todavía puedes cometer algunos errores y ganar, por eso lo elegí. Físicamente, creo que es mejor para mí, disfruto jugando, así que espero que haya sido la elección correcta”, valoró Sinner hace un año antes de los octavos de Indian Wells.

Te puede interesar: Martín Landaluce, nueva perla del tenis español: alcanza el top-500 con 17 años

Esta temporada ha conseguido grandes logros, entre ellos, vencer a Nole dos veces en menos de quince días. Lo hizo en los octavos de final de las ATP Finals, y aunque en la final el serbio desbancó la inmunidad del italiano, este quiso devolver la jugada dejando a Croacia sin opciones de revalidar la Davis de 2010. Bajo las órdenes de Simone Vagnozzi, Sinner ha levantado este año el título ATP 500 de Viena y Pekín, y los Masters 1.000 de Canadá y Montpellier. Su juego llama a ser uno de los tenistas revelación de cara a la próxima temporada, con opciones de pelear por el trono mundial. El 2023 lo ha acabado con un balance positivo de 190 victorias frente a 74 derrotas.

Su debut en el tenis profesional llegó a los 16 años, cuando ya comenzó a jugar eventos profesionales. Justo con la mayoría de edad recién cumplida, ganó el premio ATP a la irrupción del año 2019, colándose en el Top-100. Y justo un año después, en 2020, consiguió su primera decena de victorias ante tenistas metidos entre los diez mejores del mundo. Fue el más joven en colarse en los cuartos de Roland Garros desde que el serbio lo consiguiese en 2006, y el primero en llegar en su año de debut, desde Rafa Nadal en 2005.

La bestia negra de Carlos Alcaraz

Este año se han enfrentado en tres ocasiones, las tres rondas de semifinales, y la balanza cae para el lado italiano. Carlos Alcaraz siempre ha tenido claro que la rivalidad con Jannik Sinner será lo más parecido a la que han mantenido los miembros del Big Three. “Tenemos una rivalidad muy positiva, él me va a hacer mejor jugador”, comentaba el año pasado el español en una entrevista a Tennis TV. “Voy a esforzarme para mejorar y tratar de ganarle y él hará lo mismo pensando en mí; nos vamos a empujar el uno al otro para ser mejores… como Nadal, Federer y Djokovic hacían cuando eran más jóvenes”, asegura confesando que fuera de la pista son buenos amigos. Misma opinión tiene el italiano. “¿Una rivalidad con Alcaraz como la de Nadal y Federer? Espero que sí. Somos jóvenes, pero jugamos un tenis increíble y cuando nos enfrentamos aumentamos el nivel al máximo”.