El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, dijo que la prioridad será mantener la calma cambiaria
El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, dijo que la prioridad será mantener la calma cambiaria

Tras jurar como flamante ministro de Hacienda en la Casa Rosada, Hernán Lacunza cruzó la calle Yrigoyen y habló con la prensa. Fue su primer mensaje tras la asunción formal. Y aunque se había especulado durante toda la jornada de ayer con posibles medidas, el motivo de la convocatoria fue claro: transmitir tranquilidad de que el objetivo primordial será la estabilidad cambiaria y la contención de todos los daños colaterales que provocan los movimientos bruscos de los mercados. Principalmente la aceleración de la inflación y su impacto en los salarios y en los índices de pobreza.

Como el mercado presta más atención al futuro que al presente, tan importante, o a veces más de lo que pueda hacer el Gobierno, es lo que pueda decir la oposición. Macri ha sido claro. Es Presidente antes que candidato (Lacunza)

Lacunza comenzó su exposición con un lapsus, que descomprimió la tensión propia de una primera aparición como ministro en el actual contexto  de inestabilidad e incertidumbre económica. "Al honrarme como el cargo de presidente", dijo,  para rápidamente, risa mediante, corregirse: "Al honrarme como ministro de Hacienda, el Presidente me dio el mandato central de garantizar la estabilidad cambiaria".

Según remarcó, "todo lo que pasa en los mercados termina afectando al ciudadano de a pie", por lo que "estabilizar el tipo de cambio es lo mejor que este equipo puede hacer para beneficiar a las familias". Lacunza sostuvo que el tipo de cambio "está largamente por encima de su valor de equilibrio", que "no hace falta un tipo de cambio más alto" y que "se utilizarán todas las herramientas disponibles para que el dólar no abandone el rango de precios de la semana pasada".

Lacunza habló esta mañana en el microcine de Hacienda junto a su equipo
Lacunza habló esta mañana en el microcine de Hacienda junto a su equipo

Lacunza se refirió a las medidas adoptadas la semana pasada para aliviar el bolsillo de la sociedad y planteó que no ponen en riesgo las metas fiscales acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI), ya que "se autofinancian con la mayor recaudación que ingresará al fisco entre agosto y diciembre" producto de la devaluación y la mayor inflación.

Se refería así, principalmente, a la suba del mínimo no imponible de Ganancias, la quita del IVA para los productos de la canasta básica y el refuerzo de la asistencia social.

Los números de las medidas de “alivio” de la semana pasada
Los números de las medidas de “alivio” de la semana pasada

De acuerdo con las proyecciones que mostró durante el encuentro, y que luego sus colaboradores repartieron a los periodistas, las medidas tienen un costo fiscal de $59.986 millones (0,3% del PBI), en tanto que los mayores ingresos previstos ascienden a $54.841 millones (0,2% del PBI). Queda una diferencia a cubrir de $5.146 millones.

Lacunza adelantó las cifras fiscales de julio, superavitarias en $4.293 millones (primario) y dijo que las de agosto también serán positivas. De esta manera, el flamante funcionario aseguró el cumplimiento del acuerdo con el FMI, que prevé déficit cero para todo el año, con un desvío de 0,5 puntos porcentuales si se utilizan los denominados "ajustadores" (gasto social y gastos de capital en provincias). Es más, la expectativa es que haya un sobrecumplimiento de $5.197 millones en el año. El ministro remarcó que "este reordenamiento fiscal tiene carácter permanente y no transitorio" y "va a ser el pilar del próximo gobierno".

Mauricio Macri y Hernán Lacunza (Adrián Escandar)
Mauricio Macri y Hernán Lacunza (Adrián Escandar)

Sobre la misión del Fondo, que tenía previsto llegar al país en los próximos días para hacer la quinta revisión, el ministro afirmó que se comunicó ayer con los funcionarios del organismo y le confirmaron que llegarán en los próximos días.

Convocatoria a la oposición

Con el fin de garantizar la estabilidad cambiaria y reducir los impactos en la inflación, el ex ministro de Economía bonaerense afirmó que, por pedido del presidente Mauricio Macri, y en función de que "el proceso electoral no es indiferente" a estas cuestiones, será el encargado de convocar a los economistas de todos los partidos de la oposición para "preservar la estabilidad por sobre cualquier interés electoral", afirmó Lacunza.

Lacunza mantuvo a tres secretarios y sumó a Katz, Medina y Gismondi
Lacunza mantuvo a tres secretarios y sumó a Katz, Medina y Gismondi

"Como el mercado presta más atención al futuro que al presente, tan importante, o a veces más de lo que pueda hacer el Gobierno, es lo que pueda decir la oposición. Macri ha sido claro. Es presidente antes que candidato", remarcó Lacunza, al tiempo que el objetivo de la convocatoria a todos los espacios es ponerse de acuerdo "como hombres de Estado en algunas condiciones básicas". "Luego será cuestión de competir en las elecciones y la gente elegirá al mejor", agregó el ministro.

Meta fiscal anual
Meta fiscal anual

El ministro reconoció que las metas de inflación y pobreza que el Gobierno se había propuesto no serán alcanzadas, y que será producto de una "combinación de herencia, errores propios y algo de mala suerte". "Pero no es menos cierto que al próximo gobierno le quedará una plataforma más robusta para apalancarse y encaminar al país hacia un crecimiento sostenido", aseguró el flamante funcionario, quien repasó los niveles de inflación y pobreza promedio que la Argentina tuvo desde el retorno de la democracia: 48% de suba de precios y 36% de pobres.

Todo lo que pasa en los mercados termina afectando al ciudadano de a pie

El economista habló en un encuentro con periodistas que ofreció a las 9 en el microcine del Palacio de Hacienda, rodeado de los funcionarios que lo acompañarán, en principio, durante los cuatro meses que restan para diciembre.

Antes de comenzar su discurso, que duró media hora y tras el cual no hubo espacio para preguntas, confirmó su equipo, tal como adelantó ayer Infobae. Los secretarios de Energía, Gustavo Lopetegui; de Hacienda, Rodrigo Pena; y de Finanzas, Santiago Bausili, permanecerán en sus cargos, en tanto que se sumarán Sebastián Katz como secretario de Política Económica (en reemplazo de Miguel Braun); Milagros Gismondi, como jefa de asesores; y Hugo Medina, al frente de la Secretaría Legal y Técnica.

Seguí leyendo: