El Gobierno dio nuevas señales de que el cepo cambiario no se levantará en el corto plazo

Tanto un informe enviado al Congreso como la propia posición del mercado parecen haber descartado la idea de liberar las regulaciones cambiarias en los próximos meses

Compartir
Compartir articulo
El gobierno busca un desembolso extraordinario del FMI para liberar el cepo (Shutterstock)
El gobierno busca un desembolso extraordinario del FMI para liberar el cepo (Shutterstock)

En el informe que el Poder Ejecutivo presentó al Congreso hay señales de que no se levantará el cepo cambiario en el corto plazo y los mercados tampoco lo ven como una posibilidad cercana.

Por caso, en el documento elaborado por la jefatura de Gabinete, ante las preguntas de los senadores el gobierno asegura que “no se prevé un cambio en el ritmo mensual de variación mensual del tipo de cambio oficial para lo que resta de 2024″. Cabe recordar que el Banco Central mantiene un crawling peg del 2% desde la devaluación de diciembre que llevó el dólar oficial a $800. Esto por un lado, ancla las expectativas pero por otro, generará un atraso cambiario con las distorsiones macroeconómicas que esto implica.

De hecho, el propio gobierno explicó en el informe que la liberación del cepo es uno de los ejes para garantizar el desarrollo productivo.

Asimismo, indican sin demasiadas precisiones que “actualmente no existe ningún proyecto que implique una reducción o suspensión” del Impuesto PAIS, cuya recaudación tuvo un aumento real en abril del 212% anual (LCG).

En este marco, desde Adcap Finanzas sostuvieron: “Por el momento nosotros no vemos una salida del cepo y creemos que todavía falta mucho para que eso suceda. Todavía falta acumulación de reservas para una salida del cepo que permita ir ordenando el mercado cambiario de a poco. Creemos que primero se van a quitar otras regulaciones al tipo de cambio y después se saldrá del cepo”.

Y resaltaron: ”Si hay una administración de los dólares para importación es porque aún falta para una salida del cepo ya que no se tiene la cantidad de dólares que requiere la economía”.

Al respecto, el ministro de Economía, Luis Caputo, busca (aún sin éxito) que el Fondo Monetario Internacional (FMI) realice un desembolso extraordinario de 15.000 millones de dólares.

El ministro de Economía de Argentina, Luis Caputo. EFE/David Fernández
El ministro de Economía de Argentina, Luis Caputo. EFE/David Fernández

Por su parte, Gustavo Ber, economista del Estudio Ber, consideró: “De acuerdo a las últimas señales, como la dinámica de las diferentes curvas de bonos, los futuros y hasta las últimas expresiones del FMI, parecería que la salida del cepo podría ser encarada de manera gradual y escalonada en busca de mitigar los riesgos asociados”.

En cuánto al dólar futuro, desde el Matba Rofex precisaron a Infobae que en los contratos se fija un dólar oficial de $904 para mayo, $929 para junio, $965 para julio, $1.005 para agosto, $1.055 en septiembre, $1.110 en octubre, $1.155 en noviembre, $1.205 para diciembre y $1.249 para el primer mes de 2025.

La reconfiguración de expectativas en el mercado respecto de una salida del cepo más lejana también se observó la semana pasada cuando el Central permitió el giro de dividendos y utilidades al exterior luego de 4 años. Vía suscripción del Bopreal, las empresas convalidaron un tipo de cambio alto para transferir ganancias a sus accionistas. A este se le aplicó el Impuesto PAIS de 17.5%, llevándolo a $1.335, valor 27% superior al Contado con Liquidación (CCL).

Por otra parte, “previamente a la quita del cepo se apuntaría a continuar acentuando la estrategia de acumulación de reservas, saneamiento del BCRA y desinflación, atentos también a lograr obtener un importante financiamiento externo que pudiera permitir acelerar el proceso”, agregó Ber.

Según los contratos de futuros, en 2025 el dólar oficial cotizaría a casi $1.250
Según los contratos de futuros, en 2025 el dólar oficial cotizaría a casi $1.250

En tanto, el economista Federico Glustein opinó: “Creo que el gobierno no va a sacar el cepo en el corto plazo por dos razones que ellos esgrimen: por un lado, necesitan acumular más reservas en el Banco Central y licuar los pasivos remunerados, la famosa ‘bola de nieve’, y por otro, todavía no hay fuertes ingresos de divisas del sector externo. Entonces, lo veo más probable hacia fin de año. El cepo se va a sostener de esta forma porque el gobierno sabe que hay demanda en el CCL y de bonos en dólares. Si se libera el cepo, subiría la cotización. Hasta el fin de la cosecha gruesa no hay posibilidad de levantar el cepo sin dudas”.

Sobre esto último, sucede que el agro espera un levantamiento del cepo para acelerar el ritmo de liquidación ya que la quita de restricciones mejoraría sus márgenes por un tipo de cambio más alto. Pero esto, a su vez, impide que el gobierno se haga de los dólares que necesita como condición previa a la liberación del mercado cambiario.

En este sentido, un informe reciente de Portfolio Personal Inversiones (PPI) señaló: “Aunque en un principio la cosecha se habría retrasado debido a las condiciones climáticas, expertos del sector consideran que el precio de los commodities y el tipo de cambio efectivo desalentaría ventas masivas de los productores”.