Estamos trabajando para que todas las empresas puedan pagar los sueldos a fin de mes”, repiten a coro los funcionarios de distintas áreas del Gobierno que avanzan de forma coordinada en un set de medidas para garantizar el cumplimiento de este objetivo. Mientras tanto, crece de forma exponencial la preocupación en las empresas, especialmente pequeñas y medianas, producto del freno de la actividad económica generada por la cuarentena y abundan las dudas en torno a cómo harán para afrontar sus compromisos, desde salarios hasta pago de servicios e impuestos.

“Estoy sumamente preocupado por cómo voy a hacer para pagar los sueldos, ya que soy dueño de una pyme unipersonal que tiene 3 heladerías y tengo cerrado desde el inicio del aislamiento preventivo y obligatorio a fin de preservar a mis empleados y clientes, pero cuento con 26 empleados. ¿Quedo afuera del beneficio del Repro?”, se preguntó, por mail a Infobae, este empresario, tras la información que trascendió ayer, luego del encuentro del gabinete económico, que el corte para otorgar esta ayuda sería pymes de hasta 25 trabajadores.

Como este caso, hay miles. Empresas preocupadas, además, porque con la apertura del clearing bancario no tendrán forma de cubrir los cheques emitidos ante la falta de ventas. Pero el Gobierno promete una solución para todos los que realmente no estén en condiciones de afrontar el pago de salarios por esta situación extraordinaria. ¿En qué están pensando los funcionarios, cuando faltan apenas dos días hábiles para que termine el mes? ¿Llegarán con las soluciones? ¿Podría demorarse el pago de sueldos?

El nuevo Repro será más flexible que el que regía hasta el momento, ya que no se exigirá la misma cantidad de documentación, dicen en el Gobierno. Será como una especie de Repro Express, que existió en varios momentos en el país, como en 2009 y 2018, por ejemplo

Fuentes oficiales aseguran que lo que está bajo análisis es que la ayuda para pagar salarios provenga de una combinación entre financiamiento privado, garantizado en el caso de las pymes con baja o nula calificación, la reducción de las cargas patronales por un determinado período, y el nuevo Programa de Recuperación Productiva (Repro), cuya reglamentación se está trabajando en la cartera laboral y que tendría, en un principio, el objetivo de ayudar a las empresas de hasta 25 empleados y de los principales rubros afectados.

No hay dudas de que un restaurante que hace dos semanas que no abre estará alcanzado; lo mismo que los hoteles y todas las empresas vinculadas con el turismo. También el sector comercio, que se vio fuertemente golpeado desde antes de la cuarentena obligatoria por menor circulación de gente en las calles. Luego, todos los rubros considerados no esenciales, que debieron parar sus fábricas. Son pocos los sectores que quedarían afuera, como por ejemplo las alimenticias o los supermercados, que tuvieron, a diferencia del resto, un buen marzo.

En principio, la reglamentación del nuevo Repro será para empresas con hasta 25 trabajadores, pero luego también ayudarán al resto
En principio, la reglamentación del nuevo Repro será para empresas con hasta 25 trabajadores, pero luego también ayudarán al resto

Pero nada será tan tajante. Si bien la prioridad serán las firmas pequeñas, el resto de las empresas que se hayan visto afectadas por el freno de la economía también tendrá una solución. Una idea que se está trabajando en el gabinete económico es que más de un corte y que el beneficio sea menor en la medida en que la empresa sea más grande y con más trabajadores. Pero también es factible que la reglamentación salga con el cupo de 25 y que luego se vaya flexibilizando el otorgamiento del beneficio en la medida en que aparezcan firmas más grandes con problemas.

El nuevo Repro será más flexible que el que regía hasta el momento, ya que no se exigirá la misma cantidad de documentación, dicen en el Gobierno. Será como una especie de Repro Express, que existió en varios momentos en el país, como en 2009 y 2018, por ejemplo. Se mantendría, sin embargo, la idea de que la ayuda alcanzará al monto equivalente a un salario mínimo, vital y móvil por trabajador, cifra que asciende a 16.875 pesos desde octubre del año pasado. Se trata de una suma fija mensual remunerativa por ese valor y por un plazo de hasta 12 meses, destinada a completar el sueldo de su categoría laboral.

Estoy sumamente preocupado por cómo voy a hacer para pagar los sueldos, ya que soy dueño de una pyme unipersonal que tiene 3 heladerías y tengo cerrado desde el inicio del aislamiento preventivo y obligatorio a fin de preservar a mis empleados y clientes, pero cuento con 26 empleados. ¿Quedo afuera del beneficio del Repro? (dueño de una pyme)

Si bien será mucho más ágil el trámite, en el Gobierno están analizando cuál será el parámetro para analizar la situación de la empresa. Una opción es que se analice facturación de marzo de este año versus la del mismo mes del año pasado, pero también esto genera debate al interior del gobierno porque para muchas empresas el parate recién arrancó con la cuarentena total, el viernes pasado, por lo que sólo perdieron pocos días durante este mes. Por ende, no sería extraño que el beneficio arranque para los sueldos de abril.

A esta ayuda se sumará la rebaja temporaria de las cargas patronales y el financiamiento bancario, que todavía está sin activarse. Se trata de $350.000 millones en créditos productivos que el Gobierno anunció días atrás y que serían otorgados por las entidades financieras, pero por el momento hay cierta resistencia, afirman fuentes oficiales. ″Los bancos le tienen que prestar a las empresas. Ese es el diálogo que estamos teniendo desde el ministerio", señalaron desde Desarrollo Productivo. Son préstamos a una tasa del 26% y contra presentación del formulario 931, que todos los empleadores presentan a la AFIP para pagar las cargas sociales.

No hay dudas de que un restaurante que hace dos semanas que no abre estará alcanzado; lo mismo que los hoteles y todas las empresas vinculadas con el turismo. También el sector comercio, que se vio fuertemente golpeado desde antes de la cuarentena obligatoria por menor circulación de gente en las calles

La liberación de esta línea de financiamiento no es tan sencilla. Hay varias cuestiones que reglamentar, como por ejemplo en qué cuenta se acredita el crédito. El Gobierno quiere garantizarse que esos fondos se utilizarán para pagar salarios y no para otra finalidad, por lo que se está analizando si la transferencia del banco no puede hacerse directamente a las cuentas de cada trabajador.

Hoy el promedio de salario formal asciende a $50.200, según los datos de la cartera laboral. No incluye al sector público, que es levemente más alto. Si se segmenta por pymes, en Producción afirman que el promedio baja a unos 35.000 pesos.

Seguí leyendo: