Domingo Cavallo advirtió que el Gobierno debe evitar una nueva devaluación para bajar la inflación

El ex ministro de Economía publicó en su blog personal una columna en la que hizo foco en el retraso en términos reales del dólar oficial y lo contraproducente de otro salto discreto del tipo de cambio oficial. Le recomendó a Milei retomar su propuesta de dolarización

Compartir
Compartir articulo
Cavallo realizó una proyección sobre el atraso en términos reales del tipo de cambio oficial. (Cristian Gastón Taylor)
Cavallo realizó una proyección sobre el atraso en términos reales del tipo de cambio oficial. (Cristian Gastón Taylor)

“Para eliminar la inflación lo más importante es evitar un nuevo salto cambiario antes de que se esté en condiciones de unificar y liberalizar totalmente el mercado cambiario”, afirmó el ex ministro de Economía, Domingo Cavallo, en una columna publicada en su blog personal. Allí realizó un repaso sobre el proceso de atraso del dólar oficial en términos reales de los últimos meses y realizó una proyección de la dinámica en la que finalizará el tipo de cambio.

El economista señaló que la tasa de inflación mensual promedio medida por los precios on line se mantuvo en baja durante las últimas semanas, en línea con la proyección que realizó en diciembre. “La caída de los últimos 30 días fue muy acentuada. En la primera semana del mes estaba en el 35% para ubicarse en el 13% el 25 de enero. Teniendo en cuenta la magnitud de esta caída, es posible que, en los seis días siguientes al 25 de enero, la tasa mensual promedio se haya acercado al 20 por ciento”, detalló.

Pese a ese proceso de reducción, afirmó: “El tipo de cambio real ha descendido desde 1,6 al momento del salto devaluatorio del 12 de diciembre a 1,17 al 26 de enero”.

La inflación desaceleró sensiblemente durante el último mes. (Domingo Cavallo)
La inflación desaceleró sensiblemente durante el último mes. (Domingo Cavallo)

“Si este ritmo de caída continuara a lo largo de febrero, en marzo podría ubicarse en zona peligrosa, preanunciando presiones demandantes de un nuevo salto devaluatorio. Este peligro sería aún mayor si se hubiera aprobado el aumento de las retenciones a las exportaciones por lo que más allá del problema que esa decisión pueda causar en materia fiscal, desde el punto de vista de evitar el riesgo de un nuevo salto devaluatorio, ha sido afortunada”, alertó Cavallo.

Luego recordó un posteo del 20 de diciembre en donde distinguió el tipo de cambio real de importación y el de exportación, al tiempo que sostuvo que de haberse aplicado retenciones debían estas tenían que eliminarse entre febrero y marzo de 2024 para evitar que el tipo de cambio real cayera por debajo del nivel que consideró de equilibrio en una economía sin inflación y con un flujo comercial normalizado

Consejos para evitar una devaluación

A continuación, el ex titular del Palacio de Hacienda desarrolló una serie de pasos necesarios para evitar un nuevo salto devaluatorio que entorpezca la marcha hacia la desinflación. El primer punto que describió fue la necesidad de avanzar hacia el equilibrio fiscal sin aumentar distorsiones en precios relativos.

“El capítulo fiscal de la ley de bases y puntos de partida (sin el aumento de las retenciones y contemplando el ajuste mensual de las jubilaciones y pensiones por el índice de precios al consumidor) y el proyecto de reforma a la ley del impuesto a los ingresos (nombre más apropiado que el de impuesto a las ganancias) se deben volver a presentar para su pronta discusión en la Cámara de Diputados”, dijo.

Por otro lado, sentenció: “No se debe demorar el ajuste de los precios de la electricidad, el gas y el transporte para reducir significativamente los subsidios en una magnitud incluso superior a la comprometida en la negociación con el FMI. De esta forma se avanzará en la corrección de los precios relativos que fueron fuertemente distorsionados, en forma demagógica, por el gobierno anterior”.

A continuación, el ex titular del Palacio de Hacienda desarrolló una serie de pasos necesarios para evitar un nuevo salto devaluatorio que entorpezca la marcha hacia la desinflación. El primer punto que describió fue la necesidad de avanzar hacia el equilibrio fiscal sin aumentar distorsiones en precios relativos.

Atraso del tipo de cambio real tras la última devaluación. (Domingo Cavallo)
Atraso del tipo de cambio real tras la última devaluación. (Domingo Cavallo)

Otro punto que señaló Cavallo es que el Gobierno debería alentar el ajuste mensual de los contratos a plazos mayores a los 30 días como paso necesario para conseguir un apoyo popular a la estabilización de la economía. “Por consiguiente, para no tener que incluir mecanismos complejos como el desagio del plan Austral es aconsejable alentar que los contratos que significan entrega de pesos a más de treinta días, particularmente los salarios, las jubilaciones y los alquileres, se ajusten mensualmente, con el menor rezago posible, por el índice de precios al consumidor, por el tipo de cambio oficial, por el tipo de cambio libre o por cualquier otro índice publicado regularmente, según acuerden las partes contratantes”, explicó.

Otro de los consejos del ex ministro de Economía fue que el presidente Javier Milei retome su propuesta de dolarización, ya que es “la mejor forma de inducir expectativas de descenso acelerado de la inflación durante el año 2024 para lograr que en 2025 ya no haya vestigios del cepo cambiario y se pueda implementar un plan de estabilización capaz de erradicar la inflación como lo logró el plan de convertibilidad en 1991″.

“Pero nadie creerá que la propuesta de dolarización es seria mientras siga siendo ilegal la libre compra y venta de dólares. Es imprescindible que se permita el funcionamiento de un segmento cambiario libre sin ningún tipo de interferencia del Banco Central. Cualquier persona física o jurídica podrá vender o comprar moneda extranjera. Sólo seguirán sujetas a controles de cambio las transacciones relacionadas con exportaciones e importaciones de bienes. Estos controles serán transitorios y desaparecerán cuando se den las condiciones para la unificación completa del mercado de cambios”, mencionó.

“Cuando la brecha sea suficientemente baja, se podrá producir el salto cambiario en el mercado controlado necesario para conseguir la reunificación, pero éste deberá ser el último salto cambiario decidido por el Banco Central. A partir de ese momento, el manejo cambiario se ajustará a las reglas del plan de estabilización que se pondrá en marcha en ese mismo momento. Ese plan comenzará, necesariamente, con la designación formal del dólar como moneda de curso legal en competencia con el peso”, concluyó Cavallo.