El rally del dólar libre: de $600 en las PASO a $900 y duro de conseguir en las generales

En dos meses la cotización avanzó un 50%. Por qué saltó el precio y cómo se comportó durante los últimos días

Guardar

Nuevo

Se realizaron muy pocas operaciones el sábado y no se informó un precio claro. EFE
Se realizaron muy pocas operaciones el sábado y no se informó un precio claro. EFE

Las PASO presidenciales marcaron un antes y un después en la recta final del gobierno de Alberto Fernández. Los resultados de las elecciones, sumados a la decisión de devaluar el peso -en el marco de las negociaciones con el FMI- produjeron un fuerte salto del dólar libre, que en cuestión de horas dejó los $600 para saltar hasta $760.

La acción del Banco Central también estuvo condicionada por varios factores. El organismo conducido Miguel Pesce preveía una enorme presión en los distintos mercados de cambio ante la sorpresa por la victoria de Milei y prefirió no seguir sacrificando reservas. Estimaciones privadas calculaban que llegó a las PASO con un nivel de reservas netas -tenencias menos deudas- negativo en USD 10.000 millones.

Claro que la devaluación no sólo tuvo impacto sobre el dólar libre. También saltó la cotización de los dólares financieros y de los que surgen tras la aplicación de impuestos, como el “dólar Turista” y el “dólar Qatar”.

Tendencia al alza

Tras la primera reacción del mercado surgió la duda de cuál sería el techo del dólar libre, si se detendría en torno a los $750 o si seguiría la escalada de precios hasta alcanzar un nuevo punto de equilibrio.

Hasta finales de septiembre se mantuvo cierta estabilidad, pese a que se aceleró el movimiento de dolarización de las carteras de los grandes inversores, como suele ocurrir en la etapa previa a las elecciones presidenciales. La mayor demanda de instrumentos dolarizados tiende a empujar los precios hacia arriba en el sector financiero y, de rebote, impulsa también el salto de la cotización paralela.

En ese contexto, el Banco Central se desprendió de unos USD 1.000 millones de reservas líquidas durante agosto, y otros USD 300 millones en la primera quincena de septiembre para dar liquidez a la plaza, descomprimir la presión alcista sobre el MEP-que en parte se transmitió al dólar libre- y sostener los precios de los bonos en moneda extranjera del canje.

Aún así, la máxima autoridad monetaria logró mantener un saldo positivo durante ese período, quedando con USD 1.253 millones a favor en agosto y con USD 527 millones positivos en septiembre. La situación cambió mucho en octubre, al punto que en lo que va del mes el BCRA registra un saldo negativo de USD 860 millones.

Con el correr de los días, el dólar libre fue alcanzando nuevos récords. El 6 de octubre llegó por primera vez a los $860 y una semana más tarde, superó la barrera de los $1.000, llegando al pico máximo de $1.010 en día 11 de este mes.

El último gran salto de la cotización surgió por la desconfianza de los inversores frente a la intriga electoral y a una economía estancada, junto a la galopante inflación anual de tres dígitos. También incidió el aumento de los impuestos para la demanda de dólar al público en bancos.

Para intentar calmar a los mercados financieros, la Comisión Nacional de Valores (CNV) amplió el plazo de ‘parking’ para las operaciones de bonos con liquidación en moneda extranjera y estableció límites para los inversores extranjeros que operan en el Contado con Liquidación (CCL). Aún así, el CCL cerró el viernes en su máximo histórico ($1.110,59).

El dólar libre, por su parte, terminó la jornada del viernes en $900 y en las últimas horas perdió toda referencia. Algunos vendedores informaron valores de venta por encima de los $1.000, pero se hicieron apenas unas pocas operaciones por montos irrelevantes. Básicamente, el mercado se frenó a la espera de lo que ocurra este domingo con las elecciones generales.

En síntesis, el dólar libre pasó de $600 en las horas previas a las PASO a $900 en las últimas operaciones previas a las elecciones generales. La suba fue de 50% o $300.

Por su parte, el CCL avanzó de $601 a $1.110, con lo que registró un incremento de 84,6%. El dólar MEP, en tanto, figuraba a $539 antes de la PASO y cerró en $898 este viernes (66,6% de alza).