A causa de Argentina, Brasil tuvo su menor superávit comercial en cuatro años

En 2019, nuestro país fue superado por Holanda como tercer destino de los productos brasileños

Compartir
Compartir articulo
Las compras argentinas de productos brasileños cayeron 37% en 2019.  (Reuters)
Las compras argentinas de productos brasileños cayeron 37% en 2019. (Reuters)

En 2019, Argentina recuperó el superávit comercial con Brasil después de 17 años. Si bien el gigante del Mercosur es el principal socio comercial de nuestro país, la realidad es que el saldo positivo se debió al desplome de las compras argentinas de productos brasileños, consecuencia de la recesión doméstica.

Argentina le compró el año pasado unos USD 5.000 millones menos a Brasil, monto que explica la tercera parte de la caída global de las ventas externas de Brasil, que registró en 2019 su menor superávit comercial desde 2015.

Brasil registró en 2019 un superávit en su balanza comercial de USD 46.674 millones, valor un 20,5% inferior al del año anterior (USD 58.033 millones) y el menor de los últimos cuatro años.

El resultado del año pasado fue el peor desde 2015, cuando el saldo fue de USD 19.512 millones, coincidiendo entonces con la peor crisis económica de Brasil en las últimas décadas, de acuerdo con los datos del Ministerio de Economía brasileño.

La reducción del superávit se debió a la disminución del 7,5% de las exportaciones en 2019, arrastradas a la baja principalmente por Argentina, el mayor socio comercial de Brasil en Sudamérica y el cual atraviesa una grave crisis económica que redujo la compra de productos del gigante latinoamericano.

Las exportaciones de productos manufacturados a la Argentina el año pasado cayeron USD 5.200 millones, y los automóviles representaron una gran parte, y que los Países Bajos superaron a Argentina como tercer mercado para los productos brasileños.

Los productos enviados al exterior por Brasil totalizaron USD 224.018 millones en 2019, frente a los USD 239.264 millones del año anterior, mientras que las importaciones sumaron USD 177.344 millones en el periodo, lo que supone una disminución del 3,3% frente a 2018 (USD 181.231 millones).

De acuerdo con los datos del Ministerio de Economía, la caída de las importaciones coincide con la disminución de la compra de bienes de capital (-12,8 %), de combustibles y lubrificantes (-7,3 %) y bienes de consumo (-4,5 %).

Las exportaciones de Brasil cayeron 7,5% en 2019, arrastradas a la baja principalmente por Argentina

La reducción de las exportaciones, por su parte, se debió principalmente al descenso en la venta de productos manufacturados (-11,1%), semi manufacturados (-8%) y básicos (-2%). En ese sentido, uno de los sectores más golpeados fue el automotor, ya que la venta de vehículos de carga bajó un 35,3%, mientras que la de automóviles para pasajeros se redujo un 27,5% en 2019.

Según el comunicado del Ministerio de Economía brasileño, China se mantuvo como el principal socio comercial de Brasil y el mayor destino de las exportaciones brasileñas. El país envió al gigante asiático 65.389 millones de dólares.

Por detrás se situaron Estados Unidos (receptor de USD 29.556 millones) y los Países Bajos (USD 10.100 millones), que el año pasado desplazaron a la Argentina al cuarto puesto como destino de los productos brasileños, con 9.714 millones de dólares.

En cuanto a las importaciones, los principales países proveedores de los productos comprados por Brasil son China (USD 35.881 millones), Estados Unidos (USD 30.086 millones), Argentina (USD 10.552 millones) y Alemania (USD 10.281 millones).

EL SECTOR AUTOMOTRIZ, AFECTADO POR ARGENTINA

El pobre desempeño económico de la Argentina influyó negativamente en las exportaciones industriales brasileñas, principalmente en el rubro automotor. Sucede que casi la mitad del intercambio comercial bilateral consiste en unidades terminadas, piezas e insumos del sector.

Autoridades de la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores de Brasil (ANFAVEA) afirmaron que las perspectivas para la industria automotriz de Brasil en 2020 son alentadoras, con un pronóstico de crecimiento más rápido de la producción y las ventas, y una tasa de disminución de las exportaciones mucho menor.

La cámara empresaria espera que la producción este año aumente un 7,3% a 3,16 millones de unidades y que las ventas aumenten un 9,4% a 3,05 millones de unidades, lo que marcaría una aceleración de frente al 2,3% y el 8,6% de 2019.

Las exportaciones de productos manufacturados a la Argentina cayeron USD 5.200 millones el año pasado

Pero para las exportaciones de vehículos, que cayeron casi 32% el año pasado, debido a la debilidad general de la demanda global y en particular por la crisis económica en Argentina, disminuyan también un 11% en 2020.

No obstante, ANFAVEA indicó que se que consolida la paulatina recuperación del sector.

“Los números preliminares indican que Brasil puede pasar a ser el sexto mayor mercado automovilístico del mundo en 2019, por detrás de China, Estados Unidos, Japón, Alemania e India”, expresó este martes el presidente de la entidad, Luiz Carlos Moraes, en una rueda de prensa en San Pablo.

En relación al balance anual, el presidente ponderó que una de las mayores preocupaciones del sector es el todavía alto nivel de desempleo en Brasil, donde el número de empleados en la industria automotriz cayó un 3,7% en la comparación anual y cerró diciembre con 125.596 personas ocupadas en el sector.

Asimismo, las exportaciones continuaron con una tendencia a la baja, con una caída del 32% en los doce meses de 2019, cuando sumaron un total de 428.200 frente a los 629.175 registrados en 2018.

En ANFAVEA reconocen que la “dependencia” del sector automotriz brasileño de lo que ocurre en Argentina es “muy fuerte”

En este sentido, Moraes apuntó que esa caída es consecuencia directa de la severa crisis económica que atraviesa Argentina, tercer socio comercial de Brasil y destino de la mayoría de los vehículos exportados por el gigante sudamericano.

El presidente de la patronal precisó que la “dependencia” del sector automotriz brasileño de lo que ocurre en Argentina es “muy fuerte” y que, a pesar del reciente cambio de Gobierno argentino -ahora en manos del peronista Alberto Fernández- todavía es pronto para poder hablar de “mudanzas significativas”.

“No estamos viendo una remontada del mercado argentino, la inflación continúa muy alta y no esperamos un crecimiento de su economía a corto plazo”, lamentó Moraes.

Así, la patronal se manifestó “muy conservadora” con las proyecciones de las exportaciones para 2020, cuando prevé una reducción del 11 % en relación al año pasado: “También nos preocupan otros países de América Latina, como Chile y Colombia, cuyas situaciones merecen atención”.

No obstante, ANFAVEA ve un escenario interno “positivo” para este año que, según los fabricantes brasileños, empieza “con mejores condiciones que el anterior” por los “avances” que vivió el país con la aprobación de algunas reformas impulsadas por Jair Bolsonaro y las proyecciones de crecimiento del PBI de un 2,5% este año.

Seguí leyendo: