Cuánto cuesta un grupo electrógeno: boom de consultas tras la cruda advertencia de la canciller de Milei

Diana Mondino dijo a industriales que no habrá electricidad para todos este verano. Sus dichos estaban orientados a empresas, pero igual resonaron entre familias que temen un verano a oscuras

Compartir
Compartir articulo
Las empresas de grupos electrógenos aseguran que aumentaron las consultas luego de dichos de Diana Mondino respecto de la situación energética en el verano (Ayron Energy)
Las empresas de grupos electrógenos aseguran que aumentaron las consultas luego de dichos de Diana Mondino respecto de la situación energética en el verano (Ayron Energy)

Las crudas declaraciones de Diana Mondino, futura canciller del Gobierno de Javier Milei, respecto a que “los que no tengan [generadores eléctricos], consíganlos” fueron hechas frente a un auditorio de industriales. Tuvieron un claro objetivo de advertir a las empresas que se vienen meses duros para la infraestructura eléctrica y, como es habitual, los sectores productivos probablemente vuelvan a ser los primeros en ser desconectados del sistema para tratar de no exigir a la red eléctrica. Pero aunque tenían un destinatario muy específico, los dichos de la futura funcionaria resonaron más allá del sector manufacturero.

“Desde ayer que me están volviendo loco. Fue una opinión no del todo afortunada. Salvo que vendas grupos electrógenos”, bromeó en conversación con Infobae Luis Marsiglione, titular de la firma que lleva su nombre y que se especializa en la comercialización de equipos de generación eléctrica para hogares, comercios y empresas.

No es una novedad que la temporada estival suele aumentar la incidencia de cortes eléctricos. Pero la advertencia de Mondino funcionó como un llamado a la acción para muchas familias y consorcios ante la perspectiva de un verano que, según el Servicio Meteorológico Nacional (SNM), promete registrar temperaturas superiores a las habituales.

Las máquinas "ferreteras" se pueden conseguir debajo de los $500.000, pero alcanzan apenas para hacer funcionar unos pocos electrodomésticos. Y el ruido que generan es importante (NA)
Las máquinas "ferreteras" se pueden conseguir debajo de los $500.000, pero alcanzan apenas para hacer funcionar unos pocos electrodomésticos. Y el ruido que generan es importante (NA)

En ese sentido, así como las llamadas abundan desde ayer, los comerciantes admiten que las consultas ya habían empezado a aumentar desde octubre. Ese es el inicio de la temporada alta de demanda de grupos electrógenos, que coincide con la temporada de cortes. Pero si bien las llamadas aumentaron desde ayer, las compras no tanto.

“Hay muchas condiciones a tener en cuenta para instalar un generador y los precios también son para considerar”, dijo Marsiglione.

Costos

A la hora de pensar cuáles son los costos de instalar un grupo electrógeno que permita paliar los esperables cortes de luz, los comerciantes responden como todo experto. “Depende”. Y realmente depende de qué necesidades se esté buscando cubrir. No es lo mismo sostener una heladera funcionando para evitar que alimentos se echen a perder que poner a funcionar todos los aparatos eléctricos de una casa, aires acondicionados incluidos. Pero a la hora de empezar a pensar cuánto sale comprar, instalar y utilizar un grupo electrógeno se puede arrancar por lo más barato.

“Desde ayer que me están volviendo loco. Fue una opinión no del todo afortunada. Salvo que vendas grupos electrógenos” (Marsiglione)

Como cuenta Gonzalo Prieto, ingeniero industrial y CEO de Ayron Energy, el de los grupos electrógenos es un mercado con una muy amplia gama.

“El segmento tiene para todos los gustos y precios. Desde máquinas ‘ferreteras’ -apodadas así porque se venden en locales minoristas- esencialmente nafteras, más toda una gama de equipos que van subiendo con costo y calidad, tanto nafteros como gasoleros, hasta equipos a gas completamente automatizados”, dijo. Y eso si se piensa sólo en equipos para viviendas unifamiliares. Comercios de cierta envergadura, empresas y consorcios de múltiples viviendas ya tienen que pensar en otras clases de equipamiento.

“Los más económicos son equipos que tienen un nivel de ruido mucho más alto y requieren una operación mucho más manual, además de tener menos autonomía. En cuanto vas a un menor nivel de inversión, la operación edpende cada vez más de vos”, resume.

Existen aparatos más voluminosos para comercios y consorcios (Adrián Escandar 162)
Existen aparatos más voluminosos para comercios y consorcios (Adrián Escandar 162)

Entonces, empezando por los más pequeños y orientados a retail -los “ferreteros”- se puede empezar a pensar en equiparse por unos $475.000, en base a los precios de la web de la cadena Easy. Se trata de un equipo de 2,5 Kilovoltamperios (Kva), un aparato muy pequeño más acorde para salir del paso, poner a funcionar unos pocos electrodomésticos y, más que nada, proveer de algo de electricidad al aire libre que para sostener la operación en un hogar. No es que no tenga ninguna utilidad en una casa, pero sus funciones son limitadas. Y hay que tener muy en cuenta el ruido, el escape de gases y la operación con combustibles líquidos.

Si lo que se piensa es en crear un sistema de backup para una casa, mientras tanto, los equipos más económicos rondan los USD 900, sostiene Marsiglione.

“Ese suele ser el precio de un equipo de 3.000 watts, que se opera con nafta y con arranque manual. Sirve para mantener en funcionamiento una heladera, freezer, luces de una casa, computadora, televisión y no mucho más. Un aire, como mucho, si es inverter y de muy pocas frigorías. Sino, ni siquiera eso”, detalla.

“El segmento tiene para todos los gustos y precios. Desde máquinas ‘ferreteras’ -apodadas así porque se venden en locales minoristas- esencialmente nafteras, más toda una gama de equipos que van subiendo con costo y calidad, tanto nafteros como gasoleros, hasta equipos a gas completamente automatizados” (Prieto)

Ese tipo de equipos, con variantes, consumen en torno a un litro de nafta por hora mientras que tienen tanques de unos 11 litros y fracción. Es decir, unas 11 horas de autonomía. Los comerciantes no pueden dejar de insistir sobre el ruido de este tipo de artefactos -sus usuarios no suelen ser apreciados por sus vecinos-, el humo como el de un motor de auto y la seguridad de que cada 50 horas de operación va a necesitar cambio de aceite y, eventualmente, de filtros. También, advierten, el combustible líquido tiende a echarse a perder cuando no se usa.

Si en cambio se aspira a mantener una casa de dimensiones considerables en pleno funcionamiento durante un corte de luz, los montos suben considerablemente. En torno a USD 5.200 y USD 5.400 es el costo que suele rondar un grupo electrógeno, tanto naftero como diesel, de 15 Kva -en torno a 12.000 watts- con tanques que van de los 35 a los 70 litros y un consumo por hora del orden de los 5 litros. Una operación mucho más onerosa.

A medida que se va subiendo en los precios, recomiendan los entendidos, conviene priorizar grupos electrógenos “con cabina”, insonorizados, que tienden a reducir el hastío de los vecinos. Sobre todo si se va a instalar en una zona con cierta densidad de población. El rango de precios mencionado corresponde a ese tipo de equipamientos.

La futura canciller, Diana Mondino, recomendó a industriales equiparse ante los predecibles cortes de electricidad. Pero sus dichos repercutieron más allá de las empresas (Maximiliano Luna)
La futura canciller, Diana Mondino, recomendó a industriales equiparse ante los predecibles cortes de electricidad. Pero sus dichos repercutieron más allá de las empresas (Maximiliano Luna)

Si se quiere una solución más sólida, no tanto un equipo a poner a funcionar sino más bien una instalación que se suma a la infraestructura de una casa, el tope de gama es el equipo a gas natural. Suele ser la solución en countries o casas de fin de semana en las que la red eléctrica no es confiable y el poder adquisitivo es, como mínimo, sólido. Parten de los USD 12.000 y llegan a los USD 15.000, a grandes rasgos.

“Ya se trata de equipos con conexión directa con la red de gas, con lo cual la autonomía por el lado del combustible pasa a ser teóricamente infinita. A nivel mantenimiento, sin embargo, la autonomía se limita a unas 150 horas en las que se necesita tratar al motor. Son aparatos silenciosos e insonorizados, no requieren las dificultades propias del manejo de los combustibles líquidos, funcionan en forma automática, casi nada de operación manual, entre otras cosas”, señaló Prieto.

Las soluciones de más dimensiones, para consorcios y operaciones más grandes saltan en precio.

“En ese caso estamos hablando de equipos que no bajan de los USD 19.000 para un edificio promedio, de unas 10 viviendas, pero con muchas variables a tener en cuenta antes de saber qué utilidad va a tener”, dijo Marsiglione.