Alejandro Finocchiaro, ministro de Educación de la Nación
Alejandro Finocchiaro, ministro de Educación de la Nación

Desde este miércoles, el gobierno nacional, a través de la sociedad estatal Educar, pedirá colaboración a empresas, ONGs y universidades para diseñar y desarrollar tecnología que luego se utilizará en el aula. Los encuentros, que serán mensuales, llevan el nombre de HUBs y buscan formar una red para compartir información.

En cada encuentro, los empresarios presentarán proyectos e investigaciones en el campo de la tecnología educativa. Un jurado de tres funcionarios del Ministerio de Educación elegirá a las tres iniciativas que consideren de mayor impacto. Luego esos programas se implementarán en una muestra de escuelas y se medirán sus resultados en el corto plazo.

"Se trata de un consorcio de información abierta, una sinergia. Va a ser el primer HUB de la Argentina", destacó Alejandro Finocchiaro, ministro de Educación nacional. "Es importante que nos vinculemos con las startups y académicos que disponen de investigaciones. Ellos nos pueden decir qué aspectos tenemos que cambiar para no quedar desactualizados. Los dispositivos que hoy son modernos, es probable que mañana ya dejen de serlo", continuó.

Según aclararon los funcionarios, los HUBs tendrán una doble función: por un lado, estar al tanto de avances en innovación, para no quedar relegados. Pero, por otro, dar a conocer las líneas que está trabajando el ministerio para que las empresas desarrollen los dispositivos antes de la licitación. Dieron un ejemplo: los robots que se distribuirán en los jardines de infantes debieron comprarse en el exterior porque ninguna compañía local los tenía en stock.

Doctora Liliana Casaleggio, gerenta general de EDUCAR S.E., junto a Finocchiaro
Doctora Liliana Casaleggio, gerenta general de EDUCAR S.E., junto a Finocchiaro

"La estrategia de la política educativa ya está definida y eso lo define el Ministerio de Educación nacional. No dependemos de lo que recomiende el HUB, pero sí creemos que se pueden extraer buenas ideas. Es un punto de partida para conformar una red de trabajo que nos permita pensar contenidos y herramientas innovadoras", agregó Finocchiaro.

De los encuentros buscarán que surjan iniciativas en desarrollo de software, plataformas de aprendizaje, producción de materiales didácticos y que se compartan experiencias de innovación exitosas con sus respectivas evaluaciones de impacto.

De concretarse, las iniciativas que allí surjan podrían tener un correlato en el plan de alfabetización digital Aprender Conectados, que reemplazó al Conectar Igualdad que impulsaba el kirchnerismo. El año pasado se aprobaron los núcleos de aprendizajes prioritarios (NAPs) en programación y robótica. Es decir, la educación digital pasó a ser obligatoria desde nivel inicial hasta la secundaria.

Todavía la aplicación es incipiente. Mientras distribuyen los equipos, las provincias tienen plazo hasta septiembre del año que viene para hacer su adecuación curricular, ya sea para incluir la tecnología como una materia aparte o para que se dicte en forma transversal con otras asignaturas como matemática o lengua. Desde el ministerio recomiendan dos figuras: un referente docente y alumnos promotores; ambos que velen por que la educación tecnológica se refleje en el aula.

Una de las apuestas principales es llevar internet a todas las escuelas. De acuerdo con cifras oficiales, al momento hay 14.200 escuelas con conectividad. Para fin de año, esperan que 5 millones de alumnos de escuelas públicas -poco más de la mitad del total- puedan navegar en el aula.

En los próximos días, se comenzarán a distribuir series educativas. Cada una tiene cerca de 50 videos con 400 recursos didácticos para emplear en el aula, ya sea videojuegos o actividades interactivas. Los videos buscan "hablar el lenguaje del chico". Por eso, en jardín y primer ciclo de primaria, los protagonistas son dibujos animados. Ya en el segundo ciclo, hay una narración en modalidad youtuber y en secundaria participan actores.

"No se puede dejar afuera a la tecnología. Cada vez más prácticas sociales están mediadas por ella. Estamos en un momento de transición hasta que se apliquen los nuevos NAPs. Con las series buscamos que la escuela no quede afuera de los consumos culturales actuales. Que los estudiantes reciban contenidos actuales, vigentes y motivadores", planteó Florencia Ripani, directora nacional de Innovación Educativa.

Seguí leyendo: