Gustavo Albrecht (Wintershall), Jean Marc Hosanski (Total Austral) Omar Gutiérrez (gobernador de Neuquén), Miguel Ángel Gutiérrez (YPF) y Marcos Bulgheroni (PAE).
Gustavo Albrecht (Wintershall), Jean Marc Hosanski (Total Austral) Omar Gutiérrez (gobernador de Neuquén), Miguel Ángel Gutiérrez (YPF) y Marcos Bulgheroni (PAE).

La unión de cuatro empresas se selló en el piso 33 de una torre de Puerto Madero. YPF, Total y Panamerican Energy (PAE) -principales productoras de gas en la Argentina- se juntaron con la alemana Wintershall para el desarrollo de no convencionales en Vaca Muerta, una de las apuestas fuertes del gobierno de Cambiemos en energía.

La inversión de USD 1.150 millones será hasta 2021 las áreas de Aguada Pichana y Aguada del Castro en la provincia de Neuquén, con el objetivo en frente de no sólo acelerar la producción de gas, sino alcanzar el autobastecimiento de acá a cuatro años, según prometió el gobernador de la provincia, Omar Gutiérrez.

Pero más allá de las sonrisas y los flashes de cámara por el anuncio, los número uno de las empresas se unieron en un pedido que apunta directamente al Gobierno: generar la infraestructura necesaria para bajar los costos logísticos y así, aumentar la rentabilidad.

Este pedido no se limita sólo a este sector -ya son varios los que levantaron la voz por estos costos-, pero es la primera vez que se unen públicamente para remarcar lo que se considera un próximo paso para mejorar la productividad por Vaca Muerta, luego del acuerdo laboral que se firmó a principios de año con empresas y sindicatos, en el que se eliminaron las horas taxi y cambiaron ciertas condiciones para operar los pozos, como el trabajo nocturno y los vientos.

El presidente de YPF, Miguel Gutiérrez, ofició de anfitrión en las oficinas de la petrolera, y agradeció especialmente "a los sindicatos por el acuerdo de productividad". Y luego aparecieron los pedidos por reducir costos.

"Tenemos que mejorar los costos logísticos de la infraestructura y tenemos que traer más tecnología. Vaca Muerta es una cuestión de tiempo pero es un camino de no retorno", aseguró Marcos Bulgheroni, director ejecutivo de PAE. Y agregó: "Si los números acompañan, invertiremos USD 500 millones más en los primeros cuatro años". Con una postura más indirecta, Jean Marc Hosanski, de Total Austral, se sumó al asegurar que se debe "optimizar el desarrollo de los pozos".

Gustavo Albrecht, director de Wintershall, fue más contundente: "No alcanza con el acuerdo de productividad". El ejecutivo, que se retiró rápidamente después del anuncio, aseguró que con el precio del barril del petróleo tan bajo -en torno a los USD 47-, "hay que seguir trabajando en aumentar la eficiencia, y ahí entra la infraestructura. La logística tiene un rol crítico en el modelo de los costos".

Ante la consulta de Infobae, el gobernador de Neuquén aseguró que "algunas obras se están haciendo, y otras están pendientes". Por ejemplo, destacó que "la ruta 7 y la ruta 51 están en marcha", pero hay una inversión en infraestructura que todas las empresas mencionan como esencial: el tren de ingeniero White desde Bahía Blanca hasta el corazón del yacimiento Vaca Muerta, ante todo para transportar la arena que se necesita en el proceso de extracción del shale oil.

La clave es que el yacimiento sea rentable en toda su extensión, y no en algunos spots como en la actualidad. Para eso se necesita avanzar en grandes obras de infraestructura, que igualmente llevarán años. Pero tan solo el comienzo podría generar mayor voluntad de estas empresas a la hora de invertir en el país.

El Ministerio de Transporte, a cargo de Guillermo Dietrich, prevé lanzar la licitación de esta obra en diciembre a través del modelo de participación público-privada, por unos USD 530 millones por 700 kilómetros del ferrocarril Roca Cargas. El funcionario incluso mostró esta inversión a un grupo de inversores norteamericanos que visitaron el país.

LEA MÁS: