Los seres humanos compartimos el planeta con casi 9 millones de especies diferentes. La gran mayoría son insectos y sólo una cuarta parte del total conviven en el océano. Sucede que el tiempo es relativo, pero mucho más para una serie de organismos que habitan el planeta desde tiempos inmemorables.

La artista y fotógrafa Rachel Sussman expuso en su último proyecto The Oldest Living Things in the World fotografías de los organismos vivos más longevos del planeta.

Basándose en la taxonomía biológica ideada por Carl Linnaeus, científico sueco, hace 250 años, un grupo de investigadores liderado por el doctor Camilo Mora, de la Universidad Dalhousie en Halifax, Nueva Escocia, llegó a la asombrosa conclusión de que el 86% de todas las plantas y animales terrestres y el 91% de las criaturas marinas aún no han sido descubiertas.

Los humanos no pueden ni compararse con la extensión de vida de algunas especies (Getty)
Los humanos no pueden ni compararse con la extensión de vida de algunas especies (Getty)

El ser humano, en comparación con los seres vivos, se queda demasiado corto en cuanto a longevidad se respecte. Por ejemplo, la tortuga de galápagos, una de las mas viejas en registro, tiene 184 años. La ballena de Groenlandia, sin embargo, es el mamífero más longevo: 200 años.

Entre los vertebrados, el que más puede vivir es el tiburón de Groenlandia. Se estima que tenía, al momento de su muerte, 400 años. En el reino de los invertebrados, la almeja de océano más longeva posee 507 años. ¿Qué ocurre con los vegetales? La lomatia trasmánica, por ejemplo, es un árbol que puede vivir hasta 300 años, pero tiene la capacidad de clonar versiones más jóvenes de si mismo.

¿Los más longevos? Las bacterias. Se encontraron, en Siberia, bacteras congeladas que se estiman de 500 mil años.

Son muchas las especies que conviven en los océanos (Getty)
Son muchas las especies que conviven en los océanos (Getty)

Analizando la información existente sobre la clasificación de las especies, los científicos detectaron patrones entre agrupaciones jerárquicas que les sirvieron para inferir la existencia de las formas de vida que todavía no han sido descritas. Sus cálculos indican que 7.8 millones de animales, 298 mil plantas, 611 mil hongos, 36 mil protozoos y 27 mil 500 tipos de alga permanecen desconocidos. Los investigadores no se atrevieron a dar una estimación del número de bacterias.

Que solo una cuarta parte viva en el océano es sorprendente, teniendo en cuenta que el 70% de la superficie de la Tierra es agua.

Describir nuevas formas de vida, a posteriori de haberlas identificado, requiere de tiempo y dinero. Mucho dinero. Al ritmo actual, 300 mil especialistas en la materia podrían necesitar alrededor de 1.200 años en hallar y clasificar a todas las especies desconocidas. Durante este tiempo, muchas de ellas se habrán extinguido antes de que los humanos podamos conocerlas.

Los autores del estudio, publicado en PLOS Biology, admitieron que su esfuerzo se basó en conocimiento imperfecto, debido a que aún se desconoce la extensión de la biodiversidad. No obstante, sus conclusiones han sido aceptadas por la comunidad científica como razonables.

LEA MÁS: