La nueva ministra deberá acelerar sus decisiones y conseguir respaldo político, según los economistas

Silvina Batakis recibirá una agenda plagada de urgencias: dólar, inflación, manejo del endeudamiento en pesos y metas con el FMI, entre las principales

Si Batakis se inclina por un modelo guiado por el consumo y los salarios, como pide el kirchnerismo, "deberá explicar cómo se financiará el programa y cómo impactará en la inflación", señaló el economista Ricardo Delgado
Si Batakis se inclina por un modelo guiado por el consumo y los salarios, como pide el kirchnerismo, "deberá explicar cómo se financiará el programa y cómo impactará en la inflación", señaló el economista Ricardo Delgado

La gestión de Silvina Batakis al frente del ministerio de Economía no tendrá tiempo para perder. Las primeras decisiones que tome serán esenciales para calmar los principales frentes de tormenta: el manejo del dólar, la contención de la inflación, la deuda pública y, sobre todo, el cumplimiento del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), según explicaron diversos economistas consultados por Infobae.

Por otra parte, dado el complejísimo escenario político en el que asume, con fuertes divisiones dentro de la coalición de gobierno, los analistas coinciden en que conseguir apoyo político para aplicar las medidas será otro requisito ineludible para que su gestión pueda sumar algún éxito.

La gestión de la flamante ministra en la provincia de Buenos Aires fue “bastante buena”, según el ex secretario de Finanzas Daniel Marx, quien no obstante aclaró que “una cosa es la provincia y otra es la Nación”.

“Si le permiten descomprimir el cepo o no para conformar a Cristina Kirchner, está por verse. Pero Batakis es un cuadro político, así que si le piden empujar hacia lo que quiere Cristina, lo puede hacer” (Marina Dal Poggetto)

“Habrá que ver qué tipo de programa arma porque la situación es extremadamente delicada y qué apoyo puede lograr. Son muchos frentes complejos, abiertos al mismo tiempo: desde precios relativos muy desalineados, mejorar el frente cambiario, movilizar la economía de modo sustentable y estabilizar. La reacción del mercado ante un nombre como el de ella, que no se barajaba, dependerá de cómo ella dé los primeros pasos y qué señales vengan de todo el espectro político”, explicó Marx.

Para el economista y diputado nacional Javier Milei, las perspectivas son muy negativas: “Esto vuela mal con alguien sólido técnicamente como ministro, por la enorme falta de credibilidad que tiene este gobierno. Imaginen con alguien que no lo es: Batakis es peor que lo que había, por eso vamos a terminar peor aún. Esto vuela por los aires”.

“Para evitar un nuevo Rodrigazo necesitamos un ajuste en serio. Y para eso hace falta credibilidad, algo que se consigue con reputación, cosa que este Gobierno no tiene. Batakis no va a ser creíble. Si llegara a ajustar nadie le creería, sería contractivo, algo que la gente no soportaría y el ministro saltaría por el aire. Batakis está muy debajo de Guzmán, que fue un pésimo ministro de Economía. La vimos cuando Scioli era candidato a presidente: es cero ortodoxa, es una heterodoxa precámbrica”, sentenció el diputado liberal.

“Para evitar un nuevo Rodrigazo necesitamos un ajuste en serio. Y para eso hace falta credibilidad, algo que se consigue con reputación, cosa que este Gobierno no tiene. Batakis no va a ser creíble” (Javier Milei)

El director de Analytica Consultora, Ricardo Delgado, señaló que la compleja agenda que recibirá Batakis la obligará a “dar una primera señal muy rápida para ordenar la cancha, sobre qué política económica va a aplicar: si una más cercana al acuerdo firmado con el FMI o si decide ir hacia un modelo liderado por el consumo y los salarios, más próximo a lo que la vicepresidenta Cristina Kirchner tiene en la cabeza. Si este último fuera el caso, deberá explicar además cómo se financiará el programa y cómo impactará en la inflación”.

Delgado detalló una de las urgencias centrales de la nueva ministra: el manejo de la deuda en pesos. Destacó que se debe tener en cuenta que a fines de julio vencen $ 500.000 millones de deuda, en agosto otros $ 500.000 millones y en septiembre 1 billón de pesos en títulos públicos. “Se trata de 2 billones de pesos en tres meses. Tiene que dar señales para que los mercados se ordenen rápidamente”, explicó Delgado.

Silvina Batakis en sus tiempos de ministra de Economía bonaerense durante la gestión de Daniel Scioli, hoy su par en el gabinete
Silvina Batakis en sus tiempos de ministra de Economía bonaerense durante la gestión de Daniel Scioli, hoy su par en el gabinete

Marina Dal Poggetto, directora de la consultora EcoGo, analizó la llegada de Batakis destacando su condición de cuadro político y la negociación que se tejió dentro del Gobierno alrededor de su elección. “Evidentemente, lo que Massa pidió no le terminaba cerrando a Alberto Fernández. La principal presión la tenés sobre la brecha cambiaria. Si le permiten descomprimir el cepo o no para conformar a Cristina Kirchner, está por verse. Pero Batakis es un cuadro político, así que si le piden empujar hacia lo que quiere Cristina, lo puede hacer. La situación que vendrá es más brecha, inflación y complicaciones”.

Javier Timerman, de AdCap, un hombre de los mercados financieros con buenos lazos con el kirchnerismo, pidió “darle una oportunidad” a Batakis: “Hizo un buen trabajo en Provincia de Buenos Aires pero necesita apoyo político. Silvina se merece todo ese apoyo: es seria, responsable y gran laburadora. En la provincia hizo muy buen laburo con pocos recursos. Ojalá sepa rodearse de gente capaz.”

“Con la nueva ministra, Cristina Kirchner cada vez tiene más control de la situación y eso va a generar desconfianza en inversores financieros” (Camilo Tiscornia)

Otros economistas sumaron visiones abiertamente negativas sobre la elección del Presidente para el Palacio de Hacienda, alcanzada tras un fin de semana de febriles negociaciones. Camilo Tiscornia, de C&T, consideró que la designación de Batakis “no parece una buena señal”, dado que es evidente que no fue la primera opción. “Se llegó a ella por el rechazo de otros, que no ven en la Vicepresidenta una voluntad de cambio. Con la nueva ministra, Cristina Kirchner cada vez tiene más control de la situación y eso va a generar desconfianza en inversores financieros”, concluyó Tiscornia.

“Más allá de los nombres, lo que más preocupa a los operadores es el rumbo económico, y el escenario político, y en dicho sentido, aún con el feriado mañana de Estados Unidos, la reacción inicial en los mercados locales sería negativa”, señaló el analista Gustavo Ber.

“Batakis hizo un buen trabajo en Provincia de Buenos Aires pero necesita apoyo político” (Javier Timerman)

El economista Luis Secco explicó que Martín Guzmán renunció porque “no consiguió que el Presidente le diera el manejo total de la economía” para tomar decisiones en áreas clave, como el sistema energético. “Esto plantea dos interrogantes fundamentales: ¿podrá la nueva ministra implementar políticas más consistentes que las actuales sin chocar con funcionarios que no le responden y que, además, persiguen objetivos diferentes? ¿O partir de ahora no habrá más cortocircuitos porque los objetivos de unos y otros convergen hacia los de la Vicepresidenta? Es probable que Guzmán haya durado lo que duró porque el Presidente no tenía un reemplazo”.

“Esta improvisación no va a ser gratis. Todo lo qué pasó es desalentador. La incapacidad para armar, para convocar y los límites que le pone Cristina Kirchner. Estábamos frente a una corrida que buscaba su gatillo; acá lo tenemos”, advirtió Secco.

SEGUIR LEYENDO: