Las ilusiones ópticas creadas por Anna Devís y Daniel Rueda, dos arquitectos residentes en Valencia, son furor en Instagram. Los profesionales que reinterpretan las construcciones de las ciudades que visitan y luego vuelcan sus trabajos creativos en la red social.

1- Llueven colores

Anna Devís y Daniel Rueda
Anna Devís y Daniel Rueda

Anna Devís y Daniel Rueda son un fenómeno en Instagram. Sus historias, relatos diseñados en forma de ilustración y fotografiados, están capturados dentro de estructuras arquitectónicas con las que la pareja juega. Estos son alguno de los cuadros que componen y la historia que tienen detrás, contada por Anna Devís. "Esto era una fachada en Munich, el centro comercial MIRA. En nuestra estética los paraguas son muy recurrentes porque nos dan mucho juego. En este último viaje a Austria, aunque no lloviera, yo me llevé tres, de colores, en la mochila. Por ejemplo, en Argentina el paraguas completaba uno de los círculos de la biblioteca nacional en una de nuestras fotos. Y lo usamos para un montón de cosas".

2- Tobogán

Anna Devís y Daniel Rueda
Anna Devís y Daniel Rueda

Devís (@Anniset, 179.000 seguidores) y Rueda (@DrCuerda, 250.000), todavía veinteañeros, se plantean dedicarse cien por cien a su proyecto, una galería que nació en Instagram y que ha atraído a marcas como Smart, Iberia o Swatch, que el año pasado colgó uno de sus diseños en sitios tan emblemáticos como el metro de Sidney o Times Square. "Esta foto la hicimos en Munich, como parte de una colaboración con Smart. Ese edificio es la Pinakothek (Barer Str. 29). Estuvimos horas allí y se nos ocurrió que aquello podía ser un buen tobogán. Nos gusta mucho jugar con la arquitectura y allí había pilares gigantes. Siempre intentamos describir de forma alegre y divertida. La superficie escurría mucho, así que tuvimos que hacer esto rápido. Cuando viajamos, los conceptos de las fotos tienen que ser así".

3- Poesía visual

Anna Devís y Daniel Rueda
Anna Devís y Daniel Rueda

El proyecto de Anna Devís y Daniel Rueda es pura poesía visual inspirada en la arquitectura. Su estilo, "alegre, positivo y espontáneo", explica Devís, suma ya medio millón de seguidores entre las cuentas personales de ambos en Instagram. "Esto es un aeródromo en Córdoba, Argentina. Aquello fue una experiencia total. Aquel día volamos en avioneta, pero otro, montamos a caballo, cabalgando hasta las cimas de las montañas. En este hangar la gente va a tirarse en paracaídas o a pilotar avionetas. Nosotros una pequeña, y aquello fue como una montaña rusa. Después tuvimos oportunidad de hacer fotos y al ver la escalera de subir a los aviones dijimos: ¡aquí! Y cogimos la escalera (¡y el globo!)".

4- Escamas de dragón

Anna Devís y Daniel Rueda
Anna Devís y Daniel Rueda

@DrCuerda y @Anniset son arquitectos y residentes en Valencia, pero no solo viven de la arquitectura. Daniel es fotógrafo y Anna ilustradora, y sus creaciones son la combinación de ambas facetas. "Este edificio es el palacio Barolo, de Argentina (Avenida de Mayo, 1370). Nos recordaba como a las escamas de un dragón. El palacio es increíble porque desde arriba se ve todo Argentina. Es como subir en un ascensor hasta el cielo. El edificio está inspirado en la divina comedia, planta a planta. De hecho tiene un faro que dejó de funcionar porque molestaba, pero la vista es 360. Nosotros fuimos al atardecer y no esperábamos esta terraza, porque dentro es muy recargado y oscuro".

5- Jugando con formas

Anna Devís y Daniel Rueda
Anna Devís y Daniel Rueda

Reconocen que no saben "mirar la ciudad sin verla como un escenario" y se fijan en todo. "Nos pierden los edificios con escala", cuenta Devís, "y muchos los usamos tal como están, pero otros los diseñamos, los dibujamos antes, y podemos pasar horas hasta que conseguimos que la foto sea exacta al dibujo". "Esto es Madrid. Es el museo ABC (Calle Amaniel, 2), un museo de la ilustración que a mí me encanta. Esta foto la hicimos justo cuando nos fuimos a Copenhague. La fachada invita mucho a jugar, que es lo que nosotros hacemos; jugamos con las formas. Y como en la maleta teníamos la bufanda… ¡pues jugamos con ella!".

6- Sin photoshop

Anna Devís y Daniel Rueda
Anna Devís y Daniel Rueda

"Lo pintamos todo, excepto si estamos de paso por una ciudad y no tenemos tiempo; entonces ideamos y ejecutamos rápidamente la idea", explica Devís. "Esto es un montaje pensado, diseñado y ejecutado con cosas que teníamos por casa. El fondo es papel de mesa; las manos nos las pintamos. Las mangas que están cortadas, y eso es obra de mi madre, la escaparatista. Todo lo que se ve es real. Teníamos unas sillas viejas, unas lámparas… Lo dibujamos todo antes y quedó muy bien".

7- Dentro de la escena

Anna Devís y Daniel Rueda
Anna Devís y Daniel Rueda

"El juego empezó sin darnos cuenta", dice Devís, "metíamos al otro en la escena porque contamos historias y necesitábamos que alguien la protagonizase". "Este paso de cebra está al lado de mi casa. Como hacemos algo parecido al dibujo, siempre buscamos poses en perpendicular a la cámara… Es una cosa que tenemos muy cuidada porque tiene que entenderse bien en Instagram. En esta contamos con la ayuda de mi madre; mis padres son escaparatistas, supongo que de ahí me viene algo. Esa foto la hicimos jugando con la ropa. Mi madre controlaba que no me atropellasen y Dani hacía la foto. Jugamos mucho con esa idea de que la arquitectura se fusione con nosotros".

8- En el museo como en casa

Anna Devís y Daniel Rueda
Anna Devís y Daniel Rueda

En sus 'cuadros', el esfuerzo más grande es "simplificar". "Hacemos ilustraciones fotográficas, buscamos la forma, la figura, la proporción y la perspectiva… todo es minimalista", dice Anna Devís. "El antiguo Convento del Carmen es nuestro museo favorito de Valencia (Calle Museo, 2). Cuando más nos gusta es cuando no hay gente, pero las exposiciones son muy buenas. El edificio es una obra de arte. Esta es la sala Goerlich y es muy bonita. Cuando vamos es como que volvemos a casa; es de los sitios más nuestros".

9- Jugar a ser Michael Jackson

Anna Devís y Daniel Rueda
Anna Devís y Daniel Rueda

@DrCuerda y @Anniset se suben a escaleras, visitan edificios al amanecer, cuando aún duermen sus habitantes, buscan color y luces frías en museos, fachadas y parques, pero también (y casi siempre) se inventan escenarios. "El Tycho Brahe Planetarium de Copenhague (en la foto; Gl. Kongevej 10) es un cine Imax", explica Anna Devís. "Turismo de Copenhague nos invitó a realizar el viaje e hicimos los deberes antes de partir: este edificio era uno de los que habíamos planeado visitar. Nos gustó jugar con la diagonal, jugar a ser Michael Jackson. Forma parte de nuestra actitud, que siempre intentamos jugar con la arquitectura. ¡Pecamos de no tener álbumes normales en los viajes!".

10- Esperando una nube

Anna Devís y Daniel Rueda
Anna Devís y Daniel Rueda

"Preparamos y estudiamos los destinos en busca de edificios que nos gusten", cuenta Devís. Y aprovechan todo, "incluso el día en que tenemos que volar y estamos en Madrid o Barcelona, usamos la maleta de atrezo"."Esta fachada es de la Fira de Barcelona (Avenida Joan Carles I, 64), el edificio proyectado por Toyo Ito. Y aparezco con una maleta porque la llevaba para hacer otro viaje. Nos costó hacer la foto porque no queríamos luz directa y hasta que no pasó una nube no hubo manera. Lo cierto es que en esto, con los edificios y en la calle, la luz es algo que no puedes cambiar, es ahora o nunca".

11- Casi Disneyland

Anna Devís y Daniel Rueda
Anna Devís y Daniel Rueda

En sus maletas siempre hay una cámara Polaroid – "porque si no los edificios que vemos ya nunca van al álbum" – y siempre meten tres paraguas de colores y globos. "Esta es la Muralla Roja (en Calpe), proyectada por el arquitecto Ricardo Bofill, para mí un incomprendido, yo no sería capaz de dibujar esas plantas. Es un edificio privado, así que te puedes quedar poco rato, pero nosotros fuimos a ver el amanecer desde allí y todos dormían. El diseño, que recuerda al videojuego 'Monument Valley', es increíble en sus tonos pastel. Es casi de ensueño, casi Disneyland, con esa muralla, ese laberinto rosa y azul. Choca, porque alrededor todo urbanizaciones".

12- ¡Picó!

Anna Devís y Daniel Rueda
Anna Devís y Daniel Rueda

"Esto es también Argentina, en el Río de la Plata, en una zona donde debía haber buena de pesca porque estaba llena de gente con cañas. Lo cierto es que sabíamos que esta barandilla, que bordea kilómetros de río, tenía esa celosía, pero ese tramo, además, tenía colores. ¿Se ve esa pequeña construcción en el agua? No sé lo que era ni qué función tiene, pero nos dio juego. La caña de pescar nos la prestó un señor que estaba allí mientras hacíamos nuestro juego de perspectiva. Siempre pedimos cosas y la gente se presta muy amable cuando les contamos el proyecto".

13- Una plaza muy divertida

Anna Devís y Daniel Rueda
Anna Devís y Daniel Rueda

"Esto no es un paso de cebra real; es una intervención del famoso estudio BIG [junto a Topotek 1 y Superflex] y ha supuesto una revolución en la arquitectura danesa. Intervinieron para que el parque Superkilen (Nørrebrogade, 210) de Copenhague volviera a tener vida. Es una plaza como de adoquines, pero con asfalto. Y estaba bastante empinada, así que fuimos con las bicis y jugamos con la idea de que Dani me persigue y yo hago como que me marcho".

14- Persecución pictórica

Anna Devís y Daniel Rueda
Anna Devís y Daniel Rueda

"Esta es la residencia de estudiantes de la Universidad Politécnica de Valencia, en el campus de Gandía (Carretera Sequia del Rei, 3). Quisimos ir porque siempre nos llaman la atención las fachadas grandes, donde la gente se hace pequeñita. Nos pasa también en Valencia, donde encontramos estos edificios con escala. Y nos dio mucho juego porque parece un bote de pintura que está cayendo. Y ocurre que Daniel solo viste de blanco y negro, así que la foto parecía jugar a que la pintura le perseguía".

15- Sonríe

Anna Devís y Daniel Rueda
Anna Devís y Daniel Rueda

"Ya habíamos intentado esta composición antes, pero aquí quedó mejor. Es el Botánico de Valencia (Quart, 80). Siempre miramos la ciudad en clave de 'esta fachada me gusta, esta es grande, esta tiene este color'. Y vamos memorizando también dónde hay ventanas que parezcan caras. Se llama pareidolia, creo. El botánico no es muy grande, pero es un sitio muy vivo, hay conciertos y tiene un edificio dentro que es como una especie de invernadero, además está lleno de gatos".

16- Cuidado con el agujero

Anna Devís y Daniel Rueda
Anna Devís y Daniel Rueda

"Esta es la escalera del Axelborg, también en Copenhague. Esta imagen la habíamos visto previamente, pero si contemplas el edificio desde fuera no te imaginas que esconde esta escalera. Ni los ascensores, que no tienen puerta ni se detienen nunca; te tienes que bajar en marcha. No veas qué rato… O saltabas o te caías por el agujero. (Axeltorv 1, 1609 København V)".

17- Puro Wes Anderson

Anna Devís y Daniel Rueda
Anna Devís y Daniel Rueda

"El cine Dragmar Teatret, en Copenhague, también llamado Nordisk Film Biografer Dagmar (Axeltorv 2) es súper peculiar. Tiene estos tonos tan alucinantes… y es un cine. Es puro Wes Anderson. Los colores sorprenden sobre el gris que tiene normalmente la ciudad. Nos dijeron que era un edificio que querían derruir, y a nosotros nos encantó… Espero que no lo hagan".

LEA MÁS: