La amenaza de Podemos sobre el apoyo a los presupuestos de Sánchez: “PSOE y Sumar querían comprar nuestro silencio”

En Sumar no creen que Podemos junte sus votos a los del PP, la ultraderecha y Unión del Pueblo Navarro y le quitan importancia a las amenazas de los morados, afirmando que no habrá ningún tipo de indisciplina cuando llegue el momento de votar

Compartir
Compartir articulo
Ione Belarra, secretaria general de Podemos. (Eduardo Parra - Europa Press)
Ione Belarra, secretaria general de Podemos. (Eduardo Parra - Europa Press)

Pedro Sánchez ya ha formado Gobierno. No obstante, ahora tiene la difícil tarea de gobernar con una de las mayorías parlamentarias más complicadas de la historia de la democracia. Las exigencias de los partidos nacionalistas e independentistas no serán las únicas que deberán satisfacer: Podemos está preparando el terreno para negociar con Sánchez de tú a tú su voto afirmativo a los Presupuestos Generales del Estado y acusan a PSOE y Sumar de haber intentado “comprar su silencio”.

La secretaria general de los morados, Ione Belarra, insiste en esta posibilidad, a pesar de que Sumar, durante la negociación con Podemos, antes de las elecciones generales del pasado 23 de julio, se protegió las espaldas ante la posibilidad de que alguna de las fuerzas que integrara la coalición pudiera romper la disciplina de voto. Para evitarlo, Sumar prepara un reglamento sobre el funcionamiento interno del grupo con régimen disciplinario incluido, con el propósito de sancionar a aquellos parlamentarios que se desvíen del sentido del voto que marque la dirección del grupo parlamentario.

Te puede interesar: Pedro Sánchez reconoce que el verificador “puede ayudar” en el diálogo con Junts por la “desconfianza” mutua

El nivel de tensión es muy alto, tanto que Belarra no disimula lo más mínimo al explicar la situación: “Lo digo honestamente, creo que estamos en un momento en el que todas las cartas están boca arriba. Si se valorara el trabajo de Podemos, yo creo que se hubiera contado con Podemos para participar de la gobernabilidad”. Esta situación deja entrever que, hoy por hoy, sería muy complicado recoser las heridas abiertas entre ambas formaciones. De hecho, la estrategia de Podemos sería culpabilizar a Sumar de las posibles decisiones que vayan tomando a lo largo de la legislatura.

Yolanda Díaz y Belarra comparten acto por primera vez en un acto de campaña para el 23-J el pasado 17 de julio. (Iván Delgado - Europa Press)
Yolanda Díaz y Belarra comparten acto por primera vez en un acto de campaña para el 23-J el pasado 17 de julio. (Iván Delgado - Europa Press)

5 de los 31 diputados son de Podemos

Con los resultados del pasado 23 de julio sobre la mesa, de los 31 diputados que logró Sumar, cinco de ellos son miembros de Podemos, y con una mayoría absoluta tan ajustada, sin esos cinco votos, el Gobierno perdería la posibilidad de aprobar la ley anual más importante: los Presupuestos Generales del Estado.

Te puede interesar: Reyerta a machetazos tras el encendido de las luces de Navidad en la Puerta del Sol: un herido y seis pandilleros detenidos

Sus cinco votos se unirían a los del Partido Popular, los de Vox y el diputado de UPN, por lo que, con los 171 votos que suman estas tres fuerzas, se añadirían a la cuenta 5 votos, llegando a la cifra mágica de los 176, la mayoría absoluta. Con este escenario, Belarra se enfrenta a la posibilidad de votar con las derechas y las consecuencias de su estrategia. Sin embargo, al mismo tiempo, también le permite intentar hacer valer sus votos y reivindicarse como fuerza independiente.

Para los morados, la clave está en recuperar la voz que han perdido al no tener ningún asiento en el Consejo de Ministros. Una voz que, según Podemos, tanto Yolanda Díaz como el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, han intentado silenciar: “Ellos querían comprar silencio, que no hablemos y no tengamos ruedas de prensa”. Podemos celebra el sábado su Consejo Ciudadano donde decidirán sus próximos pasos.

Por su parte, los de Yolanda Díaz evitan hacer referencia a las quejas de Podemos y apuntan a que el grupo parlamentario de Sumar es una sola voz y que no habrá ningún tipo de indisciplina cuando llegue el momento de votar en el pleno del Congreso de los Diputados.