Los mercados internacionales terminaron en baja arrastrados por las tecnológicas y los temores de guerra en Medio Oriente

Los índices de Wall Street se hundieron hasta 1,5% y los bonos del Tesoro subieron después de que las fuertes ventas minoristas estimularon las apuestas de que la Reserva Federal no tendrá prisa por recortar las tasas

Guardar

Nuevo

Los "traders" de Wall Street siguen de cerca los acontecimientos geopolíticos. (REUTERS/Andrew Kelly/File Photo)
Los "traders" de Wall Street siguen de cerca los acontecimientos geopolíticos. (REUTERS/Andrew Kelly/File Photo)

Las acciones estadounidenses cayeron este lunes cuando los rendimientos de los bonos aumentaron y los inversores se centraron en las consecuencias del ataque de Irán a Israel y la continuación de la temporada de ganancias corporativas.

El S&P 500 cayó más del 1% a medida que las pérdidas se aceleraron hasta la tarde. El Promedio Industrial Dow Jones perdió un 0,6%. El Nasdaq Composite, de gran ponderación de compañías ligadas a la tecnología, cayó más del 1,5% después de abrir la sesión al alza. El S&P 500 cayó por debajo de los 5.100 puntos, hacia su nivel más bajo en casi dos meses.

El rendimiento de los bonos del Tesoro de los EEUU a 10 años alcanzó máximos de 2024 para rondar el 4,63% anual, ya que los operadores redujeron sus apuestas sobre la profundidad de los recortes de las tasas de interés de la Fed este año.

El “medidor del miedo” de Wall Street, el índice VIX, alcanzó niveles no vistos este año

Los datos publicados el lunes mostraron que las ventas minoristas en los Estados Unidos durante marzo aumentaron un 0,7% respecto al mes anterior. La lectura superó las expectativas de los economistas de un aumento del 0,4%, lo que indica que los consumidores continuaron gastando a pesar de un entorno de tasas de interés más altas.

Las acciones estuvieron bajo presión en los últimos días debido a que la temporada de resultados tuvo un comienzo mediocre y persistieron las preocupaciones de que el enfriamiento de la inflación norteamericana hasta el objetivo del 2% de la Reserva Federal (Fed) de EEUU se haya estancado.

Al principio de la sesión, los inversores hicieron caso omiso de las preocupaciones iniciales de una guerra en toda regla en el Medio Oriente después del ataque directo de Irán con misiles y drones contra Israel el sábado. Esfuerzos de EEUU para alentar a Israel a no tomar represalias parecieron ayudar a calmar los nervios, en parte porque el ataque anticipado permitió contener los daños.

Los precios del petróleo cayeron, después de subir antes del ataque aéreo de Irán. Los futuros del crudo West Texas Intermediate cotizaban alrededor de 85 dólares el barril, mientras que los futuros del Brent caían hacia la marca de los 89 dólares.

El S&P 500 de Wall Street cayó por debajo de los 5.100 puntos, en su nivel más bajo en casi dos meses

Goldman Sachs (GS) destacó el lunes la agenda de ganancias corporativas, volviendo a encarrilar a los grandes bancos. Las acciones del prestamista de Wall Street subieron hasta un 5% después de que las ganancias del primer trimestre aumentaran para superar las estimaciones.

Mientras tanto, las acciones de Tesla (TSLA) cayeron más de un 4,5% después de que el fabricante de vehículos eléctricos redujera su personal en medio de una desaceleración más amplia del crecimiento de los vehículos eléctricos.

También Microsoft, Apple y Nvidia lideraron las caídas en el espacio tecnológico sensible a las tasas. La volatilidad aumentó, y la prima de las opciones de venta a un mes para protegerse contra un retroceso de las acciones estadounidenses alcanzó su nivel más alto desde octubre. El “medidor del miedo” de Wall Street, el VIX, alcanzó niveles no vistos este año.

“Las acciones comenzaron a violar las tendencias alcistas y retroceder”, dijo a Bloomberg Craig Johnson, analista de Piper Sandler. “Se espera que las tasas de interés se mantengan altas por más tiempo. Se prefiere un enfoque más cauteloso y táctico a medida que comienza la temporada de resultados”.

Últimas Noticias

MÁS NOTICIAS