El bono para importadores se afianza y le quita presión al dólar contado con liquidación

El BOPREAL, al que le auguraron fracaso en su origen, ahora es uno de los títulos más demandados como inversión. Rinde 20% en dólares

Compartir
Compartir articulo
Un billete de cien pesos argentinos encima de varios billetes de cien dólares estadounidenses en esta foto ilustrativa tomada. REUTERS/Agustín Marcarian/
Un billete de cien pesos argentinos encima de varios billetes de cien dólares estadounidenses en esta foto ilustrativa tomada. REUTERS/Agustín Marcarian/

Lo más destacado de la rueda financiera fue la licitación del BOPREAL, el bono que emitió el Banco Central para saldar la deuda con los importadores. Este título nació en medio de críticas por el fracaso en sus dos primeras licitaciones. Pocos tuvieron en cuenta, en ese momento, que los importadores anotados para adquirir el título no habían terminado los trámites para la inscripción.

Pero ahora, con un padrón de importadores completo, suma acreencias por USD 46.200 millones, de los cuales USD 8.500 millones fueron rechazados para tener acceso al Mercado Libre de Cambios (MLC).

En la licitación se adjudicaron USD 2.454 millones entre 690 empresas que, al ser pagados en pesos, le permite al Banco Central absorber contra la entrega de títulos casi $2 billones que representan 20% de la Base Monetaria y permite reducir el monto de Pases, el instrumento a 24 horas que reemplaza a las Leliq.

De esta manera, al absorber esa suma le quita presión al dólar contado con liquidación (CCL) que es el que compran los importadores cuando no tienen acceso al MLC.

Además, para aliviar al mercado aprobó la compra de dólares por parte de las pymes en el MLC, es decir al tipo de cambio oficial, por hasta USD 50 mil desde el 10 de febrero, USD 100 mil desde el 10 de marzo. Desde el 10 de abril podrán adquirir al precio oficial el saldo restante al proveedor del exterior. La medida, según el ministro de Economía, Luis Caputo, representa USD 1.200 millones.

Los más beneficiados fueron los bancos y se vio en la fuerte suba que tuvieron en la Bolsa donde el monto de negocios alcanzó a un récord de $30.597 millones, $2.000 millones más que la rueda anterior, el día del paro. El S&P Merval, el índice de las líderes, aumentó 2,58% en pesos y 4,5% en dólares por el derrumbe del CCL. BBVA y Galicia, subieron 5,6% y Supervielle, 5,29%.

El dólar CCL tuvo una fuerte baja de $22,75 (-1,7%) a $1.281,95. El dólar MEP estuvo equilibrado y cedió $3,46 (-0,3%) a $1.229,32. El “blue” siguió la tendencia y bajó $10 (-0,8%) a $1.245.

Juan Martín Yanzón, jefe de la mesa de dinero de ConoSur, señaló que “la rueda comenzó pesada y hubo poco movimiento hasta pasado el mediodía donde las manos vendedoras aparecieron y llevaron el mercado de $1300 a $1270 sobre el cierre, con el canje estable operando en alrededor de 5% (brecha ente MEP y CCL). Las posturas se mostraron contundentes y agresoras frente a las puntas de compra”.

Los bonos también fueron partícipes del buen humor del mercado estimulado por la baja de 50 puntos básicos a 4,13% del Bono del Tesoro de Estados Unidos. Los Globales con ley extranjera bajaron hasta 1,4% e hicieron retroceder 27 unidades (-1,4%) al riesgo país que cerró en 1.870 puntos básicos.

Yanzón describió la rueda.La mañana se tornaba tímida, pero fue tomando color verde y la demanda apareció sobre todo en Globales de los cuales, a diferencia del miércoles, no tuvimos posturas de venta y las mesas de afuera pidieron bastante. Los Bonares no acompañaron tanto y en la plaza local el spread de legislación en los que vencen en 2030 cerró en 8.70%, achicando levemente”.

Por caso, el AL30D con ley argentina operó en ByMA por encima de 40% de su paridad.

Sobre el resultado de la licitación del BOPREAL señaló que “fue un segmento demandado donde tuvimos operaciones desde temprano afuera y vimos al mercado acompañar cerrando las puntas en 68.50/68.75% con algo menos de volumen que el día anterior, pero operando muy por encima de otras emisiones. BOPREAL es un bono senior de BCRA (no Argentina) y a estos niveles está cotizando a niveles similares a Salta 27 o Córdoba 25 que tienen una tasa de retorno de entre 19 y 20%”.

Los que siguen en caída libre son los bonos atados al CER, en particular los de plazos más cortos. El BONTE que vence el 26 de setiembre, perdió 3,88% setiembre. Es que la apuesta a una inflación de 250% para todo el año va perdiendo fuerza y para hoy hay una fuerte oferta de estos títulos.

Los bonos atados al dólar (dollar linked) estuvieron más equilibrados. El TV24 subió 0,24%. Los Duales que ajustan por inflación o devaluación tuvieron leves alzas de no más de 1%.

Según el informe de la consultora F2 de Andrés Reschini “luego de la jornada de paro organizado por la CGT, tanto los ADRs locales como los soberanos más cortos bajo ley local y extranjera operaron con firmeza mientras los principales índices bursátiles estadounidenses se aproximaban a cerrar la rueda con tímidas subas. Todo un indicador de que el mercado notó fortalecido al Gobierno”.

En el MLC el resultado fue favorable para el Banco Central que compró USD 199 millones que le permitieron aumentar las reservas en USD11 millones a 24.868 millones. La consultora advirtió que el volumen de operaciones fue de USD 280 millones y que las liquidaciones en el MLC están disminuyendo rueda a rueda.

F2 señala que en el mercado de futuros “se operó un volumen de 238.710 contratos con ajustes mixtos y casi 38 millones sumados al interés abierto de febrero. Con los ajustes, abril pasó a ser la posición que mayor devaluación pone en precios versus su predecesora con un 12% de tasa efectiva mensual versus marzo. El acceso de las Pymes al dólar oficial con deudas de hasta USD 500.000 a partir de febrero reforzaría la idea de un tipo de cambio alto en la entrada de la cosecha gruesa”.

La noticia negativa fue la caída del precio de la soja en el mercado internacional. La oleaginosa bajó 6,5% a USD 449,24 por tonelada.

Para hoy se espera un panorama cambiario más tranquilo, pero el mercado sigue pendiente de la aprobación de la ley Ómnibus que tiene puntos clave en discusión que son clave para la reducción del déficit fiscal.