Samu Omorodion congela al Barça y adelanta al Alavés a los 18 segundos con un gol histórico en LaLiga

El delantero, cedido por el Atlético en el cuadro babazorro, anotó a los 18 segundos el tanto más rápido en la historia de la entidad vasca en el campeonato doméstico

Compartir
Compartir articulo
Los jugadores del Alavés celebran el gol de Samu Omorodion (REUTERS).
Los jugadores del Alavés celebran el gol de Samu Omorodion (REUTERS).

Montjuic aguardaba expectante para asistir a lo que se auguraba la fiesta de Joao Félix. El futbolista luso regresaba a la titularidad, tras su suplencia europea, con la esperanza de reencontrarse con su versión de inicio de temporada, cuando marcó tres goles y repartió tres asistencias en sus primeros cuatro encuentros. Desde entonces, los partidos han ido sucediéndose hasta llegar a la decena sin que el portugués vuelva a celebrar.

Sin embargo, el intento de festival de Joao Félix lo ahogó otro futbolista vinculado con el Atlético de Madrid: Samu Omorodion. El atacante español sorprendió a la zaga azulgrana con su tercer gol de LaLiga, segundo con el Alavés, a los 18 segundos de partido. Uno de los goles más rápidos del torneo, y eso que fue el Barça quien arrancó el choque sacando de centro. La pérdida de Gündogan en el centro del campo desembocó en el gol de Omorodion tras culminar el centro tenso y preciso de Javi López. 18 segundos, lo que traducido significa el gol más tempranero de la historia del Alavés en Liga.

Te puede interesar: Lewandowski se reivindica y rescata al Barça ante el Alavés

Pudieron ser más y récord negativo del Barça

El contador de Omorodion paró en el primer número, pero bien pudieron ser dos o incluso tres goles los que hubiera festejado antes de llegar al descanso. Samu recibió en el área, ganó el cuerpeo con Koundé y sacó un latigazo al lateral de la red. Apenas se había llegado al primer cuarto de hora de encuentro y Omorodion ya podía llevar un doblete en su cuenta particular, que hubiera sido un hat trick de haber estado preciso de cara a puerta.

El delantero del Alavés Samu Omorodion durante el partido correspondiente a la jornada 13 de LaLiga este domingo ante el Barça (EFE).
El delantero del Alavés Samu Omorodion durante el partido correspondiente a la jornada 13 de LaLiga este domingo ante el Barça (EFE).

Minutos más tarde recibió incrustado entre Iñigo y Koundé, les dejó atrás con la galopada, pero en el mano a mano con Ter Stegen la mandó fuera. Los aplausos de Montjuic en la previa del partido se tornaron en tímidos silbidos tras el arranque de su equipo. No es la primera vez esta temporada en LaLiga que los azulgranas quedan retratados en los primeros instantes de un partido. Bryan Zaragoza superó a Ter Stegen cuando solo se habían jugado 12 segundos del choque en Granada. Entonces, el pasado 8 de octubre, fue Gavi el que perdió el balón. El partido concluyó en 2-2.

Joao Félix, negado

Joao Félix no solo le gusta al presidente, nos encaja a todos. Es un talento natural, un jugador rápido que puede jugar por la izquierda, por dentro, se puede adaptar a las tres posiciones de arriba”, argumentó Xavi mientras el portugués brillaba sobre el césped. Sin embargo, desde aquella declaración del técnico azulgrana a mediados de septiembre, Joao Félix no ha vuelto a ver puerta. Once partidos consecutivos, contando el del Alavés, en el dique seco y con tan solo dos asistencias en su haber.

Te puede interesar: Joao Félix se desinfla: firma su peor arranque goleador desde que juega en España y siembra dudas entre Barça y Atlético

Números que empeoran si nos centramos en los guarismos ligueros: doce jornadas y un único gol. Datos traducidos en el peor arranque de temporada del portugués desde que compite en LaLiga. El rendimiento del luso ha descendido tanto que incluso Xavi prescinde de él en momentos importantes. En Anoeta, cuando su equipo no pasaba del empata ante la Real Sociedad, decidió sustituirle por Lamine Yamal. “El empate no nos valía. Hemos hecho cambios para ganar. Hemos ido a por el partido”, explicó el técnico azulgrana al ser cuestionado por la sustitución del luso que ante el Alavés dejó escapar otra oportunidad para que su talento ganase a la irregularidad.