Las expensas de junio aumentaron 5,2% y se ubicaron por debajo de la inflación en el último año

Aunque el aumento se moderó el mes pasado, la morosidad crece y se ubicó por encima de 30% según los administradores de consorcios

Compartir
Compartir articulo
infobae

Por primera vez en el año, las expensas de los edificios en la Ciudad de Buenos Aires subieron por debajo del índice de inflación general, de acuerdo a los datos del mes pasado relevados entre las administraciones que liquidan expensas. El incremento en junio fue de 5,2% respecto a mayo, cifra que se ubica casi un punto por debajo de la inflación general y quiebra la tendencia de los meses anteriores. En mayo, por ejemplo, la suba había sido de 12%, lo que totalizaba una variación interanual de 126 por ciento.

Esa evolución se moderó el mes pasado, cuando según el seguimiento de la plataforma Consorcio Abierto, la expensa promedio en edificios (sin incluir deudas) en CABA se ubicó en $47.256. mientras que en mayo fue de $44.903. Si se compara con la expensa de junio del 2022, de $22.288, el incremento interanual se morigeró al 112 por ciento

Según el relevamiento realizado entre más de 7000 consorcios que utilizan software de gestión, la expensa promedio en edificios en CABA considerando deudas en junio 2023 es de $62.027. Si se compara con la expensa de junio del 2022, de $31.990, el incremento es del 94% interanual.

Esos valores, vale destacar, duplican en promedio lo que se paga en otras ciudades de la Argentina donde también se hace el relevamiento, como Córdoba o Mendoza.

“Las administraciones deben actuar más allá del contexto inflacionario, porque todo indica que van a seguir produciéndose aumentos. La tecnología, que impacta en todos los planos de nuestra vida, también puede utilizarse a favor de los consorcios, con sistemas que permiten, por ejemplo, cargar comprobantes masivamente y ahorrar semanas de trabajo, detectar errores en la liquidación o chequear si los proveedores están realizando aumentos desmedidos”, explicó Albano Laiuppa, director de Consorcio Abierto, desde donde recomiendan observar la importancia de cada rubro en el total de los gastos como mecanismo de control del pago de expensas. “Por lo general, los gastos más significativos son los sueldos, la seguridad y la limpieza, pero todos los gastos son importantes. Hay que darle entidad a los gastos menos representativos en términos porcentuales, entendiendo si realmente son necesarios”, aseguraron desde la empresa.

(Télam)
(Télam)

Otro punto central es la morosidad, que en la Ciudad supera 30% que en términos generales implica el cobro de un interés punitorio que va del 3% al 5% mensual no acumulativo, es decir, calculado sólo sobre el capital. El porcentaje se indica en el reglamento de cada consorcio.

Lo cierto es que, si bien los juicios por expensas son mucho más breves que la mayoría de los juicios, no suelen resolverse antes del año y medio, caso en el quel deudor podría tener que pagar el total de la deuda con más punitorios y honorarios de abogados, o que el inmueble sea rematado. En términos generales, según los administradores, los casos de morosidad suelen tener un tratamiento individual, como planes de pagos a aquellos que atraviesan circunstancias específicas de dificultades económicas, como la pérdida del trabajo. Distinto es el caso de lo que denominan “moroso consuetudinario” o “especulador”, aquel que se atrasa en el pago de las expensas apostando a “licuar” el peso en su propio bolsillo de dicho pago. Esto porque, típicamente, la deuda de expensas suele ser “la más barata”, es decir, los intereses y punitorios que cobran los consorcios suele ser mucho menor a los castigos que imponen los créditos bancarios o tarjetas. En todos los casos, se asegura, la variable clave para resolver la morosidad “caso por caso” depende de la voluntad de pago y actitud del deudor.

Seguir leyendo: