Semana financiera: el dólar libre cayó 5% y perforó el piso de los 1.000 pesos

La divisa descontó $55 desde el viernes anterior, a $995 para la venta, con una brecha cambiaria que se redujo a 17,5 por ciento. El BCRA compró más de USD 1.000 millones en el mercado y las reservas superaron los USD 28.000 millones. El S&P Merval cayó 5% y quedó apenas por encima de 1 millón de puntos

Compartir
Compartir articulo
Mientras el BCRA compra reservas, los dólares paralelos se debilitan.
Mientras el BCRA compra reservas, los dólares paralelos se debilitan.

Mientras que los bonos y las acciones exhibieron un comportamiento selectivo y dispar a lo largo de la última semana, fue evidente la inclinación bajista que volvieron a registrar las cotizaciones alternativas del dólar, en contraste con la gradual pero constante suba del dólar oficial que permitió comprimir la brecha cambiaria por debajo del 20 por ciento.

El dólar libre operó en baja entre el lunes y el jueves, para recuperar posiciones recién el viernes. La divisa informal cerró a $995 para la venta y a lo largo de la semana registró una caída de 55 pesos o 5,2 por ciento. Con un dólar mayorista que avanzó a $846,50, la brecha cambiaria alcanzó el 17,5%, en un piso desde el 13 de diciembre de 2019 que llevó a los analistas a considerar una pronta eliminación de los controles cambiarios.

“En la semana que acaba de finalizar el tipo de cambio mayorista subió 4 pesos (+0,5%), superando los 3,60 pesos de aumento de la semana anterior y repitiendo el ajuste de la segunda semana de febrero de este año”, recordó Gustavo Quintana, agente de PR Corredores de Cambio.

Germán Fermo, estratega en mercados internacionales del Grupo IEB (Invertir en Bolsa), “el cepo, que era un problema, se convierte en un aliado extraño. Argentina siempre se extraña, la economía argentina está tan distorsionada que funciona al revés, por lo tanto hay que entenderla con un pensamiento lógico totalmente distinto a si uno estuviera analizando una economía normal como podría ser Colombia, Uruguay, Brasil. Tengo la sensación y certeza de que el objetivo principal de este Gobierno, dado que los radicales están diciendo que no a todo, es desinflacionar rápido, como sea. El fin justifica los medios”.

“Lo irónico es que el cepo le permite un ancla cambiaria a este Gobierno, basado en la depreciación del dólar cerca del $1.000 contra el peso. El cepo es la forma de generar un ancla ficticia, perversa, que permita desinflacionar más rápido. Esta estrategia parece insostenible a largo plazo, pero aparentemente lo que estamos haciendo es mucho carry trade, mucha presión descendente del peso, eliminás el pass trough devaluatorio, está tranquilito ahí e intentás desinflacionar muy rápido ¿Por qué? Porque el Presidente se está dando cuenta que va a tener que dar una buena noticia, sino los argentinos, que tienen un ‘termo’ adentro de la cabeza, le van a bajar el pulgar”, evaluó Germán Fermo.

“El resto de las monedas de la región operaron principalmente estables. El peso argentino (-al contado con liquidación.- se destacó en el ultimo mes por ser la moneda con mejor desempeño dentro de emergentes”, consideró Balanz Capital en un informe.

El BCRA completó la semana con compras totales por USD 1.031 millones en cinco ruedas, el monto más abultado desde la semana del 22 al 23 de diciembre del año pasado (USD 1.168 millones). Por otra parte, las reservas internacionales avanzaron en USD 888 millones, a USD 28.216 millones, en su nivel más alto desde el 24 de agosto de 2023.

Bonos, más firmes que las acciones

El índice S&P Merval de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires restó un 5% en pesos, a 1.002.335 puntos. Medido en dólares el Merval recortó la pérdida a 1,4%, dado el descenso del tipo de cambio implícito del “contado con liquidación”.

En la semana los bonos Globales del canje -con ley extranjera- retrocedieron un 1% en promedio en Wall Street, mientras que los Bonares avanzaron un 2%, en ambos casos cerca de sus mejores precios desde octubre de 2020.

Fuente: Rava Bursátil (precios en pesos)
Fuente: Rava Bursátil (precios en pesos)

Un informe de la Consultora 1816 indicó que “los bonos reaccionaron bien al anuncio del Pacto de Mayo, porque en la previa se veía a un oficialismo cada vez más aislado, peleándose con legisladores y gobernadores. Pero no hubo euforia, porque el mercado tampoco había entrado en pánico con el ruido político y los riesgos de implementación del acuerdo son altos -lo vimos en la Ley de Bases-. El GD30 se acercó a USD 50, todavía estamos lejos de una curva normalizada -sigue habiendo upside entre GD y AL-”.

El riesgo país de JP Morgan, que mide la brecha de tasas de los bonos del Tesoro de los EEUU con sus pares emergentes, aumentó unas 60 unidades para la Argentina, en los 1.690 puntos básicos.

Escalada de los criptoactivos

Después de un lento comienzo de año, los mercados de activos digitales aceleraron el despegue de precios en la última semana. Bitcoin y Ethereum acumulan un rendimiento próximo a 60% en 2024 y superan sus máximos históricos. El Bitcoin llegó a negociarse este viernes a USD 70.000 por primera vez y sobrepasó el pico de los USD 69.000 del 10 de noviembre de 2021.

“Este fuerte impulso de los precios se ve impulsado por varios factores, incluido el aumento de la demanda en Estados Unidos tras la introducción de los ETF (fondos cotizados en Bolsa) de Bitcoin en enero. Estos nuevos productos están generando un mayor conocimiento de la clase de activos en general. También hay flujos de ‘refugio seguro’ de ciertos mercados emergentes, como Nigeria, que tienen monedas en problemas”, explicaron los expertos de Schroders.

“Al mismo tiempo, la oferta de Bitcoin, que siempre ha sido escasa dado un gran número de poseedores a largo plazo, está a punto de reducirse aún más a medida que avanzamos en el halving en abril, cuando la nueva creación diaria de tokens de Bitcoin otorgados a los mineros por sus actividades se reducirá a la mitad”, añadieron desde Shroders.