Moody’s alertó sobre la deuda y dos grandes bancos advirtieron por el posible atraso cambiario

Tanto Barclays como el Bank of America sugirieron en sendos informes que la Argentina debe acelerar la devaluación del peso

Compartir
Compartir articulo
FOTO DE ARCHIVO: Un logo de Moody's Corporation en su sede en Manhattan, Nueva York, Estados Unidos
FOTO DE ARCHIVO: Un logo de Moody's Corporation en su sede en Manhattan, Nueva York, Estados Unidos

Más allá de la Ley Ómnibus y el día a día del mercado, los inversores están rezando para que llueva en medio de esta ola de calor. Se anuncian lluvias para dentro de una semana, pero eso es largo plazo. Lo que apuntaba a ser cosecha récord comenzó a decaer junto a la baja del precio internacional que perdió 6% en el mes a pesar de la suba de ayer a USD 447 por tonelada.

En el mercado local, la soja a mayo tuvo una fuerte caída a USD 290 que deja un margen apretado para los productores. El analista financiero y experto en agronegocios, Salvador Vitelli, calculó que al valor de hoy, ajustando por la inflación de Estados Unidos, la soja está a un equivalente de USD 360 de 2020.

Los ingresos de dólares, en particular la meta de aumento de reservas con el FMI encuentra un nuevo obstáculo que incidió en el ánimo de los inversores.

Por eso el mercado tuvo un día de alta volatilidad. Comenzó moviéndose cautelosamente y sin volumen donde prevalecieron los compradores, pero cerró con un elevado monto de negocios con un dólar MEP ofrecido y un contado con liquidación (CCL) equilibrado.

El MEP terminó con una caída de $11,67 (-1%) a $1.208,21. El CCL logró aumentar $6,19 (+0,5%) a $1.269,37. El canje, la diferencia entre el MEP y el CCL quedó en 4%. Es el costo de colocar dinero en el exterior. El dólar libre perdió $10 y cerró a $1.215.

Los bonos de la deuda, que tienen una alta sensibilidad a las noticias negativas, cerraron en baja. Un informe de una calificadora de riesgo y la anulación en la justicia de la reforma laboral impactó a los inversores que estaban operando con cautela. La caída de los papeles más representativos hizo que el riesgo país vuelva a perforar el techo de los 1.900 puntos. El alza fue de 48 unidades (+2,5%) a 1.936 puntos básicos.

El jefe de mesa de ConoSur, Juan Martín Yanzón, dijo que “notamos que el dólar se está moviendo de manera cruzada a los bonos, cuando antes operaban al unísono: bonos caían y el peso se depreciaba. Ahora se da el opuesto. Las ofertas fueron más de Globales que de Bonares 2035 y 2038. En estos niveles el GD35 empieza a ser atractivo en términos relativos a otros bonos”.

Uno de los inversores señaló que comprar un bono AL30D que tiene legislación argentina, es como pagar $480 por dólar. Este bono había superado 40% su valor a la par y ayer cerró en 39,5% con una tasa de retorno de 38%.

La calificadora de riesgo Moody’s pareció compartir el pesimismo de la rueda al completar su revisión periódica de la Argentina donde mantuvo su calificación de emisor de largo plazo CA con perspectiva estable.

Pero sus advertencias fueron negativas. “El perfil crediticio de la Argentina refleja la alta volatilidad económica, la falta de acceso al mercado internacional, fuentes de financiamiento y una dependencia significativa del Banco Central para financiar los déficit fiscales del Gobierno”, señaló.

Más adelante deja un dato preocupante porque quedó atrás 2024 cuando se refinanció la deuda en 2020 sin que haya una fuerte carga de intereses en ese período. “Sin embargo -señala Moody’s- la escasa disponibilidad de divisas y los desequilibrios generalizados y un marco de política macrofiscal muy errático que promueve distorsiones de precios en toda la economía, ha elevado el riesgo de impago”.

Moody’s señala que está dispuesta a bajar la calificación de la deuda argentina si considerara que las condiciones crediticias “llevarían a la deuda a restructuraciones en las que las pérdidas de los tenedores de bonos podrían superar el nivel de 65%”.

La Argentina también estuvo en los informes de la banca londinense. Barclays señaló que “el camino más probable es que el Banco Central acelere la devaluación a un ritmo de entre 4 y 5% mensual ya que el tipo de cambio real estaría apreciándose a un ritmo acelerado mientras la brecha cambiaria sigue siendo amplia. Esto no significa que la estabilización vaya a fallar. Una segunda ronda de devaluación puede ser el punto de partida para un plan de estabilización exitoso que se está poniendo en marcha”.

Otro informe del Bank of America advierte que el Central debería acelerar la devaluación en febrero y estima una inflación de 200% para todo el año.

En los bonos en pesos el BOPREAL, el título que se utiliza para cancelar la deuda con los importadores, no tuvo movimientos, porque todos están esperando el resultado de la licitación que se conocerá esta tarde.

La curva de bonos CER que estaba siendo castigada en las últimas ruedas por la menor inflación que se espera en enero y los meses siguientes, tuvo una fuerte demanda pocas horas antes del cierre. El T2X4 subió 3,23%. Yanzón hizo notar que “llamó la atención que no pagaron TX26 y TX28 (de hecho, negociamos más arriba a la mañana). Es un extraño segmento”.

Los bonos atados a la devaluación (dollar linked) tuvieron pocas variaciones. Lo más sobresaliente fue la suba del dual que vence en enero 2025 con 2,09%.

Otro dato importante fue la exitosa licitación de Bonos del Tesoro con Cupón Cero que ajustan por CER, donde Finanzas se alzó con $1,35 billones que destinará a recomprar deuda en poder del Banco Central para bajar sus pasivos.

Casi todas las ofertas se centraron en el título que vence en 2026 ($1,14 billones) y el BCRA puso una zanahoria de recompra (puts) de esos bonos en el momento en que los bancos necesiten de hacerse de liquidez. O sea que, aunque la deuda del Central pase al Tesoro, la autoridad monetaria será su garante.

Según el informe de la consultora F2 de Andrés Reschini “En el Mercado Libre de Cambios (MLC) el volumen de operaciones mejoró desde los USD 287 millones del lunes a USD 356 millones. Esta mejora con una menor participación de privados (importadores) le permitió al Banco Central hacerse USD 167 millones. Pero habrá con esta rueda no logra quebrar la tendencia al alza en la demanda de importadores ni a la baja en las compras del Central. La mayor liquidación en el MLC que, gracias al esquema 80/20 vuelca más oferta en el CCL, no logró que cierre en baja y la brecha sigue instalada en 53,7%”.

Sobre el mercado de futuros indicó que se operaron 1.333.089 contratos que (excluyendo últimas ruedas de mes) es el mayor desde el 29 de noviembre: “Este volumen dejó un cierre de posiciones neto cercano a los 12 millones con ajustes en rojo. La baja más pronunciada fue marzo con -1,13%. Una rueda que lleva a pensar en que esta vez sí hubo mucho rollover y que sigue el reacomodo de expectativas hacia una aceleración que iría tomando fuerza para llegar a un saltito del orden del 15% a fines de abril versus fin de marzo”.

La Bolsa, por su parte, operó $22.770 millones y el S&P Merval de las líderes subió 1,44% motorizada por los bancos y por Loma Negra (+3,76%).

Para hoy se espera una rueda con suspenso porque los inversores están esperando el desenlace de la votación de la ley Ómnibus y quieren saber cuánto afectarán los recortes que se hicieron para conseguir votos.