En la semana previa a las PASO crecen presiones sobre el dólar por la incertidumbre que generan los desembolsos pendientes del FMI

El mercado está muy cauteloso pese al rebote de las acciones y de la leve suba de los bonos. Las dudas que deja el próximo desembolso del FMI dominan la mente de los inversores

Compartir
Compartir articulo
La vereda de la sede del FMI en uno de los "encuentros" del organismo. Algunos temen que haya desencuentro
Europa Press
La vereda de la sede del FMI en uno de los "encuentros" del organismo. Algunos temen que haya desencuentro Europa Press

La tensión del mercado, que se refleja en los más informes de las consultoras más importantes, crece porque temen que el FMI no gire los fondos a fin de agosto si no hay devaluación previa.

Según la consultora 1816, el Gobierno podría resistirse a devaluar porque, aunque le fuera mal en las PASO, no va a dar por perdida la provincia de Buenos Aires y que “nada garantiza de que el organismo quede satisfecho” con la devaluación. Pero al mismo tiempo señala que la fuerte suba del dólar en el mercado de futuros de la semana pasada, que alcanzó su máxima expresión el viernes, se debió a que “el mercado pasó a asignarle más chance a un salto cambiario post PASO tras el comunicado del Staff del FMI”.

Lo cierto es que el mercado está muy cauteloso a pesar del rebote de las acciones y de la leve suba de los bonos. Las dudas que deja el próximo desembolso del FMI, dominan la mente de los inversores.

Los cálculos del Fondo

El temor lo define Econviews en su informe semanal. “Ahora el FMI cobró casi todo y supuestamente va a transferir US$ 7.500 millones una vez que lo apruebe el directorio. No son pocos los que creen que “el FMI pedirá alguna prior action o acción previa. Es lógico que lo haga porque desde que se definió que la revisión siguiente será en noviembre, el staff del Fondo sabe que desde el minuto que desembolse, pierde todo el control de lo que vaya a hacer la Argentina. Y claramente las garantías verbales que puedan dar los funcionarios argentinos no alcanzan”.

El mercado está muy cauteloso a pesar del rebote de las acciones y de la leve suba de los bonos. Las dudas que deja el próximo desembolso del FMI, dominan la mente de los inversores

Hay señales en el mercado mayorista que indican que el Gobierno está acelerando la devaluación. El dólar mayorista subió el viernes $1,04 a 279,32. En lo que va de agosto, la devaluación avanza a un ritmo mensualizado de 10.5%, el más alto de esta gestión de Gobierno.

El dólar sigue siendo un termómetro clave
REUTERS/Dado Ruvic/Ilustración
El dólar sigue siendo un termómetro clave REUTERS/Dado Ruvic/Ilustración

Fin de diciembre, en el mercado de futuros, cerró a $537 y esto implica una devaluación de 203% para todo 2023. La consultora Anker Latinoamérica destaca que todavía no se conocen los detalles del acuerdo con el FMI y creen que “las demoras en la quinta revisión estuvieron vinculadas a la exigencia del Fondo de un salto discreto del tipo de cambio oficial, dado el incumplimiento de la mayor parte de las metas y el sostenimiento de un esquema cambiario que sólo profundiza la crítica situación de las reservas netas y líquidas del Banco Central”.

La pregunta del mercado

“El mercado mantiene la pregunta sobre si el acuerdo incluirá la exigencia de un salto discreto del FX o una aceleración de la devaluación que se refleja en las tasas implícitas en Rofex (13,1% directo agosto y 51,4% directo octubre) y en la firmeza de los títulos dollar linked en las últimas jornadas”, agregaron.

Por caso, el TV24, subió el viernes 1,51%. En los pocos días de agosto, aumentó 4% y casi 100% en lo que va del año. La elevada cotización de este bono que sirve de cobertura ante la devaluación, hace que tenga un rendimiento negativo de -11 por ciento.

El mercado mantiene la pregunta sobre si el acuerdo incluirá la exigencia de un salto discreto del FX o una aceleración de la devaluación

Mientras tanto, el contado con liquidación, el dólar fuga y que es el que menos intervención padece, el viernes subió $8,74 a $585,44 en el contado inmediato y es el más caro de todos los tipos de cambio.

El MEP, que todos los días está intervenido por el Banco Central, y se lleva más de USD 45 millones diarios de las reservas, aumentó apenas 78 centavos a 514,71 pesos.

Pero el “blue” que es el mercado donde el Banco Central está ausente subió $4 a $574. La brecha con el MEP es de $55 por dólar descontando el arbitraje (se paga a precio vendedor y se vende a precio comprador). Quiere decir que cada USD 1.000, el que hace “pure” gana $55 mil. Este mecanismo de comprar en el MEP y vender en el “blue” se está haciendo más frecuente después de las últimas trabas a la compra y venta de dólares financieros. El Banco Central permite hacer una operación cada 15 días.

Hoy empieza la última semana previa a las PASO. La tensión cambiaria está instalada y el trade electoral quedó opacado por la dolarización de las carteras.

Seguir leyendo: