El ingreso de divisas del agro cayó 51% el año pasado por la sequía y se perdieron USD 20.700 millones

El sector ingresó USD 19.742 millones, según datos de la Cámara de la Industria Aceitera y del Centro de Exportadores de Cereales. Mejores perspectivas productivas para este año, darían lugar a una fuerte recuperación del sector

Compartir
Compartir articulo
La sequía afectó a la producción y cayeron las exportaciones (Reuters)
La sequía afectó a la producción y cayeron las exportaciones (Reuters)

El ingreso de divisas por la exportación de granos y subproductos agroindustriales cayó durante 2023 un 51% hasta los USD 19.742,1 millones respecto al año anterior, lo que significó una merma en la liquidación de dólares en comparación con el 2022 de USD 20.700 millones, según informó hoy la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales (CIARA-CEC).

Sin dudas el factor determinante que generó semejante desplome en el ingreso de dólares fue la extrema e histórica sequía, que afectó a gran parte del país durante 2022 y en los primeros meses del año pasado, impactando de lleno tanto en la cosecha de granos finos, generando un desastre productivo en trigo sobre todo, y en la campaña gruesa, con caídas pocas veces vista en la producción de soja y maíz.

En diálogo con Infobae, el presidente de CIARA-CEC, Gustavo Idígoras, indicó que “el ingreso de divisas durante 2023 fue en extremo negativo por la fuerte sequía. Argentina perdió 30 millones de toneladas de soja, 9 millones de toneladas de maíz y 8 millones de toneladas de trigo” y remarcó que “particularmente, el complejo sojero se vio fuertemente afectado”.

Según destacó Idígoras, “se perdieron más de USD 21.000 millones en contratos de exportación. Así, la industria exportadora que genera la mayor cantidad de divisas en Argentina está pasando una situación bastante grave y crítica con un 74% de capacidad ociosa en todas sus plantas y terminales y por lo tanto se cerró un año así de negativo”.

Cabe mencionar que, según cálculos de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), durante la campaña 2022/23, la producción de granos se ubicó en 82,9 millones de toneladas, lo que implicó una caída respecto a la 2021/22 del 39% equivalente a 50,2 millones de toneladas, mientras que el saldo exportable fue de 60,4 millones de toneladas, dejando de enviar al exterior unas 36 millones de toneladas.

Granos se cargan en barcos para su exportación en un puerto en el río Paraná cerca de Rosario, Argentina (Reuters)
Granos se cargan en barcos para su exportación en un puerto en el río Paraná cerca de Rosario, Argentina (Reuters)

Diciembre

En diciembre, el dato de ingreso fue sumamente negativo. La entidad empresaria informó que la liquidación de divisas alcanzó los USD 1.245 millones, cifra 66% inferior a lo registrado en el mismo mes del año pasado, aunque 24% superior a la de noviembre de 2023.

“El ingreso de divisas del mes de diciembre es el resultado de la sequía, que ha generado pérdidas de stock disponible de granos, así como de un nuevo dólar exportador establecido por el Decreto 28/23″, indicaron desde la Cámara que agrupa al 48 de las empresas exportadoras de granos y subproductos.

Así, en un comunicado la entidad empresaria marcó que “si bien el ingreso de divisas de diciembre fue superior a noviembre, estuvo impactado negativamente por el bajo remanente de granos de la cosecha gruesa, una producción de trigo afectada por el clima y cambios en el régimen de comercio exterior que estableció el Banco Central (BCRA) y no permitieron la fluidez necesaria particularmente en las cobranzas de productos procesados de la soja que contienen soja importada bajo el régimen de admisión temporaria, que se vio severamente afectado por las nuevas normas de la autoridad monetaria. La industria siguió con altos niveles de capacidad ociosa en terminales portuarias de granos como en la industria de la molienda”.

El 2024

Más allá del desplome que se generó en el negocio de granos y en las exportaciones del sector en 2023 por la sequía, Idígoras auguró un 2024 mucho más positivo para el sector, de la mano de una mejora en el régimen de lluvias.

“Para 2024 comienza con una cosecha fina un poco mejor, pero no tanto como lo que inicialmente se espera. Es por eso que habría una saldo exportable de trigo de 8 millones de toneladas y a partir de abril y mayo, esperamos tener una mejor situación teniendo en cuenta que la situación climática en el maíz y soja están siendo favorables y vemos que en ambos casos se podría superar la cifra de 50 millones de toneladas en ambas producciones, lo cual sería una recuperación muy importante”, dijo a el dirigente empresario a este medio.

Si bien planteó que “es difícil llegar a los USD 42.000 millones en exportaciones que llegó Argentina en 2022, cuando se registró la mejor condición de la historia en valores internacionales, al menos (podremos) recuperar más de la mitad (de lo que se perdió) en 2024. Luego, va a depender de las condiciones internas de comercialización, de la fluidez que pueda haber en existencia de conflictos sindicales, de que la logística funcione bien y que las reglas de comercio exterior sean claras y transparentes. Si estas condiciones se dan, Argentina podría tener a partir de abril un año mucho mejor de los que fue 2023″.