Inteligencia Artificial para crear contenido educativo: una realidad que ya existe

“La intersección de la IA y la pedagogía es fascinante”, dice la autora de esta columna. “Con su capacidad para generar contenido contextual de alta calidad podemos elaborar un programa en un tiempo récord”

Compartir
Compartir articulo
Melina Maurer, Learning Producer Manager de Ticmas
Melina Maurer, Learning Producer Manager de Ticmas

La Inteligencia Artificial está avanzando significativamente en el mundo de la generación de contenidos educativos y está revolucionando la manera en la cual los creamos. Pero, ¿por qué se considera revolucionario? En primer lugar, su capacidad para comprender y responder a las consultas es sin precedentes, lo que hace que las interacciones sean más naturales y fluidas. Además, su amplia base de datos le permite abordar una amplia variedad de temas con precisión.

En el ámbito de la creación de contenidos educativos, la IA abre horizontes inexplorados. Imaginemos un curso personalizado que se adapta en tiempo real a las necesidades de cada estudiante, ofreciendo respuestas y recursos adaptados a cada pregunta formulada. La IA nos puede ayudar a diseñar programas, crear escenarios pedagógicos interactivos e incluso proporcionar tutoría en tiempo real. Transforma la formación de una simple transmisión de información en una experiencia de aprendizaje dinámica e interactiva, haciendo que la educación sea más accesible y atractiva para todos.

La intersección de la IA y la pedagogía es fascinante. Con su capacidad para generar contenido contextual de alta calidad podemos elaborar un programa en un tiempo récord. Simplemente al proporcionar objetivos y temas deseados, esta tecnología puede ofrecer un plan de estudios estructurado, actividades interactivas e incluso evaluaciones en cuestión de segundos. Esta rapidez es una bendición para educadores e instituciones educativas que buscan adaptarse rápidamente a las cambiantes necesidades de los aprendices.

Desde Ticmas sabemos que la IA es una herramienta poderosa, pero la ingeniería pedagógica sigue siendo esencial. ¿Por qué? Porque la tecnología, por avanzada que sea, no puede reemplazar la experiencia humana en materia de aprendizaje.

La inteligencia artificial puede ser una herramienta clave en la educación (Imagen ilustrativa Infobae)
La inteligencia artificial puede ser una herramienta clave en la educación (Imagen ilustrativa Infobae)

La ingeniería pedagógica garantiza que el contenido generado por IA no sólo sea relevante, sino que también esté estructurado de manera que facilite la comprensión, retención y aplicación del conocimiento. Asegura que los programas creados cumplan con los estándares educativos, al tiempo que ofrecen una experiencia de aprendizaje enriquecedora y significativa. Combinando el poder de IA con una sólida ingeniería pedagógica, realmente podemos transformar la educación para mejor.

La IA, con sus capacidades de análisis y generación de contenido, puede transformar las experiencias educativas mediadas por tecnología. Puede personalizar los caminos de aprendizaje según las necesidades individuales, ofrecer recursos adicionales en tiempo real y crear escenarios interactivos basados en las respuestas de los aprendices. Además, la IA puede simular conversaciones, ofrecer tutoriales y retroalimentación instantánea, lo que hace que el aprendizaje en línea sea tan atractivo y efectivo como las sesiones presenciales.

Como manager del área, trabajo codo a codo con el equipo de IT. Buscamos capacitar a nuestro equipo de diseñadoras de aprendizaje. No sólo es importante formarnos en IA, sino que buscamos estar actualizados en las últimas tendencias educativas para poder proponer experiencias de aprendizaje innovadoras.

En este marco de formación, tengo la suerte de haber sido seleccionada a una beca en la Sorbonne (París) para profundizar y mejorar mis conocimientos en IA y educación. Esta instancia formativa es de dos meses con modalidad virtual y las dos últimas semana presenciales en París.

La IA es un nuevo horizonte que ya está aquí y en Ticmas la abrazamos, sabiendo que la inteligencia humana la creó y ahora debe usarla.