¿Qué hacía Einstein en su tiempo libre? Los pasatiempos de uno de los genios más prolíferos de la historia

Aunque cotidianamente se nos exige ser siempre productivos, la forma de vida de Einstein nos recuerda la importancia de la relajación y el ocio

Guardar

Nuevo

Aunque Einstein trabajaba unas 10 horas al día, también era el mismo tiempo que descansaba. Además, dedicaba tiempo a su recreación y ocio para tener la mente fresca al regresar al trabajo. (Especial)
Aunque Einstein trabajaba unas 10 horas al día, también era el mismo tiempo que descansaba. Además, dedicaba tiempo a su recreación y ocio para tener la mente fresca al regresar al trabajo. (Especial)

“Las personas de éxito utilizan este tiempo para ser productivos”, es una frase común que encontramos en diferentes lugares. El internet está plagado de artículos, noticias y videos donde se desglosan consejos para ser más productivos, para que en nuestros descansos los utilicemos para saber qué está viendo el mundo, para escuchemos podcast o nos mantengamos informados. En general, para “no desperdiciar tiempo”.

Es muy común encontrar diferentes lecturas sobre lo que hacen las personas de éxito, sobre todo los multimillonarios del mundo como Elon Musk, Jeff Bezos o Bill Gates. Sin embargo, muchas veces aunque se apliquen las rutinas de dichas personas, simplemente no se logran los objetivos deseados, sobre todo porque nuestra mente no está realmente despejada o descansada.

Y aunque es un hecho que ningún éxito se logra sin esfuerzo, también es importante tener espacios en los que no todo se trate de “hacer más” o “siempre ser productivo”. Esta idea era apoyada por Albert Einstein, el renombrado físico cuya mente cambió para siempre nuestra comprensión del universo.

Para Elon Musk, uno de los empresarios más exitosos de nuestros tiempos, las vacaciones no son una opción en su vida. (Especial)
Para Elon Musk, uno de los empresarios más exitosos de nuestros tiempos, las vacaciones no son una opción en su vida. (Especial)

¿Qué hacia Albert Einstein en su tiempo libre?

Aún cuando resulte poco creíble, el físico alemán, famoso por sus inventos e inteligencia, tenía un lado menos conocido: sus pasatiempos y descansos creativos. Detrás del genio científico también había un hombre que valoraba el tiempo libre y la exploración de intereses diversos.

Albert Einstein (1875-1955) es autor de la teoría de la relatividad que cambió los conceptos que antes se tenían sobre el espacio y el tiempo. En la actualidad, de la mano con la teoría cuántica, es uno de los pilares de la física moderna.

En total, Einstein trabajaba 10 horas al día, seis días a la semana. Además, tenía la inmensa capacidad de concentrarse en el trabajo durante largos periodos de tiempo. Sin embargo, él consideraba que algo bueno solo surgiría si estaba en un ambiente controlado.

“Ten en cuenta que además de las ocho horas de trabajo, cada día también tiene ocho horas para hacer tonterías, y además está el domingo”, es una de las frases que Albert Einstein daba para hablar sobre el descanso y la recreación.

Él era de la idea de que las personas ocupadas nunca pueden hacer maravillas en su vida, algo grandioso sucede cuando una persona se relaja. Y es que tomarse un tiempo libre proporciona un escape vital de la vida cotidiana. Y aunque era una persona que la mayor parte de su tiempo lo ocupaba en pensar, varias de las actividades que hacia le ayudaban a tener la mente más clara cuando necesitaba tener ideas frescas.

Einstein fue una de las mentes más brillantes de la humanidad.  (Netflix)
Einstein fue una de las mentes más brillantes de la humanidad. (Netflix)

Para el científico era sumamente importante estar relajado, tranquilo y descansado, por lo que algunos de sus pasatiempos predilectos eran los siguientes:

Música y violín

Uno de los pasatiempos más queridos de Einstein fue la música. Aprendió a tocar el violín a una edad temprana y encontraba gran placer en la práctica diaria. Para él, la música no solo era un escape relajante, sino también una fuente de inspiración creativa.

Tocaba el violín y cuando se sentía mentalmente agotado; tocaba música hasta que un nuevo pensamiento lo sacara de su frustración.

Paseos solitarios

Einstein era conocido por sus largos paseos por la naturaleza. Durante estos momentos de soledad, encontraba espacio para reflexionar, liberar su mente del estrés y permitir que nuevas ideas florecieran. Para él, la conexión con la naturaleza era vital para mantener un equilibrio entre su vida intelectual y su bienestar emocional.

Ya sea haciendo una caminata o en su pequeño velero, Albert Einstein gustaba de estar solo y despejar su mente viendo la naturaleza. De acuerdo con Medium, el físico tenía una cabaña rural en Alemania con un modesto bote, cerca de un lago. Cuando migró de Alemania a Estados Unidos, a veces alquilaba una casa de playa en Long Island Sound, donde también tenía acceso a un pequeño velero.

Albert Einstein disfrutaba de paseos solitarios, ya sea en caminatas o en su pequeño velero, pues así despejaba su mente. (Especial)
Albert Einstein disfrutaba de paseos solitarios, ya sea en caminatas o en su pequeño velero, pues así despejaba su mente. (Especial)

Cuando estaba en Princeton caminaba por el campus de la universidad y cuando tenía una buena idea, regresaba a un salón de clases para ocupar el pizarrón y llenarlo de ecuaciones variadas.

Ajedrez

El ajedrez era otro de los pasatiempos favoritos de Einstein. A menudo jugaba partidas con amigos y colegas, encontrando en este juego una forma de ejercitar su mente de manera lúdica y estratégica. Para él, el ajedrez era más que un juego; era un ejercicio mental que estimulaba su capacidad de pensamiento abstracto.

La vida de Albert Einstein nos recuerda la importancia de tener pasatiempos y descansos creativos. Aunque es fácil caer en la trampa del trabajo constante y la productividad sin fin, Einstein mostró que el tiempo dedicado a actividades que nos apasionan y que nos permiten relajarnos puede ser igualmente valioso.

En una entrevista con elDiario.com, el físico y filósofo alemán Stefan Klein habló sobre su libro El Tiempo en el que comenta al igual que en la teoría de Einstein, el tiempo es relativo dentro de nuestras cabezas por lo que puede acortarse o estirarse dependiendo las situaciones.

Aunque apuntó en la plática con dicho medio español que las nuevas generaciones tienen más tiempo de ocio, así como más esperanza de vida, pasan más tiempo agobiadas en comparación con las personas más longevas, sobre todo por el bombardeo de información con el que se vive.

En la actualidad se busca que todo el tiempo que tengamos sea productivo. Sin embargo, para que la mente tenga un trabajo óptimo debe tener un óptimo descanso y momentos de relajación y diversión - (Imagen Ilustrativa Infobae)
En la actualidad se busca que todo el tiempo que tengamos sea productivo. Sin embargo, para que la mente tenga un trabajo óptimo debe tener un óptimo descanso y momentos de relajación y diversión - (Imagen Ilustrativa Infobae)

Por otro lado, el filosofo italiano Nuccio Ordine, quien fue galardonado con el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades en 2023, dijo en entrevista con la revista digital Ethic que la sociedad ha olvidado lo que realmente significa tiempo libre y de ocio, Y que incluso ese es uno de los grandes problemas de la educación, pues se busca crear a futuros empleados en lugar de personas con un pensamiento independiente y crítico.

“Ahora la escuela y la universidad están enfocadas hacia un saber práctico, que se considera la respuesta adecuada para plantear la educación. (...) Esta idea de profesionalizar el estudio en la enseñanza es una locura total. La mejor respuesta a todo esto se encuentra en Aristóteles: cuando le preguntaron en su época para qué sirve la filosofía, respondió que era inútil. No sirve porque la filosofía no es servil, la filosofía te enseña a ser un hombre libre. Cuando surge esta idea del saber útil, de profesionalizar la escuela, de mirar únicamente al mercado, significa que hemos perdido totalmente la idea de la importancia del conocimiento como experiencia en sí: estudiar para ser mejores”, destacó en la primera pregunta de la charla con Ethic.

Al darle espacio a nuestra mente para explorar intereses diversos y desconectar del trabajo, podemos rejuvenecer nuestra creatividad y encontrar nuevas perspectivas que enriquezcan nuestras vidas tanto personal como profesionalmente.